domingo, 30 de enero de 2011

Domingo montañero

En la montaña oigo los cánticos de los pájaros y los ladridos lejanos de algún perro. Me recuerdan que el silencio es sólo una idea. También oigo el zumbido lejano de un ciclomotor. Me recuerda que el hombre es un animal de dos patas.

Ayer me llovió en la montaña, poco antes de llegar al peñasco de la cruz. Soñé despierto con las montañas de Asturias, con el agua cayéndome a cántaron entre Oviedo y Cabruñana, en Sobrado Dos Monxes... Alcancé mi objetivo enfundado en el impermeable nuevo de este año y disfruté de una panorámica de Murcia bajo la lluvia. Inusual panorámica.

Voy oliendo a bosque y a tierra mojada mientras desciendo al valle. Siento la satisfacción del deber cumplido: oler la naturaleza, aunque no sea un deber.

La lluvia arrecia y el albergue más próximo es mi casa. Aún me queda más de una hora de camino. Lo que empezó siendo una lluvia amable se ha convertido en una lluvia copiosa, incesante. El impermeable cumple muy bien su función, pero yo me quejo porque soy humano.

9 comentarios:

http://proyectoscpc.net/WP/2011/01/el-artesano-de-la-delicadeza-y-la-exquisited/ dijo...

Pues no debería usted quejarse de la lluvia y menos en esa tierra árida donde vive. La lluvia es algo maravilloso. Siempre me gustó pasear y mojarme mientras llueve y el olor a tierra mojada. Es un olor que no se olvida fácilmente. Espero que además del impermeable llevase usted ropa de abrigo. Vi en las noticias que por Murcia iba a llover. Por cierto, yo también echo en falta el verde y la lluvia asturiana. Besos¡¡¡

murron dijo...

era yo

El Periódico de El Prat dijo...

Son las pequeñas incomodidades de la naturaleza, le ciudad tiene otros riesgos

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hello cpcmurron!... ¡Encantadísimo de tenerla otra vez por aquí tan pronto!
El cabreo no era por la lluvia en sí, sino por otras razones, a la riñonera no la cogí el punto y se me iba para abajo como el pantalón de Cantinflas, y llevaba la prenda de más abrigo también enrollada a la cintura, porque la putada del "entretiempo" es que tan pronto bajan como suben las temperaturas y es una putada, tienes que andar quitándote y poniéndote ropa, y si a todo esto le añades que empieza a llover... pues eso, un lío.
¡Besazos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Usted lo ha dicho, señor director, la "jungla de asfalto" es más cabrona.
¡Buena noche nocturna del lunes!

ANITA dijo...

Un buen paseo montañés y oler el campo y su grandeza hasta bajo la lluvia aunque moleste aún sigue siendo un rico placer lejos de la contaminación y el ruido de la ciudad. Yo este finde me he dado un buen paseo bajo la nieve haciendo fotos y olvidando un rato las prisas y los agobios diarios, eso si me jodió mojarme al final el pelo me cuesta una hora alisarlo jejee.
Besos blancos

Obdulio de Oklahoma dijo...

Yo también hice muchas fotos de la nieve en Manchester. Me encantaba salir de casa prontito cada día y darme un paseo pisando nieve. El Rey lo hace con esquís, pero yo no tengo.
¡Besos níveos de muñeco de nieve con cara de felicidad y una zanahoria por nariz!

calimeroesmalo dijo...

La cosa es quejarse......
O bien xke se es humano o bien xke es una condición indiscutible del ser humanoide...
Bonito es el campo. Lo unico si kitasen los insectos o si en vez de tener que escalar pa ver las vistas de la cima del monte me pusiesen escaleras mecanicas...
O xke la gente alucina al ver peces en el mar cuando va a la playa pero no se asombran de ver arboles cuando van al monte?
La verdad q es una cosa muy curiosa....
¡ Abrazucos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

En este tiempo no joden los mosquitos, tranqui, dese usté una vuelta, es mu sano. Con escaleras mecánicas pierde la gracia.
¡Abrazos montañeros!