lunes, 26 de septiembre de 2011

Reírse de uno mismo

Humor negro aplicado a uno mismo. Los versos que pongo a continuación los escribió Françoi Villon, poeta francés nacido en 1.431 (el mismo año que murió en la hoguera Juana de Arco)
El señor Villon fue condenado a morir en la horca, algo tan habitual en aquel tiempo como la inyección letal o la lapidación hoy en día. (Seguimos en las mismas pero renovando los métodos)
Y nada más enterarse de la sentencia, de su inspirada mente surgió este poético cachondeo:

Me llamo Françoi, lo cual me pesa,
nacido en Paris, cerca de Pontoise,
y atado a la punta de una cuerda gruesa,
mi cuello sabrá si mi culo pesa.

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Era un hombre de buen caracter...aplicate a la literatura en inglés que si no vas a aprender nunca, jejeje

Obdulio de Oklahoma dijo...

Don Jesús, le escribo desde la biblioteca del colegio, acabo de terminar un ejercicio en el ordenador. Naturalmente que me aplico, la prueba es que le dedico mucho más tiempo al estudio que al ocio internáutico, no sé si se habrá dado cuenta de que mis posts son más cortos y que intervengo menos en los blogs de los demás, pero no puedo suprimir por completo este ocio porque entonces me amargaría, y tampoco he suprimido la lectura de novelas en español.
Un abrazo!

El Periódico de El Prat dijo...

No, si mas bien lo digo por mi, que en teoria tambien estoy estudiando ingles. Pero tengo una gramatica inglesa con las paginas pegadas ya del tiempo que hace que no la abro

Obdulio de Oklahoma dijo...

Tiene usted dos asignaturas pendientes: el inglés y el Camino de Santiago. Con un poco de fuerza de voluntad... Yo ya la estoy poniendo con el inglés, que como usted sabe no es tan fácil como uno lo imagina al principio, pero tampoco imposible.
Abrazos!