miércoles, 1 de diciembre de 2010

Masturbe a un pobre en su cama

Hay unas 15.000 webs que te venden viagra falsa. Yo no sé si de los sopotocientos spam de viagra que recibo son todos de viagra falsa o sólo algunos, o muchos, o poquitos... No tengo ni idea. Nunca me ha tentado consumirla porque no la necesito. Para mis masturbaciones me sobra con la imaginación, y en múltiples ocasiones tengo que controlarme, echar marcha atrás, apartar la mano, o me arriesgo a eyacular precozmente.
No me imagino a los desgraciados sin techo onanistas - que también los habrá - tratando de masturbarse en estas frías fechas. Ya estén en la calle o en una casa abandonada, la temperatura no acompaña, el "vicio solitario" requiere un mínimo de confort.
He visto a muchos mendigos meando en la calle, incluso cagando, pero nunca he visto a alguno masturbándose, (En mi infancia sí, toda la pandilla vimos a un tío haciéndose una paja detrás de una tapia) y raro sería verlo en época de postal navideña. Posiblemente tienen el pitilín arrugadísimo y las manos moradas de frío, inútiles para pasar a la acción.
Las ONGs denuncian que las personas sin hogar "tienen derecho a tener derechos", que hay muchos hijos de puta que les molestan dando puntapiés a los cartones en donde duermen o, en el peor de los casos, quemándoles, como si no fuesen seres humanos. Existen mendigos que viven aterrorizados. Es gente muy valiente la que se mete con los mendigos.
De los sin techo no se ocupan los espías porque no alteran la paz de las superpotencias. Jueces, embajadores, empresarios y políticos de todos los pelajes pueden estar tranquilos porque Wikileaks no va a airear relaciones incorrectas con los mendigos. Todo lo contrario, cuando los poderosos están contentos les echan sus migajas a los desheredados de la Fortuna, llámense óbolos, limosnas o subvenciones.
El genial Berlanga retrató muy bien este ambiente en "Siente un pobre a su mesa" Y la historia volverá a repetirse en estos días "de paz y amor" Ahora se ha puesto de moda que príncipes y princesas pasen una noche entre mendigos. Pronto empezaremos a ver fotos de tan mediática caridad edición 2.010.
Yo les aconsejaría que, en vez de dormir con los sin techo en la puta calle, se los lleven a palacio y les masturben con esmero, incluso bucalmente. ¿No se trata de hacerles felices por un día?...

8 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Cualquier dia de estos haces el post mas bestia jamas leido. Este es antologico desde luego, jejeje

Obdulio de Oklahoma dijo...

Merci por el cumplido, señor periodista.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

JAJAJAJA Obdulio es usted genial jajajaj.
Me gustaría ver no solo a príncipes haciendo el moñas por una noche con un pobre en la calle, sería algo ejemplar que hiciera lo mismo Don Benedictus, que escena mas potita.
La estampa de la navidad mas navideña, no sientes un pobre en el vaticano huelen mal, mejor pasa la noche con ellos. (si se masturban juntos es cosa suya tampoco es obligatorio)
Besos anti-navideños

Javi Rumí dijo...

Muy buena entrada, Don Obdulio.

Yo no sé si necesitaré viagra algún día, supongo que me acabará tocando (nunca mejor dicho). Enrique Iglesias dijo, creo que con 34 años, que ya lo usaba. Estoy seguro de que si Julio Iglesias se enterara de tamaña declaración le desheredaba en el acto.

Yo nunca he visto a un mendigo meneársela en la calle. Aunque sí que he visto a una pareja dándole que te pego en un metro, creyendo que nadie les veía. En realidad les veíamos con mucha atención mis amigos y yo, mientras pensábamos: "qué cabrón".

Hace poco vi Plácido, como te dije, y me encantó (como era de preever). Ahora tengo que ir a por La vaquilla, a ver si la consigo.

¡Un abrazo!

calimeroesmalo dijo...

Me ha gustado eso de subir a un mendigo a dormir a casa, eso es caridad y tener un corazón como una casa de grande Obdulio!!!
¡ Joder y eso te honra y dice mucho de tí!
¡ Que quede constancia, digo, no obstante que yo y esto te lo juro, no solo xke se acaba el año y es Navidad y esas mierdas, que mi negro corazón se ha enternecido con estas cosas muchas veces y he bajado muchísimas veces para subir y compartir el lecho de mi cama y que no pasen frio y tengan un sitio donde no estar al amparo del frio!
¡ Esto te lo juro como que si ahora mismo Marcelino pan y vino va a ver misa con los obispos y curas de hoy en día acaba usando flotador y en terapía!
¡ Y encima la gente hablando mal de mí por mi buena fé mostrada y mi buen corazón!
¡ Claro que ahora que lo pienso el haber bajado a la calle y haber compartido cama SIEMPRE CON PROSTITUTAS CALLEJERAS puede ser también algo a su favor ¿ No?!
¡ Chismosa es la gente , joe!
¡ Un abrazote!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hello, Doña Anita!
En caso de que Don Benedictus se llevase un pobre a su cama, podría permitírsele que le masturbase sin preservativo.
¡Besos anti-bióticos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hola, Gran Rumi!
¡Jo, es que la familia Iglesias es muy especial!... En los años ochenta, Don Julio, dijo que se había acostado con tres mil mujeres. Hace muy poquito volvió a decir que se había acostado con tres mil mujeres. Digamos que en cosa de treinta años ha permanecido monógamo, pues se supone que esta última vez se refería a "tres mil de antes" ¡Qué cambio más radical de la promiscuidad desaforada a la fidelidad absoluta a su cónyuge!
Le gustará la Vaquilla. También esta muy guay "Todos a la cárcel", "París Tombuctú"... aunque mi preferida sigue siendo "El Verdugo"
¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sí, la gente es muy chismosa, Don Calimero. A mi personalmente me gustan los chismes de ciertas personas del sexo femenino; usted ya me entiende: chisme, chocho, coño, potorro... la definición es lo de menos.
¡Abrazotes!