lunes, 5 de septiembre de 2011

Fulano, Mengano y Zutano

fulano: apelativo que se da a alguien cuyo nombre se desconoce.

mengano: una persona cualquiera.

zutano: persona no identificada.

Son tres definiciones de mi "diccionario de bolsillo" Cumbre. (No sé porque lo llaman "de bolsillo", es más bien de mochila o de bolso. En el bolsillo del vaquero entra muy mal)
Diríase que las tres definiciones son parecidas, pero no, el femenino de "fulano" es "fulana", prostituta, sin embargo no se dice "mengana" o "zutana" para referirse a una de estas señoras o señoritas.
"Fulano" ha pasado a ser un insulto, "menudo fulano!", lo que hace pensar que los señores académicos de la lengua van con retraso, aunque no tiene el mismo significado que "fulana", un fulano puede ser un chorizo o sencillamente alguien que no nos cae bien, pero no exactamente un "chapero" o prostituto.
Entre "mengano" y "zutano" parece que hay mucha distancia, "mengano" es una persona cualquiera, podría ser nuestro vecino de arriba, ese vecino raro del que no sabemos ni el nombre, pero "zutano" es una "persona no identificada", alguien del que no sabemos absolutamente nada. Zutano no tiene cara ni nombre, sólo tiene sexo, eso sí se sabe, pertenece al género masculino, si exceptuamos a "zutana", que, por supuesto, no es "mengana" y mucho menos "fulana"

3 comentarios:

salustiana dijo...

Que post más surrealista, jjaja. Pues yo debo de parecerles una fulana a algunos. No porque ejerza la prostitución, sino porque no será la primera vez que me llaman "tía puta". Para otros seré una zutana. O sea, señora no identificada. Una especie de OVNI DE LA RED, a juzgar por la insistencia en que me piden presente mi dni en el face¡¡ Yo prefiero seguir siendo una zutana. Tampoco me preocupa que me llamen fulana, pero eso de mengana... la verdad es que nunca me ha sonado bien. La "mengana" esa tiene un tonillo que no me hace gracia. Besos de mis chanchos que andan un poco revolucionarios¡¡¡

Obdulio de Oklahoma dijo...

A principios de los años setenta, Ozores filmó una película en mi pueblo titulada "Si fulano fuese mengano", con Peret como protagonista y un gran elenco de actores españoles, y yo aparezco un momento sujetando los cables de una cámara de televisión, como si fuese el ayudante del cámara, mientras Peret canta. Todavía ni había empezado en el teatro. El tiempo vuela, Doña Salus!
Bueno, pues si a usted le han llamado "tía puta", a mi me han llamado "hijo de puta"
Besos, mamá!

El Periódico de El Prat dijo...

Pues hay que inventar un nombre para una mujer cuyo nombre se desconoce.