sábado, 3 de octubre de 2009

Nuestros primeros padres andarines

Hace 4'4 millones de años nadie se preocupaba de las armas de destrucción masiva, del cambio climático o de los juegos olímpicos. Estaban atareados en otros menesteres. Se movían por las ramas de los árboles a cuatro patas y andaban erguidos por el suelo.

Lo que menos sospechaban aquellas buenas criaturas es que 4'4 millones de años después iban a ser estudiadas minuciosamente por unos seres llamados homo sapiens, sus descendientes, y más exactamente por unos homo sapiens conocidos como científicos.

El "ardipithecus ramidus" es uno de los "eslabones" encontrados. Seres de 1'20 de estatura que ya empezaban a utilizar sus "piernas" para caminar por la sabana y formaban parejas para criar a sus hijos.

Y los muy estudiosos señores científicos se hacen sus conjeturas: "Si el "ardipithecus ramidus" no es nuestro ancestro directo, al menos tendrá un parentesco muy próximo a quienes los sean" Ahora hace falta encontrar fósiles de entre 3 y 5 millones de años para tener las cosas más claras.

A mí esto me apasiona mucho más que lo del viaje a Marte o lo del pollosaurio. ¿Y a ustedes?

10 comentarios:

Obdulio de Oklahoma dijo...

Anita y Calimero, os he dejado comentarios en el post anterior.

Jesús dijo...

Muy interesting, lo malo es que parece que la evolución se ha detenido, por no decir que involucionado.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡O que evolucionamos a peor!
¡Jo, qué cansado es esto de ser homo sapiens!...

Alfonso dijo...

No señor. Disiento. Solemos caer en el tópico de que no evolucionamos, o como dice el normalmente no muy optimista Jesús, involucionamos. Y eso no es cierto.

¿Que no vivimos en un mundo ideal? Vale. Pero el ser humano, y sus logros de toda índole, no es siquiera el de hace 100 años, por no remontarme más atrás.

¿No ha evolucionado la medicina? ¿No ha evolucionado la ingeniería? ¿No ha evolucionado, en fin, todo aquellos que es capaz de crear medios políticos y sociales que permitan una mejor calidad de vida?.

Vale. Si. También han evolucionado las maneras de matar más rápido y en mayor cantidad. Y estoy de acuerdo de que la técnica actual está por delante de las ideas, y que por esa causa se nos puede escapar de las manos, pero, en conjunto, los medios que hoy disponemos todos los que nos asomamos por aquí, por ejemplo, no los tenían nuestros tatarabuelos y abuelos ni por asomo. Y eso, amigos míos, es evolucionar. Ni siquiera el grado de comprensión, tolerancia y respeto a la pluralidad, gracias al torrente informativo que nos llega y del que participamos, lo tenían nuestros abuelos, que solían tener emociones y sentimientos gremialistas y muy locales.

La humanidad sigue siendo bastante cazurra, pero no está peor que hace 500 años. Y ayer ganó el Barça, qué queréis que os diga...

murron dijo...

Es cierto, evolucionamos, pero hacia el hijoputismo más grande que puedo uno concebir, evolucionamos hacia el subnormalismo agudo. En fin, evolucionamos hacia la mierda más grande¡¡¡ Ala¡ y a mi ya no me emociona nada, ni marte, ni los homosapiens, ni nada de nada. Bueno si, Mark Knopfler si¡¡

Alfonso dijo...

El hijoputismo, como cualidad humana, no es novedad, ha existido siempre. Estoy seguro que entre aquellos homínidos que estaban aprendiendo a ser humanos ya existía el hijoputismo y como hemos comprobado tantas veces la historia está llena de hijoputismo a raudales, tanto por arriba como por abajo de las escalas sociales. Hasta en los componentes de Mark Knopfler alguno tiene que tener el índice de hijoputismo más alto que el de los demás.

Por lo demás, si nada te emociona ya, mirátelo, no vaya ser que te hayas muerto y no te has enterado... A veces, pasa.

ANITA dijo...

Mark Knopfler empieza ronda de conciertos biennnnnnn.
Hombre pues no deja de ser apasionante, al menos mas que el pollosaurio que sigue dando miedo jjeje. Evolución se llama así creo.
En fin veremos que nos depara la evolución a este paso, dicen se cuenta se comenta nos quedan cuatro añitos de evolución. Esa misma evolución nos hace mas destructivos, que pena. Evolucionamos y somos mas malos, que bonitos somos los humanos.
Ea mira y me salió un pareado.
Un abrazote

Obdulio de Oklahoma dijo...

Don Alfonso, Don Jesús es el Don Pésimo de la blogosfera, y a veces se nos radicaliza un montón, pero es una persona muy maja, y murron es la rehostia en bicicleta.
El hijoputismo forma parte de la esencia humana, tiene usted toda la razón, la lleva el individuo encima como se llevan los calzoncillos o las gafas.
No creo que los hombres sean, seamos, más malos en esta época, Anita. Somos más egoistas y más individualistas porque somos más consumistas y más competitivos, y eso nos hace parecer más malos. Ahora también defendemos con uñas y dientes nuestra riqueza, nuestras posesiones, aunque sean ridiculas. Antes se defendía las riquezas de la tribu, del clan.
¡Abrazos generosos para todos!

ANITA dijo...

No si no digo que en esta época seamos mas malos, malo el género humano ha sido siempre, como tu me lo explicas es así realmente, igual era mejor decir, que los avances ayudan a mejorar la maldad jej.
Defender el clan jii ahora cada uno se busca la vida, y da igual quien se deje por delante. Bueno lo dejo que lo lío mas, yo soy muuuu guenaaaaaaaa. Besos

Obdulio de Oklahoma dijo...

Semos mu güenos pero tamié mu retorcidos. Y luego están los hijos de puta.