miércoles, 19 de enero de 2011

Mentes preclaras

Hoy cumple 81 años Edwin Aldrin, ex astronauta, un hombre que tiene clarísimo que el hombre estuvo en la Luna, a pesar de los numerosos idiotas que siguen negándolo.

En el anterior partido de Copa del Rey, Real Madrid-Atlético de Madrid (hoy es el de vuelta) se guardó un minuto de silencio por Juanito Navarro, madridista acérrimo desde tiempos antañones. El Frente Atlético no respetó el minuto de silencio y lo rellenó con sus rebuznos. ¿Por qué?... Pues, fíjense, precisamente por lo dicho, porque Juanito Navarro fue madridista.
No es de extrañar que tal tipo de mentes preclaras nieguen la llegada del hombre a la Luna, la evolución de las especies, la redondez de la Tierra...

Están de moda las series televisivas sobre la familia real de aquí. Parece que es un filón. Los "royals" resultan tan atractivos para la audiencia como Belén Esteban o las cargas policiales con muertos.
Brindo esta idea para que la desarrollen los preclaros guionistas televisivos: Una versión de Heidi con el rey Juan Carlos y su nieta la infanta Leonor. El argumento se desarrollaría de la siguiente manera: Muere intoxicada la familia real por ingesta de sardinas en malas condiciones. Sólo se salvan el rey Juan Carlos y la infanta Leonor porque cenaron pollo al ajillo.
Estalla otra guerra civil y su consecuencia es la implantación de la tercera república. El gobierno revolucionario republicano fusila a toda la Conferencia Episcopal, los fachas de la caverna mediática, banqueros, grandes empresarios, especuladores diversos y otras malas hierbas.
En vista del cariz que toman los acontecimientos, el rey Juan Carlos y la infanta Leonor huyen a los alpes suizos. Ocultos bajo las personalidades de un venerable abuelito leñador y su candorosa nieta huerfanita, los dos protagonistas viven las más hermosas aventuras entre idílicos paisajes nevados y un cielo azul fascinante. El rey dirige sus mensajes navideños a los pajarillos, aunque la nostalgia le invade y a veces se le escapan algunos lagrimones.

4 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

Me ha emocionado con su serie sobre Hei...Sobre la Infanta Leonor y su entrañable abuelico....
Pero hay más, cuando a veces les sube comida desde el pueblo ese extraño ser medio deforme que en secreto un día estuvo presente en la familia real...( hasta se comenta que tuvo su propia figura en el museo de cera pero que nunca logró llegar a ser tan tétrica como la real).
Bueno pues el aguelico baja al pueblo de vez en cuando en moto y alguien le reconoce xke creyendole muerto se propaga un video porno de él con una domadora de leones y....Bueno, que todos nos sabemos la historia...
Triste lo de Juanito Navarro y que exista gente asin.....
Y triste lo de Aldrin, que haya gente que piense que este hombre subió al espacio cuando de todos es sabido que no existe la Luna....
¡ Malditos conspiradores!
¡ Abrazotes!

El Periódico de El Prat dijo...

Yo lo que quiero ver es la segunda parte de la teleserie. Cuando el rey se lia con todas esas actrices, cantantes y decoradoras cual Berlusconi desatado.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Malditos conspiradores, Don Cali!, ¡je, je, je...! No creo que Don Monarca esté ya para muchos trotes moteros. Bueno, la nieta podría hacerse motera y llevarle de paquete. La historia también podría tomar un rumbo siniestro: Al cumplir sus trece añitos, Doña Leonor, es secuestrada por agentes de Berlusconi con fines siniestros. ¡Oh!...

Obdulio de Oklahoma dijo...

Que no, señor periodista, el rey tampoco está ya para orgías con nadie, ¡que Berlusconi sólo hay uno!
¡Abrazos!