miércoles, 21 de septiembre de 2011

Mierda

Entre las varias acepciones de la palabra mierda que nos ofrece el diccionario, esta es la menos olorosa y la más denigratoria: "Persona o cosa de poca valía"
Ser un mierda es ser lo más bajo de la sociedad, lo más tirado, lo más despreciable... Que le digan a uno que es un mierda es peor que si le dicen que es un hijo de puta. La mierda no le gusta a nadie y los hijos de puta tienen hasta admiradores, lo mismo son odiados que votados. Un hijo de puta puede hacerse respetar pero un mierda no gusta ni para pisarlo porque luego la suela del zapato huele a mierda.
Cuando algo o alguien no nos gusta lo mandamos a la mierda, que suena peor que mandarlo a tomar por el saco o a tomar por el culo. "Váyase a la mierda!", le gritó el genial Fernán Gómez a aquel caballero anónimo que le importunaba.
Y termino ya para que este post sea tan solo una mierda pinchada en un palo y no una mierda como un piano.

6 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Un título impresionante, me reservo el plagiarselo en un futuro.

Javi Rumí dijo...

Un buen post de mierda. Hay algunos jóvenes que hoy en día -creo que influidos por la jerga rapera estadounidense- califica algo que les gusta de "buena mierda". Esto es "buena mierda", dicen. A mí me hacen gracia todas estas expresiones las apunto y luego, a veces, las digo en radio y hacen risa. Una risa de mierda, quizá.

Por cierto, que "Mierda." es el final de un gran libro de García Márquez, quizá el que más me gusta de él a falta de leerme algunos cuantos más. Te hablo de "El coronel no tiene quien le escriba", que se lee rápido y a ti, personalmente, te encantaría.

Un abrazo de mierda.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Plágielo en un futuro, en un presente y un pasado, Don Jesús!... Como usted puede comprobar, no hay que comerse mucho el coco para idear un titular.
Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Anoto por enésima este libro, Don Rumí. Ya lo sabe, a veces los mejores libros son los que vas dejando atrás sin hincarles el diente nunca, aunque en mi caso no es vagueza sino precariedad. Mi eterna crisis económica me lleva a leer lo que encuentro en bibliotecas y en mercadillos, y eso que en ambos sitios se encuentran joyitas. Ultimamente he descubierto un auténtico fenómeno de la narrativa: Bernardo Atxaga. Apúnteselo.
Lo de "buena mierda" sin duda vendrá de la "mierda" de fumar. Hubo una temporada, recuerdo, que al "costo" se le llamaba "mierda" No soy consumidor pero estoy informado, je, je!
Don Rumí, discúlpeme usted por no escuchar su programa radiofónico pero me es totalmente imposible, entre que no hay cascos en la biblioteca y me jode llevar los mios en la mochila, que ya la llevo cargadísima, el horario de clases de inglés, el tiempo que tengo que emplear en el ordenador para "hacr que busco" trabajos porque si no no me pagan el paro, el tiempo limitado en los cibers de las bibliotecas, etc... voy siempre con el tiempo justo y me falta tiempo para comentar en los blogs ajenos y atender a los comentarios que me hacen a mi, compréndalo. Lo siento muchísimo. Moriré pobre y amargado y me comerá la mierda, ja, ja!
Abrazos!

Javi Rumí dijo...

No se preocupe por no escucharlo, sé que poner audios en un blog es más incómodo y entiendo perfectamente quien no puede hacerlo. Bernardo Atxaga queda apuntado. Y gracias por su comentario augurándome futuros triunfos, aunque tampoco está demás desear mucha mierda, jejeje.

¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Desde que dejé el teatro no suelo utilizar esos términos, pero si a usted le gusta...
Mucha mierda, Don Rumí!!