lunes, 22 de noviembre de 2010

Ocasión única

Si alguien aún no ha conseguido entradas para la boda de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, yo le vendo una muy buena de iglesia, sólo tres filas por detrás de Isabel II, la abuela paterna del novio, una señora que trabaja de reina en sus ratos libres, osea: todo el día, festivos incluídos.
También las tengo de calle (más baratas, por supuesto) y de balcón, para ver pasar la comitiva de carrozas engalanadas agitando una banderita con frenesí y gritando "¡Dios salve a la Reina de morir de desnutrición!", "¡Vivan los novios y la madre que parió a Falete!", ¡El pueblo está con su monarcas divinos de la muerte!, etc.
Ya saben que se trata de un acontecimiento irrepetible, no como los Barça-Real Madrid, que los hay todos los años. Guillermo de Inglaterra no se casa así como así, (de hecho, hasta ahora no se había casado) no es como los famosetes de Hollywood y otros personajillos plebeyos de chichinabo. Tampoco piensa pegar a su mujer, nos ha dicho, porque eso es cosa de católicos machistas como Mel Gibson.

A los que no les alcance el presupuesto para la entrada o no puedan desplazarse ese día por la causa que sea (cita con su médico, ensayo con el grupo rociero al que pertenece, etc.) siempre les quedará el consuelo de verlo por televisión. La ceremonia será retransmitida en directo por Tele Madrid para Extremadura y los Emiratos Arabes Unidos, con comentarios en catalán de Esperanza Aguirre. También escucharemos las acertadas opiniones de Sánchez Dragó sobre la sexualidad en la adolescencia de Kate Middleton y un recital poético pornográfico de Carmen de Mairena. (Única hija secreta de Carrero Blanco conocida hasta ahora)
¡Viva Inglaterra y el cocido madrileño!

9 comentarios:

ANITA dijo...

AJAJJA que guasa tiene usted.
Yo creo no puedo acudir a la cita seguro me pillará asando un pollo con gente menos real pero que paga lo que gasta. Y el dinero de la entrada prefiero gastarlo en vino.
Siento no poder comprarle ninguna pero si se de alguien se lo haré llegar.
Por la tele lo dan, pues en el kiosco lo ponemos home, que la gente coma y se divierta.
Besos de la reina de su casa

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ya no me queda ninguna, me las han quitado de las manos los de Al Qaeda.
¡Besos, queen del chicken asado!

ANITA dijo...

Ufff esos no se yo si van con buenas intenciones.
Besos de reinona

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ya, pero los buenos tienen a "Harry el bolinga", que está entrenado por la Royal Navy y es veterano de Afganistán.
¡Besos antiterroristas!

calimeroesmalo dijo...

¡ Pos yo voy a la boda como madrina de honor!
¡ Soy la única madrina con barba ( sin contar a la reina que no es madrina pero se enciende los puros de palacio con cerillas en el rostro, ¡ Menudo arte que tiene!)!
Y la verdad que es ver la lista de invitados y se ve que van lo mejor de lo mejor.
Todo "sires " y " Lores".
Lor Blackwood de Galaghad, Sir Anthonhy Hopkins, Sir- ia ( que manda a un señor con un obsequio de bodas muy peculiar, un reloj atado al cuerpo con velas muy grandes rojas, me pidió ayuda y para sorprender a todos lo he escondido dentro de la tarta, sabe usted que soy pastelero), Benenito 16 que traerá preservativos bendecidos ( no ha sentado bien a la Reina, que dice si ahora la llaman puta a ella y a la novia de su nieto y la he consolado , diciendola que ya no ha de preocuparse por imponerse esa fama, que a buenas horas).
En fín, ya seguiré contando Obdulete y cía.
¡ Abrazotes!!!!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Me parece genial que sea usted la madrina!... Ahora le preguntaremos a Anita si quiere ser el padrino, aunque Anita quedaría mejor como embajadora de los testigos de Jehová españoles en el Reino Unido.
¡Feliz wensday, Mister Cali!

ANITA dijo...

Noooooooo de padrino no, me presto de embajadora mejor. Con lo bien que me sientan a mi los vestidos señores.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues yo preferitría verla sin vestido señor, señora.
Si coge la costumbre de abrir la puerta de su casa desnuda, soy capaz de hacerme testigo de Jehová.
¡Besillos viciosillos!

ANITA dijo...

JAJAJJAJJA