viernes, 7 de octubre de 2011

La España Eterna y Olé!

Una foto sacada en España está dando la vuelta al mundo estos días, a las partes del mundo interesadas en los aspectos typical de la España Eterna. La Duquesa de Alba, después de su casorio, baila sevillanas con el ex torero Curro Romero. Hasta el cura oficiante de la ceremonia, otro símbolo de esta España imperecedera, vestido aún con los ropajes de la liturgia, jalea a los bailaores.
Doña Cayetana, de 85 años, símbolo de la aristocracia de más abolengo, la que mandaba en España junto con el Alto Clero y su brazo armado la Santa Inquisición, cuando los campesinos se morían de hambre y el resto de la población era carne de cañon o pasto de epidemias, baila con Curro Romero, icono sagrado del llamado "Arte de Cúchares" o "Fiesta Nacional Española" (para los no "tradicionalistas": tortura sistemática de toros)
El afortunado galán de 60 abriles, recién casado con la aristócrata bailaora, es un "oscuro funcionario" (así se refieren a los funcionarios los insidiosos plumillas) que por su buena suerte, y quizá buen gusto en la elección de pareja, (no le resto méritos y encantos a Doña Cayetana a pesar de su edad) pasa a convertirse en "Duque de Alba", como aquel que aterrorizó a la buenas gentes de los Paises Bajos y al que aún se le cita para amedrentar a los niños cuando se niegan a comer la sopa.
Dos símbolos de la España Inmortal unidos por obra y gracia de Dios o de la religión o del carajo de la Bernarda "hasta que la muerte les separe"
La multimillonarísima y el ex torero son dos personajes carismáticos adorados por la plebe, lo mismo que el curita y este "oscuro funcionario" que vive un cuento maravilloso, "La Princesa y el Ceniciento" o algo así. Son personajes entrañables del papel couché y la tele frívola elevados a un pedestal por sus admiradores incondicionales, como en tiempos lo fue el absolutista Don Fernando VII y ahora lo es la popular Doña Esperanza Aguirre.

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Esto no es la típica España sino la decadencia de España...y el ridículo internacional.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Algo así, señor director, pero mantiene la industria de la prensa de colorines y la televisión bazofia, es decir, crea puestos trabajo digno un tanto vergonzante, je!
Abrazos!