martes, 29 de junio de 2010

Feria de España

Una tienda que se llama "Baratijas", está en la estación de autobuses de Murcia, es el típico lugar en donde se pueden adquirir todo tipo de pijaditas para regalos. Observo unos cartelillos que anuncian remedios infalibles para alcanzar el Cielo:
"HAY ROSARIOS IMPORTADOS DE FÁTIMA"... "TENEMOS ÁNGELES DEL MAL DE OJO"... "TENEMOS MEDALLITAS IMPORTADAS DE ROMA"
Para que luego digan que vivimos en un mundo laico y ateo. Aquí el que no se espiritualiza con la fe católica es porque no quiere.

En otra tienda, esta es de prensa y chucherías (además de las banderas de España que han florecido por doquier) reparo en los platitos grabados para regalar a seres queridos. Todos son cutrísimos pero me llama la atención especialmente este:

A mi padre
Por su sacrificio y tutela,
firmeza y autoridad,
quisiera mañana ser
reflego de tu bondad.
Felicidades.

¿Qué tipo de deficientes mentales escriben estas cosas y quienes se las producen industrialmente?... Parece un reclamo de la España decimonónica, ("firmeza y autoridad") "¡Toma, palo y tentetieso, mal hijo, que la letra con sangre entra!" "Reflejo de tu bondad"... "No seré tan bondadoso como tú, mi respetado e idolatrado padre, pero si vale con un reflejillo..."
Eso sí, "autoridad" rima con "bondad", el efecto literario para compradores poco exigentes está conseguido.


Un buen día
Amanece para ti un día maravilloso. No has conseguido conciliar el sueño desde las cuatro de la madrugada. Hoy tienes médico, acudes a la cita y te vuelve a recitar las medicinas de siempre y otra nueva. Ayer estuviste en el especialista y no te sirvió para nada. Desconfías de esas medicinas pero te dejas la pasta en la farmacia. Tu mierda de sueldo ya se resiente al segundo día de sacar las pelas del cajero. Acusas la falta de sueño y se te olvidan las cosas. Te encuentras molesto, jodido... Y de pronto te sucede lo más maravilloso que podía sucerte en un día como hoy: Un niño encantador ameniza tu viaje autobusero con su llorera estereofónica. ¡¿Existe felicidad mayor?!...



¡¡Bien por La Roja!!
¡Ya estamos en cuartos de final, Anita!, y lo importante es que Piqué salió integro. Soberbio partido de la Selección Española que me entusiasmó y emocionó. Tan soberbio que no se me cerraron los ojos a pesar de no haber dormido lo suficiente la noche anterior.
Y el sábado contra Paraguay. "¿Para qué?, ¡Paraguay!", que dirían Tip y Coll.

11 comentarios:

ANITA dijo...

Obduliooooooooooo estamos en cuartos jejejeje y mi Piqué sigue con sus gonadas en su sitio jajaajja.
Gran partido la máquina Ronaldo paaaaaaaaaaa casaaaaaaaa, bueno total el fútbol es lo que tiene unos ganan otros pierden. Esperemos que no la caguen el sábado, yo creo lo tienen chupao jejejee. Eso si mi cabeza al día siguiente está dolorida de tanto ruido, encima mi señor marido se ha aficionado a las bocinas y me tiene loca jajaj.
Joer caballero como me empieza el día puffffffffff ¿no le dieron ganas de asesinar al nene llorón jajaj?
Cuando leía lo de los puestos de baratijas, me acuerdo un día en un centro comercial de Madrid que en sus anchos pasillos había muchos puestecillos de esos, vendían de todo y la verdad a cada cosa mas chorra, una cuñada compró dos mecheros que grababan en el acto el nombre y que a dos encendidas dejaron de funcionar. Los rosarios y demás cosas bendecidos jejej es como los ecapularios con el trozo tela las bragas o calzones de un santo jajaja ¿quien se traga que llegue para tanto hombre?
Hay para todo, es lo mas in de los puestos donde hay apariciones y debe dar para mucho, algunas que hablan con vírgenes tiene unas buenas fortunas.
En fin cada cual se compre el recuerdo le plazca la sugestión es la mejor medicina jejej, por cierto que horror la plaquita con ese verso coño, falta poner viva Franco jajaja.
BESOTES CON LA ROJA PUESTA INCLUIDO TANGA

Redaccion dijo...

Es lo que tiene la medicina de hoy, no te cura pero te entretiene.
Sobre la Roja SA, no hablemos que me enciendo.

Redaccion dijo...

Redaccion soy yo, Jesus

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡joder, Anita, cuánta segunda intención, que si lo tienen chupao, que si "mi Piqué"...!, y ahora resulta que tenemos a todo un señor cocodrilo tocando una bocina, ¿cómo es eso?...
¡Usted lo ha dicho, yo quiero ver los Mundiales de Fútbol Femenino en tanga!... ¡Uf, ahora sale el del otro día a reñirme por machista!, ¡perdón, perdón, perdón!
¡Besos de cuartos de final!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buenas tardes murcianas calurosísimas, Don Jesús!
Sabía o intuía que Redacción era usted.
¡Abrazos!

Alfonso dijo...

Aunque tarde, asomo mi nariz por su respetable blog, Don Obdulio.

Tengo el ordenador hecho unos zorros por los "script", o como coño se llamen esas mierdas que entran en el disco duro y hacen que te desesperes de lo lento que va y acabas mandando el ordenador a tomar por culo...

Pero, hoy, parece que funciona algo mejor, después de haberle revuelto un poco las tripas, según mis limitadísimos conocimientos de informática.

Vamos al tema. Yo también he tenido hoy una experiencia encantadora con una niña. Pero esta vez de verdad, no ironizo. Sonó el móvil por asuntos de mi trabajo, aparque el coche para poder hablar mas tranquilamente y el calor me hizo salir del mismo. Acababa de hablar por teléfono cuando noto que algo me tira de la pernera del pantalón. Bajo la mirada y me encuentro con que es una niñita la que, agarrada a mi pantalón, tira de el para llamarme la atención. Le alzo las cejas sonriéndole y me dice voz en grito: ¡¡¡Papa Noel!! (comprensible por mi luenga barba y pelo ya prácticamente blanco) Me hizo una gracia infinita, y claro, no se me ocurre otra cosa que soltarle la característica risa "noeliana": ¡¡¡Jo-jo-jooo!!! Como vio que tenía el móvil en la mano, se acerco a la madre que estaba marujeando con otras madres y le pidió el móvil que esta tenia también en la mano. La madre, distraída, porque callara en su insistencia, se lo dio, volvió a acercarse a mi se llevo el móvil a la oreja y empezó a hablarme como si me llamara por teléfono. Yo le seguí el juego e hice lo mismo y empezamos una conversación de lo más surrealista. Las madres y otras personas (era la puerta de un colegio) al darse cuenta se quedaron mirando divertidas por la escena.

Alfonso dijo...

(sigue) Era una de esas situaciones dignas de que una cámara la hubiese grabado. Un tío Brandon, de pelo y barba blanca, hablando aparentemente por el móvil (lógicamente estaban apagados, nos escuchábamos los dos de viva voz pues estábamos frente a frente) con una niñita de unos 4 años, que no me llegaba a medio muslo, de los regalos que por anticipado me empezó a pedir, toda convencida de que yo era una especie de "Papa Noel" de verano. Primero me soltó toda una retahíla de lo buena que había sido para convencerme de que se lo merecía, y mirado de vez en cuando a la madre exclamaba "¿verdad, mama?", como intentando que la madre avalara sus argumentos para convencerme.

Os juro que llegue a emocionarme. Cuando "acabamos" la conversación petitoria, mire a la madre para pedirle permiso con mi gesto de cogerla en brazos y subirla a la altura de mi cara. El abracito que me dio me rompió el alma de satisfacción. Solo puso algo de mala cara cuando le dije que tenía que esperar a Navidad para que pudiera recibir los regalos. "¿Y por que?", pregunto la niña torciendo un poquillo el gesto, "porque en verano no hay nieve y el trineo donde van los regalos no funciona", acerté a contestarle. La niña, como vio que los adultos que nos rodeaban se reían, se lo tomo como una contestación "positiva" y sonriendo me dice "pos bueno..."

Me dio dos o tres besos mas, metió su manita entre mis barbas, y la baje al suelo de nuevo. No me metí en el coche, hice como si me alejara mientras la saludaba con la mano.

Y me quedo la dulce sensación de haber contribuido positivamente en la imaginación de una niñita que se quedo encantada de haber conocido a Papa Noel en pleno verano, en camisa de mangas cortas.

Las madres, con la mirada, me agradecieron el gesto y desaparecí metiéndome en el bar que tenia enfrente para tomarme una cerveza bien fría a la salud de lo poco que cuesta, a veces, hacer feliz a un crío que ha puesto en marcha su imaginación y la ilusión que eso le provoca. Antes de llevarme la copa de cerveza a la boca, la levante y por lo bajinis volví a decir aquello de "jo-jo-jooo" y el camarero, que me vio, me miro raro. No me importo en absoluto.

Pues eso: bien por la roja y a demostrarles a "Para-guay", nosotros, que si que somos los más "guays".

Un abrazote Don Obdulio.

Alfonso dijo...

Donde dice "Brandon", ten´´ia que decir "grandón".

(Resulta que no me funciona los acentos en el teclado y me voy a Word para que me corrija las faltas. Entonces, sin darme cuenta, se me cuelan sustituciones de palabras que no son las exactas.)

calimeroesmalo dijo...

Pos puede resultar molesto lo de los platillos con esas inscripcionesa esos padres tan cariñosos que educaban a base de cinto e insultos...Ainss!!
Y claro, tu llegabas a casa con uno de esos platillos y tu padre fumando un habano te lo apagaba en un ojo por regalarle mariconadas y te sofocaba la cabeza en la bañera para ver que no te habías vuelto un invertido!!
¡ Y gracias a gente asín podrías acabar siendo alguien importante como un importante chofer de famoso o un banquero!
Sin embargo Obdulio, creo que esos recuerdos y obsequios se van a extinguir por los más nobles gatos chinos que bajan el puño ( que pasarán a ser reliquias en futuros venideros) o los entrañables puños americanos de los Latin Kings con dedicatorias como:
" Tu me das la pasta
yo te quito la encia
to me gritas que basta
y yo te arrejumo mas todavía"

¡ Ainss que bello arte callejero que perdurará en las tiendas de los obsequios venideros de toda España ! ( menos Cataluña que será Monarquía independiente).
Espero que se nos mejore Obdulio, que su salud y buen humor es necesario para todos nosotros.

De la actuación de ayer de la Roja solo diré:
¡ LLOREEEEEEEENTEEEEEEEE!
Y juas juas juas, CR9, dedicate a vender zapatillas majo...
¡ Un abracete Obdulio!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hello, Santa Klaus!
Yo también me porto bien, la putada es que no tengo chimenea, ¿por dónde entraría usted en mi casa?
Conmovedora anécdota, diálogo surrealista entre un representante de la tierna infancia y un hombre sabio de aspecto venerable. "Venerable" se les ha llamado siempre, al menos en literatura, a los hombres con barba. No me gusta decir "barbudos" porque me suena a cabezudos, boludos, pelotudos y, sobre todo, a los putos santones islámicos y los jodidos ultraortodoxos.
Pues activó usted a tope las ilusiones de la niña y a su vez se sintió niño, retornó a lo más bonito de la infancia: el mundo de las fantasías, de la inocencia.
¡Qué embriagadoramente feliz fui yo cuando me auparon a la altura del Rey Baltasar, que iba montado en su caballo, para que me diera un beso!... No dejé de creer en los Reyes magos cuando otros niños me contaron que los Reyes eran los padres, sino cuando les empecé a ver a bordo de carrozas de centros comerciales. Los auténticos Reyes son los de mi infancia, los que iban a caballo, y el auténtico Santa Klaus para una vivaracha niñita de cuatro años es el Santa Klaus que un día de Julio de 2.010 habló con ella por el móvil.
¡Abrazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buen día, Don Cali!
Mi salud es buena dentro de lo que cabe y de que ya no cumplo los cuarenta, sólo hay un pequeño lastre por ahí que no terminan de quitarme los galenos.
Pues eso, ¿qué les importa a Ronaldo y cia ser eliminados del Mundial si van a seguir cobrando un porrón de millones. A los que les jode es a los aficionados, esos "incondicionales sufridores", todos los que se pintan la cara, se disfrazan de indios o marcianos, tocan cornetas y tambores... después de haberse gastado un pastón en el viaje al culo de África. ¡Pobres criaturillas!
¡Que tenga usted un estupendo jueves, incluído el fin de semana!
¡Abrazotes cordiales!