jueves, 7 de julio de 2011

Cosillas de mi vida cotidiana

Ayer, estando sentado en Picadilly cerca de una señora cubierta con un nikab, llegó una niña que supuse que era su hija. La niña traía un helado para la señora embozada. Ante mi sorpresa, la señora descubrió su rostro y se entregó, lenta y placenteramente, a degustar el ice cream. Y yo que creía que estas obscenidades sólo las hacían en la intimidad.

Una de mis profesoras de la Manchester Academy of English podría ser mi nieta por la edad. Es una criatura rubia y coloradita, una muñeca pepona. Cuando termina la clase me pide que me ponga mi nariz de payaso y le haga alguna gracia.

Estos días hay masificación en la academia. Parece ser que ha venido mucha gente de vacaciones a aprender inglés. He notado la presencia de algunos españoles.

Una de las secretarias de la academia, la que me hizo la ficha de ingreso, es una polaca que habla estupendamente el español. Su novio es de Santiago de Compostela. Un día me comentó que hay en Manchester colonias muy cerradas de indios y pakistanís que no hablan una palabra de inglés. No todos, naturalmente, tengo compañeras pakistanís en clase. Ayer conocí a una chica libia.

Ayer tuve mi primer contacto con el médico. Nada malo, sencillamente que se me habían acabado las medicinas que traje de España. El Doctor Bacall (Judio como Lauren Bacall) ha sido muy amable en el trato. Para mi resultaba exótico, viniendo de España, ser atendido por un galeno con el casquete ese en la cabeza, como el del Papa, pero en negro.
La interprete que me ha tocado esta vez ha sido una fornida rusa que aprendió el español en Buenos Aires porque tuvo un novio allí.
Las medicinas, ya lo dije otro día, son gratuitas. Las pruebas que me hicieron han dado excelentes resultados, bien de tensión, de colesterol, de todo. No le he dicho lo del dolor de espalda para no perder el tiempo, ya se me pasará. (No hay esperas en el Medical Help, te atienden a la hora exacta en la que estás citado.

Ultima hora: Hoy me he quedado sin clase, la masificación ha agotado las plazas disponibles.

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Vaya, ahora que estaba yo pensando ir unos dias a dar unas cuantas clases.
Así que medicinas gratuitas, no tienen que sufrir las mafias farmaceuticas de España.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Así es, sin duda la Sanidad funciona mejor que en Spain.
Abrazos!