lunes, 2 de noviembre de 2009

¡Adios, actorazo!

Ahora es el momento de hablar bien de ti porque te has muerto. Pasemos por alto eso que decían de que eras muy tacaño y lo que dijo el otro de que quisiste quitarle un papel ofreciéndote gratis.
Coincidí contigo en una serie y en una película y la impresión que me diste fue la de una persona de trato exquisito, muy educado, muy buen conversador, afable con los compañeros y con todo el mundo. Contaste algunas anécdotas a la hora de la comida, conservo en la memoria una de ellas: Llegabais Gracita y tú tarde a un rodaje y tuvisteis un ligero percance de tráfico, no recuerdo si fue una pequeña colisión o si arrollasteis algo del mobiliario urbano. Se acercó al lugar un guardia y no se lo creía. Os dijo: "¡Esta es una de las coñas de ustedes, hombre!"
Gracita y tú sólo podiais ser cine. Para aquel hombre no erais de verdad, erais personajes de cine ante sus propios ojos, fuera de la pantalla, mezclados con el pueblo al que representasteis en tantas humoradas inolvidables. Y así es como quiero recordarte, compañero. Me hiciste disfrutar en sopotocientas películas. Tu voz peculiar mezclada con el alarde gestual de tu vis cómica y ese rostro tan familiar a fuerza de kilómetros de celuloide, ha hecho reir y llorar de risa a varias generaciones de españoles. Y la maravillosa sorpresa que nos diste al mostrarte como un actor dramático genial en "Mi querida señorita". Has sido un cómico de los más grandes, José Luis López Vázquez. ¡Muchas gracias!

12 comentarios:

Obdulio de Oklahoma dijo...

He respondido a vuestros comentarios en el post de abajo.
¡Abrazos y feliz martes!

ANITA dijo...

He visto muchas películas suyas y coincido en que era un gran actor.
Según hablas le conociste? Que genial y que anécdota mas graciosa.
En uno de los canales que mas suelo ver que dan películas antiguas y muchas en blanco y negro suelen poner de Jose Luis me ha echo reír mucho. En mi querida señorita se sale de actorazo. A veces pienso que películas de estas no se repetirán jamás y de mas actores que ya no están o que son mayores.
Hemos tenido actores geniales y entre ellos Jose Luis, se van todos la edad no perdona, como decía ayer en la tele otro actor, nos dejan huérfanos. Un besote

Jesús dijo...

De los que ya no quedan, una época irrepetible para el cine.

Mr. Bojiggler dijo...

Yo casi no le conozco, porque soy muy joven. Lo unico que me suena de el es La cabina, y no la he visto...

Una pregunta, como es que le conociste? Eras actor? O parte del equipo?

Un fuerte abrazo!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Anita, te reproduzco un trozito de lo que escribe José Luis García Sánchez en el Público de hoy: "...Nunca fue galán, ni ganador, ni estrella; pero sí el mejor actor de la historia del cine universal, con permiso de Keaton, Lennon, Totó, Sordi y pocos más. Y de la historia del cine español sin permiso de nadie" Es, naturalmente, la opinión del director García Sánchez, pero una opinión así no se tiene de cualquier actor.

Sí quedan algunos, Jesús, tenemos todavía en activo a Manolo Alexandre, otro de los grandes, a José María Pou, un actorazo tremendo, y algunos más que siguen en la brecha.

Pues merece la pena que veas La Cabina del singular Mercero, amigo Bojiggler, y también descubrirás a un López Vázquez genial en "Mi querida señorita", "El bosque del lobo", "El pisito"...
Pues sí, he sido un cómico toda mi vida, menos estos últimos años. Larga historia...

¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Vengo de tu blog, Anita.
Absolutamente de acuerdo contigo, se trata de una "enajenación mental" muy rara. Esto de la enajenación mental es algo en lo que se apoyan los abogados de una manera obsesiva, a veces sin sentido. Hace poco he releído por tercera vez "A sangre fría" de Truman Capote: En uno de los pasajes del libro se comenta que en el estado en donde se juzga a los asesinos, determinados jueces no tienen en cuenta lo de la enajenación mental, sólo desean que los siquiatras les digan si saben distinguir el bien del mal. Naturalmente que esto da para un gran debate y yo no me considero un experto en la materia.

Lo del niño obeso no es algo como para quitárselo a los padres. Pueden enviarlo a un centro ocupacional en calidad de externo desde donde se le puede hacer un seguimiento.

Lo del bebe es angustioso, terrible. A la Iglesia sí que no le importa que un bebé o un enfermo terminal sufran.

Tremendos casos los que nos relatas en tu blog. Así que dura es la vida, y más habiendo gente que nos la hace más dura.

¡Besos!

a dijo...

En las películas "de risa" de mi infancia siempre actuaba José Luís López Vázquez. Indefectiblemente pensabas en él cuando se anunciaba que iban "a echar" una "españolada", término que nunca lo entendí de manera despectiva porque a mí me gustaban las "españoladas", más que las "americanadas".

Descanse en paz el actor más estudiadamente histriónico que ha tenido este país. Ya lo veo, en el cielo de los actores, otra vez jóvenes, ensayando con Gracita Morales, la chacha más graciosa que ha pisado los platós, diciéndole aquello de: ¡¡¡Hay que ver como viene el señoriiiiitoo!!!

Hasta siempre, José Luís.

Un abrazo a todos/as.

Alfonso dijo...

Tengo a mi perrilla encima mío y como no se está quieta en vez de salir mi nombre completo, sólo ha salido "a".

Saludos.
Alfonso

ANITA dijo...

Obdulio son unos casos que expongo porque desde luego no dejan de tener su complejidad. Lo de la enajenación es algo muy usado y a veces será verdad pero este caso es claro.
Un enajenado no le da por cortar el dedo indice para que no identifiquen a al chica y con la cara destrozada la tira por hay. El niño tiene solución si se quiere y no es quitando la custodia a los padres.
En el caso del nene es mas complejo, son diferentes formas de verlo y una disputa en los tribunales por una separación.
Lo malo se quiera hacer daño con esto entre ellos mismos. Una decisión dura muy dura.
Mañana no veo la tele en todo el día me quedé hoy rara.
Besos

ANITA dijo...

Esa historia de cómico ummm que interesante me parece.
Bonita forma de describir a un actor me gustó no la había leído.
He tomado nota de sus ánimos a contar mis aventuras de antaño jeje y próximamente contaré mis hazañas en el cole con las educadoras de toca y uniforme. Ahhh tan cristianas ellas. Besos variados

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues no, Anita, no tengo ninguna gana de contar historias mías antañonas, lo que ocurre es que cuando se publica algo relativo a una figura importante, y a esta figura la he conocido, parece como que sale de dentro de mí algo muy fuerte que me inspira a dedicarle un pequeño homenaje literario. Por lo demás, sobre mí mismo me da pereza hablar, y si se me escapa algo me llaman pedante, como un día que hice no recuerdo qué comentario y saltaron unos cuantos tarados como un resorte. Así que "calladito estoy más guapo"
¡Besos!

Amigo Alfonso, hay españoladas y españoladas. Algunas le juro que son de vergüenza ajena, pero no por la que la produzcan ahora, ya en su día causaban rechazo de la gente sensible y con un mínimo sentido del ridículo, por lo zafias y mal escritas y dirigidas. Lo malo es que se incluye en el término "españolada" a muchas buenas películas españolas, y eso no es justo.
¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Don Alfonso, por escribir "a toda leche" se me ha pasado enviarle unos besos a su perrita.
¡Besitos!