miércoles, 31 de agosto de 2011

Buena cara

Hambre en el mundo... En qué mundo?, en el mundo de quién?... Nunca oigo decir "riqueza en el mundo" porque el mundo de los ricos es sólo el mundo de ellos, la riqueza está en su mundo, no nos la contagian, la riqueza sí. La pobreza es una epidemia que puede llegar hasta nuestra casa en cualquier momento.
No aparecen fotos en la prensa en las que se vean a cientos de ricos por las calles clamando por una situación mejor. Para ellos lo mejor es ganar más millones, pero no lo gritan, hacen sus fortunas a la chita callando. Los pobres tienen mala cara, los hay famélicos o moribundos, o simplemente jodidos, depende del continente en el que hayan nacido, del gobernante de turno, de la crisis, de las guerras interminables, del capitalismo salvaje, de las hipotecas, de que no les toca la lotería ni poniéndole perejil a San Pancracio...
Los ricos no tienen mala cara ni buena, sólo son ricos. Las caras de los ricos empiezan a parecerse a las de los pobres cuando ya llevan un rato sin respirar. Los tonos amarillentos y verdosos de los cuerpos en descomposición van igualando a ricos y pobres. Eso sí, a los ricos les entierran con más lujo y acude más gente a despedirles, y sus últimas residencias suelen ser panteones muy vistosos. Los panteones en donde yacen los ricos tienen muy buena cara.

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Se les debería de caer la cara de vergüenza

Javi Rumí dijo...

"Al mal tiempo buena cara", eso lo dijo un rico seguro.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Jo, qué revolucionario está usted, señor director!
Buenos días!...
Casualmente hoy el cielo tiene buena cara en esta city.

Obdulio de Oklahoma dijo...

O un conformista, Don Rumi, o un "obrero de derechas", je, je!... de los que van a aupar al poder a Don Rajoy