miércoles, 21 de octubre de 2009

Muy insólito

Secuestran un ascensor con todos sus ocupantes y obligan al ascensorista a llevarlos a Marte. Se trata al parecer de una peligrosa banda de alienígenas secuestradores de ascensores y tranvías que operan en la región de Murcia y sur de Albacete. Estos truhanes de las galaxias están siendo muy buscados por la policía de todo el mundo e incluso de otros mundos.
Última hora: El dueño de tiendas y oficinas en donde ha tenido lugar el secuestro del ascensor, afirma que allí no trabajan ascensoristas, que debe tratarse del chico de la floristería, un chaval muy presumido al que le gusta disfrazarse de cadete de la guardia real.
Seguimos sin noticias del ascensor secuestrado, de antonio Anglés, del monstruo del lago Ness, de los secuestrados del Alakrana, de la destitución de Abel Resino como técnico de Atlético de Madrid, de la salud mental de Maradona, de los huesos de García Lorca, del Anticristo y de los biznietos secretos de Paquito el Chocolatero. Les mantendremos informados sobre el caso Gurtel y estaremos pendientes de cualquier noticia que vaya surgiendo sobre el accidente que ha tenido el Papa cuando se dirigía en monopatín a una fiesta de Halloween organizada por el colectivo de monjitas lesbianas sin fronteras.

13 comentarios:

Jesús dijo...

La vida del periodista ya se sabe, es un continuo trepidar

Obdulio de Oklahoma dijo...

Así es, Don Jesús.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hola, Anita! Los "legionarios de Franco", sin embargo, no se han dado ninguna prisa en retirar las fotos y las estatuas ecuestres de su adorado caudillo. Será porque no se dio al desenfreno sexual como el menda ese, dada su calidad de picha fría, que ni a Doña Carmen tocaba el casto caudillo.
¡Besos!

calimeroesmalo dijo...

jajajajajjaa ¡ Menudo aluvión de noticias Obdulio!
¡ Es un no parar!
¡ Encuentran antes al secuestrador del ascensor que el autentico censo con los asistentes a la manifa antiabortista de Madrid!
Un abrazo bien gordo
¡ Has estado grande como siempre Obdulio!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ni he estado grande ni soy grande, Don Calimero, soy un puto fracasado que se entretiene juntando palabras. Es usted muy cortés.
¡Abrazos!

Alfonso dijo...

Don Obdulio, no sea usted tan negativo y duro para sí mismo, hombre.

Nadie que mantenga inquietudes vitales y trate de transmitirlas, bien en serio, bien en clave de humor puede sentirse un fracasado. A menos que ese concepto sólo se traduzca en los términos que nuestra cultura occidental, con EE.UU. como abanderado máximo, entiende por "fracaso", que es todo aquél que aunque sea una eminencia intelectual no ha hecho un puto duro en su vida. Es decir, la aplicación del principio del "tanto tienes, tanto vales".

Nunca emprendí un negocio, no por falta de aptitudes, digo yo, sino porque "me duele la gente", y me falta ese componente de dorar píldoras, marear perdices, dar gato por liebre y demás "virtudes" tan necesarias en cualquier negocio que se precie si además quieres alta rentabilidad a corto plazo.

Aclaro, no todos los autónomos, pequeños negocios y otros emprendedores son todos unos marulleros y unos chorizos. No es eso. Pero a partir de ciertas aspiraciones te has de convertir en un tiburón dispuesto a dar dentelladas a diestro y siniestro. Y si consigues montarte en el euro, entonces, eres un "triunfador".

Resumiendo, soy un simple asalariado que pretende realizar su trabajo con la mayor profesionalidad posible y no me siento un "fracasado". Al contrario, doy gracias a los "dioses" por haberme concedido, aunque sea sólo un poquito, una cierta dosis de autoestima que trato de proyectar positivamente hacia lo que me rodea.

Don Obdulio, estoy seguro que usted es de aquellas personas a la que da gusto conocer, y mejor conversar.

Saludos afectuosos.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sé lo que me digo, Don Alfonso. Todo lo que opina usted está muy bien pero no es para mí. La autoestima la tengo muy degradada. En una sola cosa tiene razón: trato de proyectar buen rollo hacia los demás, simplemente eso, pero nada más que en lo superficial, y los halagos no los soporto desde hace mucho tiempo.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

JAJAJA el comentario del caudillo jaja muuuu bueno si señor.

Esta noticia es preocupante, ¿que hará junta tanta gentucilla en Marte?
Joder a los pobres marianos se lo digo yo. Serán sus esclavos.
Yo conozco a varios que no les vendría mal se los llevaran pero al sol que quema y jode mas.
En fin a pesar de vivir en un último piso creo que no vuelvo a coger el ascensor ni para casa ni en ningún sitio mas.
Cualquiera se fía huy huy.
Abrazos

Alfonso dijo...

Don Obdulio, mi halago, como usted dice, fue una deferencia de afecto y amistad. Nada más. No lo hice de forma fatua. Otra cosa es que no los acepte de ninguna de las maneras. Si es así, lo retiro. No hay problema.

A mí, si quiere, me puede seguir halagando, como otras veces ha hecho, pues he entendido siempre que ha sido generado por un sentimiento de afecto. Y que le quieran le gusta a todo el mundo, incluso a usted, aunque esté reñido consigo mismo.

Un abrazo.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Otro encuentro con Anita, bravo!... Ya ves que voy de arriba a abajo y hoy estoy muy contento con tus visitas.
El ascensor es un habitaculo viajero en vertical (¡qué bien me ha salido!) que ha dado mucho juego en el cine. Hay divertidas escenas con caballeros azorados a escasos centímetros de escotes femeninos panorámicos. Y luego está la clásica frase para iniciar un mini-diálogo ascensoril: "Parece que va a llover"
¡Besos muchos, Anita!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Don Alfonso, no me refería a usted en concreto. Obviamente no soy tan ridículo como para rechazar una frase cortés. Hablo en términos generales. Cuando uno ha demostrado mil veces talento, y no estoy hablando de la escritura en particular o del humor en particular, y sólo ha recibido zancadillas, menosprecios o trabajos de mierda, el carácter se va agriando con el tiempo y el cinismo y la misantropía afloran hasta cierto punto. El punto lo pone uno porque no tengo nada en contra de la gente sencilla y no tienen porque soportar las quejas de un fracasado, pero tampoco me hace gracia recibir felicitaciones. No sé si me explico como quisiera.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

Ayer tuve suerte y pude comentar en tos lados y me encanta venir a su blog caballero.
Se nos olvido añadir que el ascensor a veces es un foco de gas mortal.
Si va lleno y alguien se tira un pedo insonoro joder como sales jajajjajaa. Ya nadie enseña las manos lo sabemos todos jajajaj
Mas besos

Obdulio de Oklahoma dijo...

Buf, hay ascensores que son focos de todo. En barrios marginales los he conocido con porquería de todo tipo, meadas y hasta cagadas. Un pedo es un mal menor comparado con lo que te cuento.
Una vez me divertí mucho rodando en un ascensor, era para un spot, ya no me acuerdo el producto, y me pasé toda una tarde subiendo y bajando con una tía emperifollada (una actriz, por supuesto) y un perrito canijo que ya había salido en otros anuncios.
¡Besos!