miércoles, 16 de noviembre de 2011

Viaje cortito

La muerte no tiene edad. Los "fiambres" no celebran cumples. A los vivos se les para el reloj y el calendario en cuanto se mueren (en cuanto nos morimos) Se convierten en muertos. En cadáveres. En cenizas por la vía rápida o en huesos de cementerio. Osea, en nada.
Me hace gracia cuando leo eso de "hoy cumpliría 150 años Fulanito de Tal" Les falta añadir: "y estaría hecho una mierdecita".
Nacemos para morir y nos vamos muriendo desde que nacemos. Somos caducos, como el metro-bus. Nuestro viaje termina para que sigan viajando los millones de cuerpos que aquí quedan y los que nacerán. Este autobús no admite más pasajeros. Parodiando a Don Fernando: "Todos a la mierda!"

4 comentarios:

Atonau dijo...

Como dice el seudo-germánico chofer del bus: Supen pajen.... Grenpujen bajen...

El Periódico de El Prat dijo...

Y es que no somos nada...menos que una frase hecha.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Efectivamente, amigo Atonau. Llegamos para irnos, y a algunos se les hace más corto que un viaje autobusero.
Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Me recuerda aquella frasecita cachonda, Don Jesús: "No somos nada y menos en calzoncillos"
Que pasa buena noche!