jueves, 16 de diciembre de 2010

Buen rollito pre navideño

Mi jefa me trata como una madre o como una esposa muy atenta. Me ha regalado tres pares de calcetines, una braga para el cuello, una luz para la bicicleta, una tartera y una sudadera azul clarito. La sudadera ha sido el regalo estrella.
No mantengo una relación sentimental con mi jefa. Esta buena mujer es feliz en su matriomonio. Se trata de que le tocó a ella, en el sorteo del "amigo invisible", hacerme los regalos a mi.
Y a mi me ha tocado hacérselos al jefe de producción, un buen chico, el que me da las órdenes más directas para mis viajes furgoneteriles. No he sido tan práctico como la jefa. Yo le he regalado un dominó con dibujos de frutas o algo así, un muñequito de guiñol del Conde Drácula, un barquito pequeño de madera y un juego de vasitos de licor. Y el regalo estrella ha sido un tocho muy gordo con el humor gráfico de "El Gran Vázquez"
Hemos hecho un corro y no hemos obsequiado con sonrisas, risas, regalos, besos y abrazos.
Ayer fue el primer día que sentí frío de verdad. El Invierno llega más tarde a Murcia y parece el prólogo del Otoño. Las calles, desde anteayer, están llenas de hojas caídas de los árboles.
Le pongo la calefacción a la furgoneta y me jodo en la bici con el frío mañanero.
Me atrevo a creer un poquito en la Humanidad al sentir el afecto de mis compañeros, aunque sea fingido, ¡es el calor humano!

10 comentarios:

ANITA dijo...

Su jefa le hizo los regalos prácticos y utilizables si señor.
Al menos no le han regalado un calzón rojo con la cara de papa noel.
Lo del muñeco de guiños del conde Dracula me ha gustado y el tocho de humor de Vázquez, me regalan eso y se me escapan hasta lágrimas.Recuerdo que último regalo que recibí del amigo invisible(que me repatea estas cosas) fue un caja con velas de colores que acabaron en la basura, encendí una y casi me muero del ataque de tos de lo mal que olía.
Días entrañables jejej. Dice que empieza a sentir el frío del invierno aggggggg, le diré que es frio, ayer tarde sobre las 19 horas ya teníamos 3 bajo cero y esta mañana no podía abrir las ventanas de casa, el hielo las pegó bien a los cierres.
Hay que tener cojones para coger la bicicleta, no ves ni una por la calle.
Besos con calor humano del bueno

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues sí, lo de las velitas es muy socorrido. En este tipo de juegos se ve quién tiene imaginación y quién tiene el encefalograma plano.Estos últimos recurren "a lo de siempre"
Sé lo que me cuenta porque he vivido en Madrid y he hecho teatro por Avila, Segovia, Toledo, Guadalajara... En cierta ocasión, un matrimonio y yo, que ibamos haciendo café teatro por los pueblos, nos negamos a actuar en un sitio porque hacía un frío que pelaba. Creo que era de la provincia de Ávila. La gente dijo: "Ustedes actúan" Se fueron a sus casas y trajeron sendas estufas de butano. Creo recordar que lo hicimos con cuatro o cinco estufas en el escenario. Estábamos, cada uno con el culo en una estufa, dándonos los diálogos. (Una mezcla entre "El viaje a ninguna parte" de Fernán Gómez y el mejor neorrealismo italiano)
Pues le cuento, me abrigo a tope por la mañana para venir en la bici, y a eso de las 11 u 11'30, trabajando con la furgo, me quedo en camiseta. Hace un rato he estado sacando la basura al patio en camiseta. ¡El Mediterráneo is diferent!
¡Besos cálidos!

El Periódico de El Prat dijo...

En general "to er mundo e güeno"

Javi Rumí dijo...

Todavía no soy lo suficientemente viejo como para odiar la Navidad. Sé que algún día lo seré, pero de momento toda esa felicidad impostada a mí de vez en cuando se me contagia sin querer.

Aquí en Valencia pasa igual. Ayer hizo frío de verdad y las hojas se han empezado a caer ahora. Es raro. Pensé lo mismo que tú, que más que invierno esto parece otoño.

Estoy con Anita, hay que tener cojones para coger una bicicleta en enero. Yo para eso sí que me he quedado viejo, jeje.

¡Un abrazo!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sí, señor periodista, "to er mundo e güeno... ¡menos un montón de hijos de puta!"
¡Abrazos dominicales!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Yo tampoco odio la Navidad, todo lo contrario, me sirve para ir a ver a familiares queridos, tener vacaciones, variar la rutina... Lo que pasa es que no la acepto en ese carácter religioso hipócrita y en ese fervor consumista, quizá porque no soy religioso y no tengo muchó parné para consumir. Y hay muchísimos en peor situación que yo a los que les suda tres pares de cojones el coñazo de la Navidad.
¡Yo soy bicletero y corricolari, Don Rumí!,este verano me hice el Camino Primitivo de Santiago, el más duro, 350 kms. por montañas muy altas entre Asturias y Galicia.
Ayer alucinó un tío que decía que yo era un crío a su lado, cuando se enteró de mi edad. Resulta que yo le saco tres años a él. ¡Mens sana in corpore sano!
¡Abrazos!

calimeroesmalo dijo...

¡ Que entrañable es la navidad!
¡ Aún recuerdo cuando en mi empresa me regalaban un decimo de lotería de Navidad ( ¡ Ah, no que debía pagarla yo!) o cuando, ¡ Espere sí! ¡ Me regalaban una tarta en Navidad y un roscón de Reyes en vispera de Reyes ( Roscón que hacíamos nosotros claro está).....
¡ Me cago en ( CENSURADO) en la ( CENSURADO) Navidad de los ( CENSURADO) cojones! ( ESO NO LO HEMOS CENSURADO QUE ESTAMOS EN HUELGA, SI PUEDEN LOS CONTROLADORES NOSOTROS TAMBIÉN).
Pos me ha parecido entrañable lo que hacen en su trabajo oches, que bonito, a mí me gustaría trabajar en un puticlub y ver si me toca una " amiga invisible" ( y saber onde me toca) o trabajar en un Corte Ingles y " hacerme el invisible" ( y de paso mis propios regalos).....
Pero weno, hay lo que hay
jajajajaja
¡ Felices fiestas por adelantado!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Amiga invisible... con la habitación a oscuras, pero palpable, olible y penetrable. (Lo de "olible" no sé si les sirve a los académicos!
¡No se autocensure tanto, Don Cali,que aquí cabe todo menos los hijoputas con malas intenciones!
¡Felices juergas y próspero siglo XXI!

a tomar por culo dijo...

Pues fijese usted que no creo que sea cariño fingido. Seguro que lo quieren a usted y mucho. Aquí hace un frío de mil demonios. Yo ya he vuelto de mis ausencias. Estuve en Disney disfrutando cual enana de todo aquel conglomerado infantil. Creado para generar ingentes cantidades de dinero a costa de los sueños infantiles de todos los adultos que vamos allí con la excusa barata de llevar a nuestros retoños. Tres días de caminatas agotadoras pero en los que he vuelto a ser una niña grande. Que bonito que es todo aquello, y que emoción ver a Chip y Chop o descubrir que el Palacio de la Bella Durmiente es completamente real y puedes pasear por sus estancias y torreones. Después una tremenda semana de trabajo. Los abueletes dan más curro que nunca en estas fiestas. Hemos preparado convivencias con niños pequeños y yo he tenido que disfrazarme un montón de veces. Esta semana me toca vestirme de payaseta (ya tengo mi nariz). Me estoy recuperando de un catarrazo y poco más. Que en mi curro no hacemos regalos pero nos tomaremos unos langostinos con vino blanco para celebrar tan tremendas fiestas navideñas¡¡¡¡¡¡¡ En fin, que me alegro de haber vuelto. Muchos besos buen hombre¡¡¡

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Muchísimos besos a usted, estupendísima mujer!
Ya me mandará alguna foto con los personajes de Disney por el conducto que ya sabe!
¡Más besazos y besazos y besazos!