sábado, 20 de agosto de 2011

Un poco de historia familiar... con moraleja.

Mi difunto abuelo materno, en su juventud, intentó llevar el evangelio cristiano a los más desfavorecidos. Con varios colegas recorría la costa en un barquito. Y he aquí que en algunos pueblos le recibieron a pedradas. Mi abuelo se hizo una reflexión: "Si sólo venimos a hacer el bien, porqué nos tratan así?... Sin duda, algo falla"
Le faltó tiempo para cambiar el chip (aunque a principios del siglo XX no se dijese "cambiar el chip", je!) y continuó su labor desde otro frente: el laicismo y la cobertura de un sindicato obrero. Y tanto él como su esposa, mi difunta abuela, fueron dos personas muy queridas por la gente, pues siempre de desvivieron por ayudar a los demás. Durante la guerra civil sus hijos, mis tíos, lucharon a favor de la legalidad constitucional, y eso les costó muy duras represalias en la posguerra.

Ya quisiera yo que - aunque fuese una mínima parte, un ridículo porcentaje de los que asisten a los fastos del Papa y su sequito de clérigos arrogantes (Martínez Camino: "Los que se oponen a la visita del Papa son unos parásitos") - entrasen en razón y cambiasen el chip, que se diesen cuenta de que el cristianismo, ampliamente entendido como servicio a los demás y defensa de las libertades - ya no está en esa Iglesia pomposa y anquilosada ni en ese Papa integrista que sólo ve el demonio en una polla con preservativo e ignora la cruda realidad del mundo. Eso sí, él está muy bien protegido de pedradas en su papamóvil blindado.

(El post de abajo es para el "Concurso de relatos veraniegos" de El Periódico del Prat)

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Desgraciadamente hoy en dia a los sindicalistas tambien se les recibe a pedradas...ya nadie cree en la bondad.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Los tiempos cambian, sin duda, pero la Iglesia siempre ha sido la misma.
Buen domingo!

calimeroesmalo dijo...

La bondad es un invento que ya no vende, escasea y encima da perdidas y no desgrava.
Buscar buenas acciones en el Papa es un ejercicio de ironía y jugar a doble moral si lo comparas con la figura a la que representa en la Tierra, Jesucristo. Y tanto en acciones como en moralidad ( y usando su imagen como han hecho en las JMJ ).
La verdad que la hipocresía ha demostrado tener cara y encima precio y lo que es peor, jovencitos bebiendo en las calles y usando condones mientras adoran al Papa, luego confiesan sus pecados y ¡ Santas Pascuas! ( nunca mejor dicho, y eso de los condones tb pasó en las JMJde Juan Pablo 2º en Roma).
Lo que no entra en mi cabeza ( que debo ser muy tonto) es xke la policíaque ha demostrado ser muy suelta de porra, no se ha liado a dar leches a los seguidores del Papa que hacían botellón en las calles ante las quejas de los vecinos, mientras que ante los asentados anticlericales que simplemente se asentaban , se soltaban que daba gusto...
En fín...
¡ Abracetes!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Y una monja le echó la bronca a una guapísima señorita que se quedó en sujetador para combatir el calor, que lo he visto hoy en el periódico, incluída la foto. Y el pobre Berlanga se nos ha muerto, con la de ideas que podía sacar de estos esperpentos.
Abrazos, Don Cali!