jueves, 28 de enero de 2010

Bigotes

En La India hay un tío que tiene un bigote de 1'3 metros. Lo digo en serio. Viene una foto suya en las revistas. Se le ve con los brazos extendidos a izquierda y derecha, sujetando con cada mano una punta del bigote.
El individuo se llama Jaisalmer Dhanna Ram y no tiene nada que ver con el famoso "El Bigotes" de la Operación Gürtel ni con Bigote Arrocet. Lo suyo sí que es un bigote y no el microbigote de Adolfo Hitler. El mandamás nazi tenía una cagadilla de bigote, digamos que un bigotín del absurdo, un bigotillo imbécil, sólo adecuado para el humor como veremos enseguida. A mi me gustaba el de Groucho, el más surrealista de los bigotes, el más abstracto de todos porque era pintado, no se trataba de un bigote verdadero.
¿Cuántos bigotes como el de Hitler caben en un bigote de 1'3o metros?; ¿Cuántos frikis habrá en este momento intentando superar esa medida para el record Guiness?
Franco también tenía bigote. Ya lo tenía cuando era un imberbe cadete y soñaba con "morir o ascender" Y lo tenía Millán Astray, el mutiladísimo. Estos señores "africanistas" lucían bigotes que luego se pondrían de moda en la posguerra y que el vulgo definió como "bigotitos de señores de derechas" Los galanes cinematográficos de la época también los lucían. El "bigotito de derechas" es una delgada línea capilar que no roza la nariz ni el labio. Aznar no lo usa así porque él es un caballero de centroderecha, aparte de guía espiritual de Occidente y asesor personal de Bush en asuntos bélicos y de anti cambio climático. Aznar exhibe también melenita de chico yeyé trasnochado.
El malvado Hitler plagió el microbigote de Charles Chaplín, un bigotín que, como he señalado antes, había sido creado para el humor. El bigotito de Charlot le daba un toque grotesco al resto de su imagen grotesca.
El hombre del bigote de 1'3 metros es uno de los seres humanos actuales más ridículos, pero su bigote no es dictatorial ni de chico yeyé demodé. Es simplemente una artimaña para conseguir minutos de gloria en los medios de comunicación.

6 comentarios:

Alfonso dijo...

Ciertamente, lo que usted trata hoy en su entrada es una "cuestión de bigotes".

El bigote dice mucho de su portador, como bien sugiere. No es lo mismo el bigotín cuadradito que llevaba Charlot, que infería a su figura la imagen burlesca que pretendía, que el mismo bigotín trasladado a uno de los personajes más siniestros que nos ha dado la historia contemporánea: Hitler. Parecen el mismo bigote, pero todo un mundo de sugerencias ideológicas los separan.

El problema de Aznar con su bigote es que en su eterno viaje hacia el centro no acaba de encontrar la meta. Por eso la distancia entre la base de su nariz y el labio superior es kilométrica, no cabe bigotín perfilado de derechas que se precie. En ese área de abundante epidermis cabría un bigote a lo Pancho Villa, pero me temo que los tiros tampoco van por ahí. El bigote de Aznar es un desestructurado despropósito, un quiero y no puedo (o al revés), un anticipo facial que pretende esconder lo que prejuiciosamente le sobra, pero no lo consigue. Como su casquete capilar, de chico discotequero de último de los sesenta. Cerebro no tendrá, pero arropado, lo tiene.

ANITA dijo...

Los bigotes de personajes fascistas, muy parecidos todos yo los llamo regueros de hormigas.
El de nuestro "querido" Aznarín no es mas que un disimulo porque tiene la boca torcida. Me acuerdo un día haciendo un post, de repente sale en la tele sin bigoteeeeeeee, que impresión me dió mas grande.
El señor de los bigotes de mas de metro, he buscado en la red para comtemplar, y eso es un reguero de foco de infección y reposo de fideos. Nunca me gustaron los bigotes, una vez vi al marido de una amiga con bigote, un resto de sopa y un moco, y no pude dormir durante varios díás.
El bigote tiene mucha historia caballero.
Besos sin pelos

Jesús dijo...

Los bigotes y otras estrabagacias capilares siempre me han resultado sospechosas.
O barba o nada.

Obdulio de Oklahoma dijo...

"Un destructurado despropósito, un quiero y no puedo, un anticipo facial..." Me ha recordado a Quevedo definiendo aquella gran nariz: "una nariz superlativa, una nariz sayón y escriba..." ¡no recuerdo más!
¡Abrazos, Don Alfonso!

Anita, el bigote es un elemento estético que ha cogido mala fama a lo largo de la historia. Ha habido muchas personas siniestras con bigotazo hasta llegar a "El Bigotes" gürteliano. ¡Jo, los restos de la sopa y un moco en el bigote... un bigote repugnante!
¡Besos sin bigotazo!

¡Caray, Jesús, eso de la barba sin bigote queda un poco absurdo... un tanto islámico, ¿no?!
¡Abrazos!

ANITA dijo...

Obdulio , he tenido noticias de Calimero, bueno su hermano. La operación ha salido bien, le han podido quitar el hueso que le estaba haciendo la puñeta, por lo visto al tenerlo tan pegado a ligamentos ha sido algo mas complicado. Ahora a esperar como se recupera. Bueno ya estoy mas tranquila desde ayer estaba en en ascuas. Espero tenerlo pronto haciendo de las suyas.
Besos alegres

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Alégrome un mogollón!... ¡Viva el Gran Calimero!...
¡Gracias, Anita!
¡Besos saludables!