domingo, 28 de febrero de 2010

Elijan el final

Trompeto saltó a la pista con la euforia acostumbrada. Sus muchos años ejerciendo como profesional de la risa, no le habían mermado entusiasmo y facultades. Su disfraz multicolor, sus zapatones verdes y esa narizota roja, todo unido a la patosidad de sus movimientos, consiguieron que se granjease enseguida el favor del público, sobre todo de la grey infantil.
El clown Fortunato, radiante como un pavo real en su traje de fantasía, le esperaba en el centro de la pista. A partir de ese momento, el diálogo hilarante y las bofetadas de pega, cautivaron a la totalidad del público. Pero he aquí que de pronto sucede algo inesperado. Los ojos de Trompeto se cruzan con los de una niña de ocho años que le mira fijamente desde una localidad de pista. El augusto se queda inmóvil, como si se hubiese olvidado el guión, sin desviar su mirada de la niña, y entonces rompe a llorar. ¿Por qué llora el payaso?

Posibles finales:

A Esa niña le ha recordado a una hija suya que murió recientemente. El rostro de ambas niñas es tan parecido que no ha podido controlar su emoción.

B Trompeto fue hace muchos años el padre Eutimio Redáñez. Sorprendido en un acto de pederastia con una niña, hubo de abandonar el sacerdocio y rehacer su vida. En esta ocasión la Iglesia fue inflexible con su oveja descarriada, ¡y la niña de esta tarde era idéntica a la niña que él violó!... Por un momento, y a pesar de los años transcurridos, una mala jugada de su mente le ha hecho creer que se trata de la misma niña.

C El infeliz payaso sufre los primeros síntomas del alzheimer. Se ha quedado estancado, no sabe que está haciendo en una pista de circo, no sabe ni quién es él. Le da miedo esa niña que le mira fijamente. Está aterrado. Rompe a llorar.

D El augusto se queda inmóvil como si se hubiese olvidado el guión, sin desviar su mirada de la "niña", y entonces rompe a llorar. De sus ojos brotan sendos chorros de agua que mojan a la "niña". La "niña", que es una enana disfrazada, persigue a Trompeto por toda la pista ante el regocijo general. Rien los adultos y chillan los niños. El clown se echa las manos a la cabeza como subrayando el carácter "trágico" de la escena. La "niña" saca una pistola y se lia a tiros con Trompeto. "¡Bang!, ¡bang!", los tiros suenan como petardos muy gordos. ¡El espectáculo debe continuar!, ¡Viva el Circo!...

Yo elijo el final D

Sirva como humilde homenaje a la maravillosa gente del circo con la que siempre me he sentido identificado.

9 comentarios:

Piconera dijo...

El payaso se dio cuenta que la niña con su mirada penetrante le estaba viendo por dentro, que a pesar de su mascara de payaso esa mirada infantil capto toda la miseria interior que se acumula al ir creciendo.
El payaso lloro por que algunos niños ya tenian maldad suficiente como para ver lo que se esconde detras de una mascara y eso era sintoma inequivoco que la fantasia ya no es una cualidad de la infancia

Obdulio de Oklahoma dijo...

Los niños ven más de lo que creemos. Emotivo y duro comentario el tuyo, pero no exento de verdad.
¡Feliz lunes!

Alfonso dijo...

Los niños ven más de lo que creemos... Curiosa coincidencia, Don Obdulio, con los recuerdos que no hace muchas horas asaltaron mi memoria, sin venir aparentemente a cuento, sobre un episodio de mi infancia que tiene que ver precisamente con eso. Lo viví de tal manera y con tal intensidad que pienso convertirlo en una entrada. Aun hoy, casi 48 años después, lo recuerdo con la mísma claridad diáfana y el mismo sentimiento de emoción infantil de aquellos años. Dijo usted una vez que tenía buena memoria para los sucesos de su niñez, creo que en eso nos damos la mano, Don Obdulio.

¡Un abrazo!

calimeroesmalo dijo...

Me quedo con la D ( seguro k alguno pensaría q elegiría la b pero nooo).
Buena historia, el payaso que llora, me quedo con el final menos trágico , el que da un poco más de esperanza, el que permite que la historia continue y se oigan los chascarrillos y la risa y así Trompeto pueda seguir haciendo su función hasta que sea devorado por un león....¡ Porque no cotiza para jubilarse!
¡ Mierda era la opcion E!
" Trompeto vé a la niña y recuerda lo que era ser libre y no un esclavo del circo. Llora xke recuerda que pidió una oferta de trabajo y quiere escapar del circo pero ha escuchado que la edad de jubilación es cada vez más tardia y sus esperanzas se esfuman ahora que el circo lo vuelve a dirigir Angel Cristo"
Tachaaaaaan
'¡ Un abrazo y perdon x la tardanza en lso comentarios! ¡ Problemas personales me han tenido y tienen un pelin liado!
¡ Abrazos a todos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

No se preocupe usted si no aparece unos días, Don Calimero. A Anita también la echo de menos. Lo importante es que cuando vuelvan lo hagan con energías renovadas.
Me he partido de risa con su "opción E". ¡Felicidades por su buenísimo humor!
A Ángel Cristo le he tenido delante tres veces en mi vida. Las dos primeras cuando era el "rey del circo", ahí le vi trajinar con sus leones siendo muy aplaudido por los espectadores. La tercera me lo encontré echo un asquito en Atocha, cuando se puso con la pancarta pidiendo que le devolviesen los leones, haciendo una "ficticia" huelga de hambre. Doy fe de que le acompañé al bar de enfrente y se tomó un chupito de JB. Ángel Cristo es una caricatura de lo que fue. Qué contraste, lo bien que ha madurado su ex y lo chuchurrío que está él.
¡Abrazos, Don Calimero!, que se arreglen todos sus problemas enseguida.

Don Alfonso, supongo que si la vida tiene un sentido, el nuestro es contar lo que nos ha pasado en un blog. Así es, "aquellos tiempos" se recuerdan mejor que lo que hemos hecho el jueves pasado.
"Iba yo con mis cuarenta cipayos..." (El Abuelo Cebolleta)

MURRON dijo...

Pues si, yo me quedo con el final D, aunque te han faltado un puñado de globos negros atados a un cerdo sonrosadito y sonriente correteando tras un cura con sotana y sin ropa interior al que, en la apresurada carrera, se le podían ver los huevos colganderos como campanas en plena algarabía, con badajillo incluído, jajajaja
Pues si, me gusta el circo. Estas navidades hemos ido dos veces. NO he de decirte lo que ha disfrutado la niña y lo que he disfrutado yo. Fui al circo que ponen en la Vaguada, creo que es el circo mundial, pero no me hagas caso. Y luego al circo Teatro Price. Una maravilla. Reconozco que prefiero el Price, pero es que me da mucha pena ver a los animales. Ya se que es tradición que haya animales en el circo, pero siento una gran tristeza cuando los veo condenados a esa vida, sin poder disfrutar de su libertad y su habitat natural. En cambio el Price, que pasote, de verdad. Los payasos increibles, los acróbatas, la orquesta en directo. Bueno, todo, TODO TODODODOODODDO¡ bESOS PAYASETE¡¡¡

Obdulio de Oklahoma dijo...

Bueno, lo de la "tradición de animales en el circo" es para discutirlo. El viejo circo de la vieja Europs nunco tuvo animales, su repertorio era de saltibanquis y titiriteros. Cuando Occidente alcanza la gloria de los megacircos, coincidiendo con la explotación de los paises conquistados, se comienza a traer animales de lugares exóticos, principalmente África, para exhibirlos y ameastrarlos. Eso lleva a la época dorada de los circos colosales de tres y cuatro pistas. A partir de ahí, hasta los circos canijos se precian de llevar fieras, aunque se trate de cuatro leones aburridos y media docena de monos y algún caballo.
¡Besos!

ANITA dijo...

Me quedo con el D también.
Los niños desde muy pequeños ya ven payasos a dirario y sin pintar.
Besos mágicos

Obdulio de Oklahoma dijo...

La solución D es la que nos reconcilia con la vida.
¡Más circo y menos tele!
¡Besos con narizota de payaso!