jueves, 1 de diciembre de 2011

Y Franco murió de verdad

En 1.975 yo tenía... menos años, de eso me acuerdo muy bien, y Franco dejó de cumplirlos un 2o de Noviembre, a pesar del interés en lo contrario de su yerno, el Marqués de Villaverde, figurón del "equipo médico habitual"
En 1.975 yo estaba actuando en un teatro portatil, una carpa de comedias. Tras un periplo por varias localidades asturianas, nos habíamos instalado junto al famoso cementerio de La Carriona, en Avilés, para concluir la temporada.
"Esta vez es de verdad", me dijo mi madre en una carta o postal, no lo recuerdo bien, lo que sí recuerdo es que no fue por teléfono porque las "conferencias" salían muy caras y yo era un titiritero muy modesto. La cosa biene a cuento porque le gasté esta broma a mi madre en un par de ocasiones: "Ama, ama, Franco ha muerto, acaban de dar la noticia!" Y después la decepción, pues nada, que sigue vivo el hijo puta!...
Pero esta vez sucedió lo inesperado, se murió... como todo el mundo. Y luego salió Arias Navarro por la tele soltando la lagrimita: "Españoles, Franco ha muerto" (Pueden ustedes ver una versión en Torrente II) Pero ni él, ni Fraga Iribarne, ni los demás "vencedores de la guerra" pidieron perdón por las víctimas del franquismo. Igual que los etarras ahora. Mismamente hijos de puta.

3 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Franco tiene todavía muchos seguidores en España, tendrías que verlos cuando llaman a la televisión, un fanatismo paradoxal.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Hostias, eso de "paradoxal" tengo que mirarlo en el diccionario!... Aquí me ha pillado, Don Jesús!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Lo acabo de mirar en google: "inconcebible, increible, extraordinario..." Reconozco que estoy flojito en cosa de sinónimos.