martes, 9 de febrero de 2010

¡Es la radio!

Gracias a vosotros; Enhorabuena por el programa; Muchas gracias, de verdad; Hoy prestarán declaración...; Una hora antes en Canarias; Llame al 902...; Han resultado heridos...; ¡¡Goooool de Leo Mesi!!; ¿Me oye ahora?; Cuando son las 9 de la mañana...; Falta de liderazgo; Nos llega una noticia...; Muy buenos días; Le escucho perfectamente; Nueva victoria de los de Guardiola; ¿Se sabe ya el número de muertos?; Abrimos página económica; Cinco minutos para las siete; No hablemos todos a la vez; Sacar a España de la crisis; Propuestas concretas alternativas; Prisión sin fianza para cinco altos cargos; Claro que me pago mis trajes; El Consejo General del Poder Judicial...; Nos acercamos a las 8 de la mañana; Fuentes de la lucha antiterrorista...; Cielos nublados en toda la península; Sigue abierto el debate sobre la reforma laboral; Evolucionan favorablemente; ¡Hay perfume de gol!; El 84% de los encuestados...; Acérquese más al micrófono; Regresamos después de las noticias; ETA está más débil que nunca; ¿El hijoputa es Gallardón?; Tenemos problemas con el sonido; Repaso a la actualidad; Mantiene su ventaja respecto al Real Madrid; Baje el volumen de su aparato de radio; Nos separán tres minutos de las noticias de las doce; ¡Todo el mundo al suelo!; En este momento entra un teniente coronel...

9 comentarios:

Alfonso dijo...

Faltaban, en su zaping radiofónico, los pitidos y silbidos del llamado "ruido blanco" que emitian aquellas radios de válvulas cuando se hacía correr el díal entre emisoras.

Ya sé que no es exactamente un zaping, pero uno puede imaginárselo.

A veces, imagino a probos extraterrestres, encargados de recibir y clasificar las ondas electromagnéticas de radio y telvisión procedentes de la Tierra y los pobres deben acabar desquiciados perdidos. Seguro que hasta cobrarán un plus de peligrosidad por la empanada mental que les procurará.

La vorágine de la información, Don Obdulio. De hecho, somos incapaces de asimilar tanto dato y tanta historia de toda clase y condición. Hemos pasado del tán-tán y las señales de humo a un chorreo de tal magnitud que hemos convertido el planeta en una auténtica sopa de miles de millones de frecuencias de emisiones electromagnéticas. Ya digo, para marear al extraterrestre más pintado.

Que tenga un buen día, Don Obdulio.

Jesús dijo...

Es que eso de hablar sin parar debe de ser muy dificil, excepto para El Loco de la Colina, que sencillamente se estaba callado.

Obdulio de Oklahoma dijo...

El Loco de la Colina es muy sabio, Don Jesús, los silencios y las miradas son muy importantes, y a veces un silencio hace hablar al entrevistado más de la cuenta.

Así es, Don Alfonso, hoy "surcan" nuestros cielos millones de ondas con millones de avisos y conversaciones. Efectivamente, de las señales de humo a los métodos más sofisticados pasando por aquello de "Señorita, ¿tiene mucha demora la conferencia con Cuenca que he pedido esta mañana?"

¡Abrazos!

calimeroesmalo dijo...

Brillante....Yo a la radio la cogí un poco de pirrilera cuando en mi curro ponían todas las noches RADIO NERVIÓN y escuchar a los mismos personajes, dedicando exactamente laq misma canción a la misma gente, noche trás noche, día trás día , ¡ ESTO ES UN INFIERNOOO! - Que diría Rambo... ( encima nos dedicaban canciones y se me presenta un día un abuelete para saber si oigo las felicitaciones que nos manda)...
¡ Ahora solo la oigo cuando cojo el coche y solo un programa de historias sexuales curiosas y o bochornosasa ( cuando les pasa a los demás es diver)!
¡ Un abracete Obdulio!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ni la televisión logrará jamás la magia de la radio, su capacidad para conquistar al oyente, ni el cine hará estremecer o reír a los espectadores como puede hacerlo una buena compañía de actores interpretando una buena comedia. La radio, como un buen libro, hace disfrutar y permite pensar y fantasear a los espectadores.
¡Abrazos, Don Calimero!

ANITA dijo...

Me cachis tantas cosas seguidas y mezcladas me han dejado algo aturdida. Mi madre es fiel de la radio siempre dice que te enteras antes de las cosas y la compañía que hace, mientras hace sus cosas se entera de todo. La radío eterna compañera de casas y trabajos fuera de ella. Cuando no había tele o no llegaba la emisión a sitios insospechados la radio si lo hacía.
Aún recuerdo a mi abuela escuchando la radio al lado de la chimenea en el pueblo, su novela lucecita y a Helena Francis.
A mi padre con sus transistor escuchando los partidos pegado a la oreja, decía que así lo vivía mas. Y la compañía de la radio en las largas noches de trabajo en la fábrica hace años.
La radio tiene historia amigo
Besos radiados

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Gran razón tenía su padre!... Yo también "vivo" los partidos en la radio. No tengo tele, pero cuando la tenía bajaba el volumen y escuchaba los comentarios radiofónicos.
Ahora sigo las diferentes competiciones en la SER, hay un excelente director de programa: Chema Abad, y unos comentaristas de lujo: German-"El Mono"-Burgos, Francisco Pirri y todo un eleco de "sabios futboleros". Adornan las retransmisiones con cantidad de humor, te ponen hasta a Gila y los Hermanos Marx. Yo no soy forofo y mientras tengo la radio puesta en el fútbol estoy leyendo un libro o un periódico, y presto atención a lo futbolero cuando hay un gol o están diciendo algo divertido. Por lo demás soy "hincha" del Atlético de Madrid. ¡Pasamos a la final de la Copa del Rey!
¡Besos colchoneros!

ANITA dijo...

Desde luego mi padre siempre decía que no es lo mismo escuchar radiado un partido, además lo mas gracioso es que se ponía la tele con el volumen muy bajo y la radio a la oreja jjajj. Veía jugar y lo escuchaba, me acuerdo que gritaban golllll y unos segundos mas tarde el gol se veía en la tele.
El atletico tiene que ganar la copa faltaría mas, todo lo que le quiten al real galactico aupaaaaaaaaa.
Besos con sabor a copa

Obdulio de Oklahoma dijo...

Esta noche... ¡todos con el Xerez!
¡Besos de alirón!