martes, 15 de febrero de 2011

Sentando jurisprudencia

Ahora es un abuelito muy mayor, sin duda lleno de achaques, posiblemente a un paso de la tumba. Este abuelito se llama Sandor Kepiro y es húngaro, tiene 96 años y le acaban de condenar por crímenes de guerra.
El señor Kepiro, excapitán nazi, fue genocida en Novi Sad (Servia) donde fueron masacradas 3.000 personas, muchas de ellas de origen judio.
La nota de prensa no dice cual ha sido la condena. Se supone que al ser tan ancianito no va a estar ni un día entre rejas, o como mucho le ingresarán en un pabellón siquiátrico, una residencia de ancianos o algo parecido. Sería ridículo que le echasen 20 años o cadena perpetua. Sería inhumano, pobrecillo.
Yo tengo una idea para estos casos: En cuanto el señor Kepiro se ponga enfermo, se le lleva al quirófano de un buen hospital para operarle de todo lo que sea posible y más. El cirujano ha de ser un tipo como el Marqués de Villaverde, muy concienciado con su trabajo y absolutamente convencido de que va a prolongar la vida del abuelete un montón de años. El resucitador estará apoyado en todo momento por su "equipo médico habitual"
Al viejo nazi le conectarán a un montón de tubos y le harán fotografías y videos para exhibirlos en los programas televisivos morbosos. Por las noches meterán un mandril en el quirófano, al que previamente habrán suministrado una buena dosis de viagra, para que le de por el culo reiteradamente.
Seguro que Don Sandor Kepiro pronunciará más de una vez la famosa frase que pronunció Franco en su quirófano mortuorio de La Paz: "¡Ay, lo que cuesta morirse!"

3 comentarios:

ANITA dijo...

Mis aplausos para usted.
¿Solo un mandril? Yo me lo pido para las prácticas de forense vamos para practicar por amor al arte mirando un libro de un colega yo no soy médico.
Besos sin cirugía.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Jo, usted es más cruel que yo!
¡Besotes a discreción!

calimeroesmalo dijo...

Apellidandose Kemepiro me da mala espina...
Yo le condenaba a pasar sus chequeos en la Seguridad Social Española ( en mi caso la Vasca por las experiencias PERSONALES vividas, ¡ El horror! ¡ El horror!)...
¡ Y que se joda! ¡ eso sí que es sufrimiento!
Jurl, jurl , jurl!!!!!
¡ Abrazotes!!!!