sábado, 23 de octubre de 2010

Accidentes o barbarie

Ayer por la mañana, pocos kilómetros después de dejar atrás Cartagena, vi sobre el asfalto de la autovía un gato yacente, víctima sin duda del impacto de un vehículo. Desgraciadamente no es para extrañarse. Yo mismo he tenido que esquivar en muchas ocasiones a perros abandonados que cruzan "sin mirar" Y en cierta ocasión - lo conté en un post - una noche que regresaba de la costa por una carretera comarcal, maté a un conejo que se lanzó directo a la rueda delantera izquierda de mi coche, posiblemente "hipnotizado" por la luz del faro.
Mi extrañeza surgió cuando, a no menos de 100 metros del anterior, vi otro gato muerto. Y la extrañeza se convirtió en asombro a unos 30 kilómetros de allí, un poquito antes de llegar al Puerto de la Cadena, al descubrir un tercer gato desangrado.
Tres cadáveres recientes de gatos en tan pocos kilómetros y en el mismo carril, en el izquierdo, casi en la mediana, ya no es muy normal que se diga.
Me horroriza pensar que alguien decidió desprenderse de sus mascotas de una forma tan cruel, o que se trató de un entretenimiento de jóvenes descerebrados. Y me horroriza más pensar que el anterior pensamiento puede ajustarse a la realidad, dada la mísera condición humana.

6 comentarios:

Redacción dijo...

Me temo que estamos ante algo peor.
Es sabido que los gatos tienen poderes de precongsnición. Es un habilidad adquirida por la evolución que curiosamente no tienen sus primos los grandes felinos. Un animal tan pequeño necesita habilidades especiales para cazar unos ratones demasiado rápidos.
Esos gatos muertos son gatos suicidas. ¿Por que se suicidaría un gato?

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Extrañísima teoría, amigo redactor!... En tal caso se están suicidando gatos todos los días.
¡Abrazos!

calimeroesmalo dijo...

A mi me relepuzla ver gatos o cualquier animal muerto en la carretera.
Recuerdo que hace no mucho, volviendo a casa de noche, iba para el garage y ví a mi izquierda dos gatitos jugando a pelerearse cuando de repente uno de ellos se lanzó a mis ruedas ( no se me va a olvidar en muuuuuucho tiempo del frenazo que pegué y echando freno de mano y como me cagué en el puto gato, su puta madre y el susto que me llevé y como giré el volante para tratar de no matarlo xke hay que ser un animal gilipollas para no fijarte en el pedazo bicho que viene x la carretera y saltar literalmente a x la rueda sin ver, el animal que viene el coche jugando con el otro cachorrito.
Pues me bajé con miedo, con miedo de ver tripas o el cuerpo aplastado del gato y nada se fué corriendo al jardín de al lado con el otro gato y le veo viendome fijamente y ya en ese momento me cagué en sus muertos.
En otra ocasión, cruzando el puente de Rontegui con otro coche y una ex, un jilguero que cruzaba el puente a ras y me lo llevé por delante.
Yo preguntando a mi ex ...¿ Le he dado? y ella que sí y al final paré y ella tuvo que sacarlo que estaba encajado entre la rejilla y el simbolo de Renault ( yo no podía, la verdad, me daba cosa y se lo agradecí).
Lo que cuentas es muy, muy , raro ¿ Suicidio animal? ¿ Buscaba un gato al otro y se los han llevado? ¿ Una camada asesinada o abandonada?
La verdad que raro ( y triste ) ya es....
¡ Un abrazo Obdulete!

ANITA dijo...

No quiero pensar sea la primera opción, hace años vi como un hijo puta tiraba por la ventanilla del coche cachorritos de perro.
Le cogí la matricula y la lleve al cuartelillo, con uno de los perritos incrustado en el parabrisas de mi coche.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Es muy raro, sí, Don Calimero, Yo siempre veo a algún animal destrozado en la carretera, pero tres seguidos en tan pocos kilómetros da que pensar. El asfalto, moralmente nos criminaliza a los seres humanos. Hemos destrozado el habitat natural de muchos animales, y los domésticos, los que viven con nosotros, no cruzan la carretera "de la mano", como los niños.
¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues es terrible eso que cuentas, Anita. Cada vez tengo más claro que el ser humano es el animal más imperfecto y más cruel que existe.
Besos.