miércoles, 28 de julio de 2010

Mal perder

Ayer asistí a un bochornoso espectáculo de enrabietado taurinismo por parte de Radio Murcia de la Cadena Ser. Esa misma mañana el Parlament de Catalunya había fallado a favor de la prohibición de las corridas de toros. Murcia es muy conservadora, muy de Semana Santa y muy taurina, y por ahí vino todo.
En un programa en el que se dijo al principio que se iban a recoger todas las opiniones sobre el fallo del Parlament, sólo pudo hablar breves segundos una chica sobre el sufrimiento de los animales, eso fue a las 12'48. El programa se desarrolló entre las 12'15 y las 2 de la tarde en el reloj de mi furgoneta. Hablaron lo que quisieron y mucho más, un empresario, un crítico taurino y un torero. "Rafaelillo" es el alias del torero, no me quedé con el nombre de los otros dos.
Se habló de que se volvía a las prohibiciones, como en los tiempos de Franco. Señores, esta ley se ha votado democráticamente. Con Franco no había democracia y los señores taurinos no la echaban de menos.
Se dijo que en Francia, "que es un país más avanzado que Cataluña", (palabras de "Rafaelillo") adoraban las corridas de toros. Mentira, querido "matador", son los bárbaros del sur de Francia los que organizan corridas, el resto del país abomina de ellas.
Se dijo que la prohibición era "una cruzada contra España" ¿También fue "una cruzada contra España" la prohibición de esta salvajada en las Islas Canarias? (Por cierto, el PP votó a favor de la prohibición, ¡jo!...)
Hubo una conexión con el alcalde de Pilar de la Horadada - pueblo turístico de la costa alicantina próximo a Murcia - quien manifestó que tenía "un gran respeto a la tradición"
A la 1'12 entrevistaron a un político del sector de la vivienda, el cual dijo con total desparpajo que no tenía una opinión formada pero que estaba en contra de las prohibiciones y a favor de la tolerancia. (¡Hala, no tengo una opinión formada sobre los asesinatos en Ciudad Juarez, pero estoy a favor de que no se les prohiba hacer su trabajo a los sicarios!, ¡tócate los cojones, Briones!)
En las noticias de las 2 de la tarde se recogieron las opiniones de Victorino Martin (ganadero) Serafín Marín (torero excentrico que hace el paseillo con barretina y senyera) Artur Mas, el presidente Montilla, Rajoy y Rubalcaba. Sólo Artur Mas se declaró favorable a la prohibición. Don Mariano Rajoy, un hombre que aspira a la presidencia del Gobierno de España, dijo que era "inaceptable este juego de dividir y separar a los españoles" (¡hala, otra vez el "se rompe España"!) y que la tortura de toros debería declararse "bien de interés cultural" (¡Jo, ¿estamos locos?...!)
No se habló de sufrimiento, de dolor, de salvajismo, de tradición repulsiva... La cadena Ser en Murcia no recogió otras opiniones, no fue imparcial. No permitió que hablasen los sabios, sólo prestó sus micrófonos a los zoquetes.
Me permito recoger una opinión contraria, aunque sea una solamente:
"Son una práctica cruel que inflige de forma pública un dolor atroz a los animales inocentes y sintientes" (Dalai Lama)

10 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

Obdulio, cualquier cosa que simplemente pudiese expresar yo ya la has narrado tu.
Yo personalmente estoy encantado con esta ley. Y lo dicho, ojala cundiese el ejemplo...
¡ Un abracete!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buenos días, Don Calimero!... ¿Cómo van sus cosillas?...
Pues sí, debería cundir el ejemplo, pero ya ve usted, otra vez los fachas dando guerra con que "se rompe España" y otras lindezas.
¡Aabrazos!

niky45 dijo...

Totalmente de acuerdo contigo y con todos los que ya han dejado atrás esa brutalidad de divertirse a costa de los animales.

Me repatea y me enfurece las memeces que están diciendo , desde Gonzalez Sinde , minitra de incultura que dice: "Son un ritual que nos enfrenta a dilemas de la existencia muy profundos, que tienen mucho sentido en pleno 2010, mucha vigencia"
Rajoy : " Defiende la libertad , dice.
Y un montón de interesados por distintas causas en que sigamos anclados en la barbarie. ¡ Para qué, ser mas respetuosos y humanos con lo bien que les va así!

La gran mayoría de los que rechazamos " ese interés cultural",no es por política sino respeto a los seres vivos. Entérense toreros, ganaderos ,y políticos que para nada nos representan. A veces el pueblo liso y llano está muy por encima de sus mandatarios. Muchas veces. Hoy por ejemplo.

Vaya mi admiración por este motivo , hacia Cataluña. Está por delante de nosotros los demás, y espero que en ésto los imitemos. Han trabajado más , se mueven y van cambiando lo que no debía existir ya.


Gracias por dar tu opinión y permitir que otros también podamos dar la nuestra. Que se enteren de que somos muchísimos los que defendemos que debemos quitarnos el aburrimiento y llenar la buchaca de otros modos, aunque no sean tan cultos, como ésto que es interés cultural y nacional. (Merde para los defensores de esas culturas)
Mira que están diciendo gilipolleces!

Disculpa que me haya alargado tanto. Quería aportar mi granito de arena.

Saludos para tí.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hola, amigo, y gracias por visitarme!... Puedes alargarte todo lo que quieras.
Lo curioso es que traten de hacernos ver (al parecer somos gilipollas) que son una inmensa mayoría y que es un "fiesta nacional", cuando es bien sabido, y reconocido por los propios taurinos, que la tauromaquia está agonizando en Catalunya desde hace varios años y que la plaza de Barcelona es lo unica que da corridas actualmente. Catalunya no quiere corridas de toros, eso está clarísimo y eso no es política ni la causa de ningún rompimiento de España como clama el señor Rajoy, un individuo que ya resulta patético por sus mil "tácticas" para buscar votos. (Es ya casi un personaje de comic)
Y hablando del resto de España, que se sepa que hay cerca de ochenta localidades que han suspendido los festejos taurinos en esos últimos años porque no les resultaban rentables.
Gracias a ti por todo.
¡Un abrazo!

SALUSTIANA dijo...

Querido Obdulio, que alegría más grande ver que por fin hay algo de cordura. Si señor, prohibir esta mal llamada fiesta ha sido un acto que nos devuelve un poco la fe en el sentido común. No entiendo como alguien puede disfrutar viendo sufrir a un animal. Realmente por muchas razones que den para defender esa aberración, no se sostiene ninguna. También un nazi te puede dar mil razones de porqué mataban a los judios y no creo que eso dejase de estar prohibido. Estos del discurso "se rimpe España" parece que no se han aprendido otra cantinela. Lo usan comoun mantra, como si estuviesen en una secta. Siempre repitiendo la misma frasecita de marras. Pues mira, no creo que se rompa España pero si tiene que romperse por una buena razón como esta, que se rompa¡¡ Joder que cansinos que son¡¡¡ Me congratulo, a ver cuando en Madrid lo conseguimos también aunque con la Lideresa lo llevamos crudo. Un beso de mis chanchos porcinos¡¡¡

Redaccion dijo...

No seais ingenuos, al nacionalista catalan el animal toro se trae al pairo, han acabado con ellos porque son españoles.
Eso si, si las corridas se celebraran con españoles,personas, con murcianos pongamos por caso, de buen seguro que no las prohibirian.
La hispanofobia se ha instalado entre los políticos catalanes con el tancreadismo (nunca mejor dicho) del resto de España.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Así es, amiga Salustiana, cualquiera tiene razones para cometer atrocidades. Hitler estaba cargado de razones.
¡Besos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sin pretenderlo, usted lo ha dicho, señor redactor, los toros se la traen al pairo a los catalanes, hasta el punto que ya en casi toda la comunidad no se celebran festejos. ¿Qué mejor entonces que prohibirlos y dejarse de zarandajas?
¡Saludos cordiales a toda la redacción!

Alfonso dijo...

(Con su permiso, Don Obdulio, publico aquí el mismo post que escribí en el Blog de Jhonny, pues han hecho entradas parecidas sobre el mismo tema. Y, para que ocultarlo, así me evito tener que exprimirme otra vez el caletre)

La evolución de la humanidad es una suma de individualidades. Y cada uno ha de ser consecuente con el nivel de concienciación en el que se encuentra.

Me explico: Durante el imperio romano era lo más “natural” del mundo asistir a espectáculos donde la gente se mataban unos a otros por el mero hecho de divertir a un público asistente. Los contendientes eran seres humanos, si, pero como esclavos que eran aquellos gladiadores estaban condenados a ese fin y para ello se preparaban. O matas, o te matan. Nadie ponía objeciones, salvo, imagino, algún que otro humano de conciencia avanzada que ni aceptaba ni soportaba la barbarie de tales practicas. Los menos, sin duda.

Hoy, eso es impensable, incluyendo a los más acérrimos aficionados taurinos, que ni sienten ni padecen cuando se pica, banderillea, estoquean y apuntillan a un toro, pero que serian incapaces de aceptar, en su totalidad, de que ese espectáculo sangriento fuese protagonizado por seres humanos.

Demos un salto amplio en la historia y recorramos mentalmente como el ser humano ha ido “suavizando” su capacidad de infringir daño, en general, a través de leyes y prohibiciones que han ido calando en el subconsciente colectivo hasta convertirlo en norma. Estoy seguro que nadie de los que me lee es capaz de matar a cualquier animal a sangre fría. Sin embargo, sigue habiendo muchas licencias de caza, aunque cada vez menos.

No hace mucho, por ejemplo, en los centros policiales, los malos tratos y la tortura sin ambages eran moneda corriente sin que nadie se extrañara o escandalizara por ello. Si, de acuerdo, cuatro gatos, pero no el clamor popular de rechazo que hoy supondría la impunidad de tales practicas.

Pues, amigos míos, con los toros pasa lo mismo. Todo depende de cada uno de nosotros y de lo que su conciencia le dicte. Si yo considero que es una salvajada torturar de esa manera a un animal, por mucha tradición cultural que tenga, y por mucho “arte” que se le quiera aplicar, no dejara de ser lo que mi conciencia determine en función de mi propia evolución. Hace 50 años eran cuatro gatos los que tímidamente, y a titulo individual, se oponían a la fiesta de los toros, y eran mirados como bichos raros. Hoy, ya hay dos comunidades autónomas que las han prohibido con el apoyo de un amplio consenso social. Dentro, quizás, de otros 50 años, las corridas de toros hayan desaparecido totalmente y los hábitos alimenticios de los seres humanos no se basen tanto en la proteína animal.

Del modo que sea, la evolución humana, con sus fallos y defectos, es una realidad pujante y dinámica, en todos los sentidos. Y eso, somos capaces de interiorizarlo cada uno de nosotros por si mismos. Hay quien, conduciendo, es capaz de tener la mala leche de intentar atropellar a una paloma que esta sobre el asfalto. No faltan desalmados en ese sentido. Pero somos legión los que no solo tratamos de evitarlo aun a riesgo de alguna comprometida maniobra, sino que si fatalmente lo hacemos sin querer no podemos evitar un sentimiento de angustia por haber sido causantes, aunque involuntariamente, de una muerte inútil. Y esa es la diferencia.

La muerte de un toro en la plaza es una muerte inútil, además de macabra. Sobre todo si esa muerte sirve para el regocijo de un publico enfervorecido. Y, en ese ejemplo, meto todas las demás prácticas con otros animales, pero con fines parecidos. La muerte premeditada de otro ser no debería entretener a nadie. La muerte solo es útil cuando proporciona vida, según las leyes de la naturaleza. Lo demás es crueldad.

Saludos.

PD. El PP, como siempre, en plan hipocrita. En Canarias se prohibieron los toros por iniciativa de un diputado de ellos y apoyado por su partido. Pandilla de subnormales.

murron dijo...

Si, pero no olvidemos que en Canarias permiten las peleas de gallos y las peleas de perros. Menuda salvajada, que país¡¡¡¡ somos peor que las bestias¡¡¡