jueves, 28 de abril de 2011

Internacionales

Coca Cola celebra su 125 cumpleañitos. Me saca más de medio siglo. Hay que ver lo que ha cundido aquella fórmula magistral nacida en la rebotica de una farmacia de Atlanta, la vieja Atlanta, la ciudad sureña más internacional y cinematográfica. La Coca Cola es la bebida más internacional después del agua, y quizá se beba más que el vino y la cerveza. No podría asegurarlo, pero a lo mejor sí.
La cerveza fue la primera bebida creada por el hombre, allá en los albores del sedentarismo, cuando a nuestros ancestros les dio por experimentar con la agricultura.
El vino está citado en la Biblia en diferentes pasajes. Quién no recuerda lo de la cogorza de Noé. Del vino y la Coca Cola nació el kalimotxo, pero esta es otra historia. La cosa es que la Coca Cola empezó en una rebotica, algo así como los del Vaticano, que empezaron con un pesebre.

Y la británica es la más internacional de todas las monarquías. Nunca deja de ser noticia, y ahora lo es por la boda de un nieto de Su Graciosa Majestad Queen Elizabeth (que tiene nombre de barco grande) con una chica muy guapilla de estos terruños insulares.
Los ingleses aman a su monarquía. Mi street está llena de flags ondeantes, muy ondeantes porque sopla vientillo estos días, y los niños tienen puente en el colegio y todo eso.
No ocurre lo mismo con la monarquía española. En un principio se quería mucho al Rey, pero parece que ahora le cuestionan, y eso que las bodas del príncipe y las infantas tuvieron mucha audiencia televisiva. Pero es que dicen que a Don Juan Carlos lo puso Franco. Coño, pues fue lo único bueno que hizo Franco, aunque lo hiciese sin querer, como el futbolista que mete gol en su propia puerta. Don Juan Carlos estaba más por los consejos democráticos de otras personas, entre ellas su señor padre, que por el atado y bien atado del tirano panzudo y paticorto. Yo creo que la Historia le tratará bien, aunque sus amistades son poco recomendables, como el reyezuelo de Marruecos y otros elementos con turbante. También es amigo de la monarquía inglesa porque entre los de sangre azul se llevan a partir un piñón, son todos primos y primos hermanos, como los gitanos, y comparten aficiones comunes: las carrozas tiradas por caballos, los yates de recreo y de carreras, aparecer retratados en los billetes de banco y en las monedas... Ya verán como mañana se juntan todos en la boda del nieto de la Queen. Seguro que El Periódico del Prat nos ofrece una editorial incisiva. (Y es que estos son la canallesca antomonárquica, que Dios les perdone!)
Los invitados abstemios brindarán con Coca Cola, y los más sanotes con Coca Cola Light (Diet Coke) la chispa de la vida!... Y los demás se achisparán con otros brevajes. Cheers, Don Juan Carlos!

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

PUes no se, no veo motivado. Como no la escriba otro redactor...

Javi Rumí dijo...

La Coca-Cola es lo mejor que me ha pasado en la vida después de muchas otras cosas. Yo sostuve durante largo tiempo que Dios era mujer, negra y con cafeína. Seguramente se acordará de mi tesis. Dios era la Coca-Cola, la Pepsi era Satán (la segunda parte de la afirmación es nueva).

Yo prefiero la Coca-Cola que a la monarquía de Inglaterra.

Respecto a Juancar, Campechanoman, siempre me ha caído bien. Cada vez se le entiende menos cuando habla, eso sí que es verdad, pero de vez en cuando sonríe y se mueve de forma graciosa; además se deja una barbita rara de vez en cuando para que la gente diga que está enfermo. Un tío guay, nuestro Rey.

Pero también me quedo con la Coca-Cola, para qué nos vamos a engañar.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Lo entiendo, Señor Director, hay más temas por allí. A mi es que me faltan cosas de las que hablar, ahora en la radio - que era mi principal fuente de inspiración - sólo escucho música.
Le deseo un estupendísimo fin de semana!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Coño, Don Rumí, se olvida de su principal tesis: Dios caracol.
A mi también me ha caído bien desde siempre nuestro singular monarca, independiente de que la monarquía sea un sistema obsoleto.
Abrazotes y feliz weekend!