martes, 5 de abril de 2011

Interesantísimo

La Semana Santa de Murcia ha sido declarada de "interés turístico internacional", como los sanfermines y las fallas de Valencia. Vamos, me imagino que los sanfermines y las fallas también serán de interés turístico internacional. A los turistas les interesa lo exótico, lo raro, lo estrambótico elevado a la categoría de solemne. Y no cabe duda que una procesión de Semana Santa tiene todos los ingredientes para que podamos presumir de "España diferente", esta España heredera de los autos de fe de la Inquisición, el oscurantísmo, las supersticiones, las algaradas callejeras y el redoble incesante de tambores. Claro que los amantes de estas tradiciones nos dirán que en las procesiones se exhiben tallas de importantes imagineros del barroco, (personalmente preferiría verlas en museos) que la devoción del pueblo es enorme y que a los guiris les encanta. Cosas parecidas dicen los taurinos, pero en las corridas el que sufre es el toro, no Cristo. Jesucristo sufrió hace 2.011 años y las procesiones son como esas imágenes de televisión que te las repiten un millón de veces. Mel Gibson también se apuntó a la moviola de Cristo martirizado con una escabrosa película, y ahora maltrata a mujeres. Lo del toro es más cruel porque en cada corrida torturan y matan a seis. Aquí la tragedia adquiere un carácter grotesco en algunas comunidades autónomas, las que han declarado a tal barbarie "Bien de Interés Cultural" Las tradiciones se imponen, Rajoy también se siente tradicional y quiere, si llega a presidente, volver a la ley del aborto de los tiempos de Felipe González. A lo mejor esta ley se declara "Bien de Interés Cultural" y Rouco Varela termina suicidándose aunque su religión no se lo permita. De momento tenemos ahí al Molto Honorable que es más o menos un "Bien de Interés Local Valenciano" y eso que está imputado en siete casos de corrupción. Tiene un poco de todo, sólo le falta la pederastia, pero eso hoy en día es más bien cosa del Clero, como las procesiones semanasanteras de Interés Turístico Internacional. Justin Bieber, la segunda persona que yo sepa que se llama como "Justino, un asesino de la tercera edad",moviliza a masas de quinceañeros (léase preferentemente quinceañeras) como si fuese un gurú de adolescentes o pequeño mesías de la chiquillería alborotada. Aquí, en Spain, con el diminuto "Joselito, el niño de la voz de oro" no se conseguía ese despotorre de fans enloquecidas. Que yo sepa, Joselito nunca actuó en un estadio ante miles de mocosos gritones. Eran otros tiempos, gloriosísimos y catoliquísimos tiempos, y a Joselito sólo le llevaron al Pardo para que actuase ante el generalísimo y la generalísima, que seguro que dijeron "¡uy, qué niño más mono!" Y fíjate ahora, ha hecho un cameo en Torrente 4 interpretando a un preso que hace un tunel con una cucharilla para fugarse. Y en el reparto de la peli también aparece la nietísima generalísima. A lo mejor Justin Bieber termina su carrera en Torrente 24 interpretando a un tipo vicioso que le hace una pajilla con lengua (¡por fin veríamos la pajilla!) a un envejecido José Luis Torrente. Y quizá en esa gran película, digno colofón de la saga, se descubre que El Fari estaba congelado y le resucitan para que interprete nuevos éxitos discográficos para deleite de quinceañeros/as jubilosos/as.

5 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Que le queda ya a España sino sus procesiones y sus Torrentes, somos la decadencia de occidente.
Mas nos valdría que nos reconquistaran los árabes.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Ozú!

ANITA dijo...

Aquí también la semana santa es de interés cultural y será por las tallas porque las procesiones son una kaka. Se salva una que ha innovado desde hace 4 años joven y fresca y es la envidia de las cofradías restantes. Mas bien en es la cultura del vino y las tapas y el regocijo de los hoteles bares y demás establecimientos colindantes ante la visita de tanta peña. Que del 100% solo un 30% se le cae la ropa interior impoluta mientras se presina.
Justin mejor intrepete el papel de la Esteban que acaba por el hueco de la escalera espatarrao jajja todo el cine aplaudió jajaj.

ANITA dijo...

Besos con sabor a hornazo de mi madre

Obdulio de Oklahoma dijo...

Nada, está clarísimo, Justin Bieber no es el hijo que a usted le hubiese gustado tener. Espero que no se entere la criatura para que no termine traumatizado.
¡Besos con olor a sobaco de Piqué!