miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cojonudo saltamontes

A partir de ahora hay que utilizar esta frase: "Tienes más cojones que un saltamontes"
Es por pura lógica. Los saltamontes, y especialmente los de los paises mediterráneos, tienen los testículos más grandes que el resto de los animales habidos y por haber.
Los cojones de un saltamontes ocupan por completo su abdomen, lo cual supone el 14% de su cuerpo saltarín.
Están fenomenalmente dotados, pero eso no les impide pegar tales saltos parabólicos que causan nuestra admiración cuando somos niños y nos siguen asombrando de mayores. Vamos, que no les pesan los cojones para saltar olímpicamente.
¡Olé tus cojones, hermano saltamontes!

8 comentarios:

murron dijo...

Señor mío, visitarle a usted es más educativo que ver el National Geographic ese. Nunca hubiese pensado algo así del pequeño saltamontes. A partir de ahora cuando vea uno no dejaré de fijarme para ver si alcanzo a ver tamaña obra de la naturaleza. Me pregunto si a Carradine le llamaban Pequeño Saltamontes en honor al tamaño de sus huevos.
Muchos besos buen hombre¡¡¡¡

El Periódico de El Prat dijo...

Quien lo iba a decir, pero es mejor tenerlos como el tigre, pequeños y pegados al cuerpo para que no molesten.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hello, Gran Murron!
Pues no se me ha pasado por la cabeza lo de Carradine y aquello de "pequeño saltamontes", je, je...
Dicen de los enanos (humanos) que tienen los huevos muy gordos. Va a ser que los pequeños son más cojonudos que los grandes.
Yo obedezco al prototipo vasco: la polla discreta y los cojones gordos.
¡Hala, ya tiene usted su dosis completa de cultura cojoneril!
¡Besos cojonudos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Güenos días!... luminosos y calurosos en Murciapolis.
Lo del tigre, señor periodista, es por si falla el "salto del tigre" y se deja los cojones en el intento. Pequeñitos y pegados al cuerpo dan más seguridad.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

Vivan los huevos gordos, ya decía yo que algunos políticos se mueven poco les pesan los cojones jajajaja.
Besos cojoneros

Obdulio de Oklahoma dijo...

Recuerdo ahora un antiguo dicho anticlerical:
Los cojones del cura de Alcantarilla
pesan tanto que los llevan en carretilla.
¡Besos refraneros!

calimeroesmalo dijo...

He visto documentales de algunos políticos con las mismas características, bueno, al menos la de tener unos huevos tan grandes que les taa hasta la barriga, pero luego ni saltan ni corren, ni hacen na de na.....
Como especie son de peligro de esguinción, porque se lesionan a la mínima que se mueven!!!
¡ n abrazo Obdulete!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sí, somos una especie en peligro de extinción.
Menos mal que ya sabemos que los saltamontes existían antes de que naciese Marta Domínguez, sino pensaríamos que también les ha suministrado las sustancias prohibidas.
¡Abrazos!