martes, 11 de enero de 2011

Cuando yo fumaba

¡Oh, aquellos tiempos!... Se podía fumar en todas partes: autobuses, trenes, aviones, tiendas, farmacias, ambulatorios, casas de socorro... En las iglesias no, el clero siempre ha llevado la contraria en todo, lo cual me hace sospechar que el día menos pensado van a permitir fumar en misa para incomodar al gobierno.
Cuando yo fumaba, quedaba como muy fino preguntarle a tu vecina de asiento en el tren o en el autobús: "Le molesta el humo?" El 99% de las veces te respondían que no, lo cual te hacía quedar como un caballero y seguir fumando. Te decían que no y eso que había muy pocas mujeres que fumaban. El 1% restante solía ser alguna gorda fea o alguna vieja gruñona.
Cuando yo fumaba - yo empecé a fumar a los 13 o 14 años - ese hábito era lo más normal del mundo. Nadie te asustaba con fantasmas como el cáncer o el tabaquismo, y en calidad fumador ganabas un cierto prestigio entre los chavales de tu pandilla. Te sentías adulto y demoledor como Humphrey Bogart, legendario como el vaquero del Marlboro (que, por cierto, tengo entendido que murió de cáncer) interesante como los actores que fumaban en el escenario y que parecía que nos daban lecciones sobre las más diversas maneras de llevarse el cigarrillo a la boca con elegancia.
Cuando yo era muy joven y fumaba, fumar era un signo de distinción social, un placer, una gozada, una delicia de chorros de humo penetrándote, haciéndote sentirte muy macho, muy guapo, un artista, el rey del mambo, Humphrey Bogart...
Y otra cosa: Cuando yo fumaba el tabaco era más barato.
Y algo para meditar: Resulta más fácil quitarse del tabaco que quitarse a la ETA de encima. (Cuando yo fumaba, creíamos que la ETA sólo mataba a los malos)

8 comentarios:

ANITA dijo...

Llevo 10 días que solo he fumado dos cigarros por no poder aguantar el monazo que entra. El resto del día me da por comer aggggggg.
No se si seré capaz de no recaer.
Voy a seguir estudiando
Besos frescos

pd- Los fumadores piden que les dejen en paz. No son terroristas
En los lugares de ocio es absurdo no se permita fumar.

El Periódico de El Prat dijo...

Las vueltas que da la historia, no se si volvera la moda de fumar

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ni dos cigarros ni uno, Doña Anita. El corte tiene que ser radical. A mi me duró el mono unos quince o veinte días. Superado esto... ¡a vivir sanamente! De todas formas... ¿cómo se le ocurre dejar el tabaco precisamente cuando está estudiando? Debería hacerlo en una época menos estresante para usted.
En cuanto a lo otro, tiene razón, lugares como discotecas, pubs, etc., lugares de ocio nocturno... deberían estar exentos de estas medidas.
¡Besos saludables!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡No volverá, ilustre cronista!... Imposible que vuelva si, como usted sostiene, esto se va al carajo en el 2.012.
¡Abrazos casi de despedida!

calimeroesmalo dijo...

¿ No es un poco de subnormales que no se pueda fumar en un BAR pero si entrar a comprar tabaco?
¿ que el año pasado tuviesen la obligación de hacer reforma muchos de ellos para tener espaciado ( por medida) una zona de fumadores y no fumadores y hoy ese espacio sea un dinero perdido?
Y eso que no soy fumador y este ha sido el 1º finde que llego a casa sin k la ropa me apeste a humo...Pero aún así hay cosas que no me entran....
¡ Abrazotes!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Tiene usted razón, Don Cali, es una ley con algunas contradicciones. ¡Ay, qué jodíos legisladores!
¡Abrazos sin dejarle olor a tabaco!

Alfonso dijo...

Yo soy de los que se jactan de verdad de no haber fumado en su vida. Menos, si a fumar se le puede llamar haber quemado tabaco en alguna boda y tras dos caladas sin haberme tragado el humo, porque la tosera y el mareo serían insoportable.

Ahora bien, nunca me molestó que los fumadores lo hicieran a mi lado, o encontrarme en algún local con gente fumando y haber una "niebla" que ni la de Londres.

Como dice Cali, la ventaja de que no se pueda ya fumar en recintos cerrados es que sales a la calle sin que la ropa huela a tabaco, amén de evitar ser fumador pasivo, que es lo que sido toda mi vida.

Como no fumador que soy, pues qué queréis que os diga, que "agradezco" poder entrar en cualquier local con el aire más o menos limpio.

Como todo, dentro de un par de años, lo más normal del mundo.

Saludos.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Usted lo ha dicho, lo más normal del mundo. Cuando se suprimió la fumadera en trenes, aviones, etc., los bocazas decían que ya no iban a viajar en esos medios de transporte. Ahora se sube a usted a un autobús y no ver humo es lo más normal del mundo.
El ser humano se ha tirado milenios sin fumar hasta que apareció el tabaco. No es tan difícil volver a la misma situación.
¡Abrazos!