lunes, 25 de abril de 2011

Benedictus 11+5 y otros príncipes blindados

Veo en Manchester más coches descapotables que en Murcia. Coches descapotables sobre el asfalto y en los concesionarios de las diferentes marcas automovilísticas que hay en la carretera que va desde mi casa al centro de la city.
Abundancia de coches descapotables por doquier. Es raro porque en el Sureste español apenas llueve y aquí lo hace con harta generosidad. Contrastes de este mundo curioso. En Murcia la gente saca el paraguas en cuanto ve una nubecilla en el cielo. En Manchester ruedan los descapotables en cuanto asoman los primeros rayos de sol primaveral. Pero en enamoradísimo nieto de la Queen y su flamante novia, seguro que acuden a la ceremonia nupcial en una carroza a prueba de balas y de bombas islamistas. Como Don Papa en su próximo viaje a España. El blanquísimo Benedictus 14+2 se desplazará raudo en su papamóvil de última generación, modelo especial para visitar a naciones amigas. Mister Bene 8+8 en su bugati ultrarápido es la respuesta católico progresista a los lentísimos pasos semanasanteros con el Cristo sufriente, la Dolorosa, los apóstoles y los crueles romanos. Don Benedictus 9+7 se cuida mucho porque ya no tiene la edad de Cristo ni mucho menos, pero arrastra más fans que Justin Bieber y Belén Esteban juntos. También tiene sus enemigos declarados, como los tienen los dos que acabo de citar. Y esto es porque ser Príncipe de la Iglesia, Princesa del Pueblo, Principito encapuchado o Príncipe de la Gran Bretaña es un oficio de riesgo, pero de mucho riesgo. Cuídense ustedes, raza principesca. No se les ocurra viajar en descapotable ni por Murcia.


Gilipolleces con o sin enjundia

Erase un estrangulador tan sumamente bueno que estrangulaba con una sola mano.

La guillotina marca los orígenes del fútbol. La gente la gozaba viendo rodar la pelota.

Las ninfómanas tienen un punto G mayúscula.

El asesinato sigue siendo una experiencia religiosa que tiene perdón de Dios.

En donde estén las espinacas que se quite la viagra, y el que no se lo crea que le pregunte a Popeye.

El ahorcado saca la lengua y tiene una erección. Por eso la Iglesia quemaba a los condenados, para evitar situaciones indecorosas.

Hitler no tiene perdón de Dios porque no mató en nombre de Dios. Franco sí.

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Los ingleses si que saben vivir bien, ellos se compran un coche para pasear, mientras aquí lo hacemos para ir de un lado a otro a tontas y a locas.

Obdulio de Oklahoma dijo...

También aquí hay tontos y locos, téngalo en cuenta.
Buen día!

calimeroesmalo dijo...

la culpa de los ingleses ¡ Que lo hacen todo al reves!
¡ k Si manda la Reina, k si no saben conducir como Dios manda ( osea, saltandose cedas y por la derecha y con un movil en la oreja y saltandose las normas de limitación) y luego Benedictus que farda xke su coche trae incorporado una cabina de telefonos...¡ Ya vés! ¡ No le da con lo k pillan en el cepillo pa un bluuutus de esos! jajajajaja
Genial post Obdulio...
¡ Abrazotes!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Mil veces bienvenido, Don Cali!!
La culpa es del cha-cha-cha!, je, je!...
Abrazotes miles!!