sábado, 20 de marzo de 2010

Gitanas

"Las Bernardas" triunfan en los escenarios y fracasan en bares y tiendas, osea, fracasan en sus relaciones sociales. Me explico: "Las Bernardas" son ocho mujeres, actrices aficionadas de etnia gitana, que interpretan la obra de Federico García Lorca "La Casa de Bernarda Alba"
Este elenco nació en un barrio humilde de Sevilla (son analfabetas y aprendieron sus papeles "de oído") y fue tanto su éxito que recibieron invitaciones para actuar en teatros prestigiosos de toda España. Y ahora están en el Teatro Español de Madrid, que es como decir "la catedral del teatro" Frente a él hay una estatua de García Lorca (si no la ha mandado quitar Esperanza Aguirre, que hace tiempo que no voy por Madrid) y en el otro extremo de la plaza: Don Pedro Calderón de la Barca. Plaza de Santa Ana.
Y aquí surge el contraste: Las Bernardas son felicitadas por los aficionados, han estrechado la mano de tres ministras, firman autógrafos a discreción, se alojan en hoteles de lujo, etc., etc. Pero a "las gitanas" las sigue temiendo el vulgo. En algunas tiendas cierran cuando las ven venir; en determinados bares no las han querido servir; muchos transeuntes se alejan de ellas como de la peste. Son personas de la calle que ignoran que están ante la presencia de actrices famosas y no de "gitanas descuideras" De todo esto me entero leyendo el "Público" de ayer. Y ahora vienen mis reflexiones de rigor:El periódico se limita a denunciar con el titular: "El lado amargo del éxito de Las Bernardas" El rotativo es correcto en su exposición y trata de evitar la más mínima conotación racista. Yo voy a ser más directo: Madrid está minado de ladronzuelos y ladronzuelas, una gran parte de ellos gitanos y gitanas, unos españoles y otros de los paises del Este. Durante muchos años han operado por la Carrera de San Jerónimo, Sol y Gran Vía la famosa banda de "Las Jiménez" Más de una vez nos situamos mi hijo y yo a corta distancia y las vimos operar a conciencia afanando carteras de turistas. Una vez presencié como se saludaban con simpatía los guardias municipales y ellas, sin duda viejos conocidos. (Veo la foto de Las Bernardas que publica el periódico y no hay gran diferencia con la imagen de las Jiménez. ¡Ríase usted de la confusión entre bomberos y etarras!) Ultimamente, entre Atocha y Neptuno, operaban carteristas bosnias. En ala Glorieta de Carlos V (Atocha) era célebre una banda muy violenta de atracadores argelinos, sus víctimas: japoneses y anglosajones ancianos.
Y volviendo a las gitanas: Cualquier dependiente de una tienda se acojona ante la llegada de ocho gitanas (porque además Las Bernardas siempre van juntas) y su primera reacción es cortarles el paso. Y otra cosa: ¿quién conoce a todas las celebridades teatrales? Toros y teatro no son precisamente espectáculos de masas. Si a esto añadimos que los gitanos no han puesto mucho de su parte para mejorar la imagen tan nefasta que tiene de ellos la sociedad, pues este comportamiento de los sufridos dependientes de comercio y camareros está plenamente justificado.
Si esto lo publico en un periódico, mañana estoy despedido, (El caso de Las Bernardas está denunciado en un organismo nuevo dependiente del Ministerio de Igualdad: el Consejo de Igualdad de Trato) pero en este blog espero que me entiendan mis cuatro o cinco amigos blogueros lectores. Gracias.

9 comentarios:

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buenos días, Gran Piconera!
¡Gigantescas duchas de semen vamos a recibir con el pono en 3-D!
Pues menos mal que ya se ha jubilado Mariano Ozores, ¿se imagina usted a Esteso y Pajares en 3-D?, ¡qué horror!...
¡Pobre Sara Montiel, ¿qué le ha hecho a usted para que la trate tan mal?... Su único problema es que nació unos años antes que usted, no se lo tenga en cuenta. ¡Y que guapísima estaba cuando era una chavalilla!, como Liz Taylor, otro bombón con 17 añitos. La vida pasa y arrasa, Doña Piconera.
Ni aparecen los millones de Roldán, ni Bin Laden, ni el monstruo del Lago Ness, ni encuentra novia formal Paquirrín... ¡qué desastre!
Pues ya quitaron la profesión del DNI. Lógico porque cambiamos de profesión a veces. Y ahora, como también podemos cambiar de sexo, hay que suprimor la referencia al sexo.
¡Besos!

Piconera dijo...

Buenas noches, Obdulio
Precisamente del teatro vengo yo ahora,he disfrutado como una enana.
A mi eso de los gitanos me suena a chino, aqui estamos acostumbrados a vivir con ellos, no viven aparte en chabolas ni nada de eso, llevan una vida normal y corriente como todo el mundo,y no hacen clanes entre ellos, estamos todos "rebujaos".
A veces cuando veo por la tele o en la prensa las reyertas de etnia gitanas, los ajustes de cuentas y todas esas cosas me parecen mas racistas ellos mismos que los que supuestamente los menosprecian, pero ya digo nada que ver con los gaditanos de raza gitana.

----------------------------
A mi Sara montiel no me ha hecho nada, es mas, siempre la considere guapisima,ahora cuando veo la fantochada de poner veladuras en las camaras y maquillaje a chorros es cuando ya no me agrada tanto,envejecer con orgullo es mas hermoso que querer disimular la edad, no le tengo en cuenta que nacio unos cuantos años antes que yo, precisamente los mismos años que mi padre, pero ayer estaba yo hecha una arpia, vi la foto de ella junto a la noticia y escribi la misma maldad que pense en ese momento.
Un abrazo Obdulio ( y gracias por el tiron de orejas, a veces nos vienen bien)

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ningún tirón de orejas, no ha sido más que cachondeo. Yo hace años (muuuuuchos) colaboré en una revista satírica en la que uno de mis cometidos era hacer chistes sobre lo vieja que era Lola Flores. La revista tenía una gran tirada y ahora los repite mucha gente por ahí utilizando a Marujita Diaz o Sara Montiel.

Eso es, el primer racista es el propio gitano, eso lo he visto yo en la calle. Para los gitanos somos inferiores todos los "payos" Eso no excluye que en su tierra, donde la evolución de esta gente ha sido distinta, estén integrados en la sociedad "paya", o estén amalgamadas ambas sociedades.

¡Besos!

calimeroesmalo dijo...

Pues yo estoy con Obdulio. Por aquí no se puede decir que se integren precisamente.
Ya le expuse a Obdulio que me hice amigo de un chico Rumano que me pedía dinero y entablamos amistad, un día me dijo que lo buscaba la policia por entrar a robar en pisos y ya no lo ví más ( me quedé ojiplático).
En el centro comercial donde trabaja mi madre y mi hermano conocemos a los seguratas y nos comentan que suelen venir en grupos a las tiendas de ropa ( gitanos de cepa) y provocan una discusión y pelea con el segurata y mientras al tio le pegan entre varios, las mujeres suelen robar ropa.
Tengo a un amigo en silla de ruedas por uno de ellos , conduciendo la moto de mi amigo y mi amigo detrás de él , se dieron un golpe y mi amigo quedó con la columna rota y estuvo en coma un tiempo ( inducido).
Pos aprovexando que estaba en coma el tipo dijo que era mi amigo el k llevaba la moto y k lo denunciaba exigiendole 15 000 000 de las antiguas pesetas. ( ni que decir tiene que había cientos de testigos, la policía no es tonta y x las heridas se sabía onde iba cada uno).
Luego estan los que vas de fiestas y te acorralan y tratan de robarte ( eso se lo hicieron a mi hermano y logró zafarse) ¡ y es que ves que usan a sus crios para sus delitos joder!
Y ya no digo nada si estás ingresado, que solo se permite un acompañante por paciente y tienen 34 y su puta madre y por la noche cantando y pegando gritos mientras los niños corren por los pasillos y tu tienes unos dolores de la ostia.
¿ Integrarse? ¡ que me den el cupo de los que se integran!
Y quien piense que es racismo, que se pase y me lo diga que sé donde hay una familia que se dedica a salir palante vendiendo coches y radiocedesse robados y droga ( cosa muy honrada estos días).
¡ Un abrazo OBDULIO!

Obdulio de Oklahoma dijo...

El racismo no es políticamente correcto, Don Calimero, pero yo creo que nuestro racismo es un "contra-racismo", dado que si hay racistas auténticos en España, estos son los gitanos.
Son múltiples los casos de personas que quedaron traumadas de por vida en la infancia por sufrir ataques de gitanos.
No obstante, estoy de acuerdo con Piconera en el aspecto "geográfico", para entendernos, hay lugares en los que la identificación payo-gitano no es traumática.
¡Abrazos primaverales, Don Calimero!

murron dijo...

Pues tienes razón. Yo las he visto en la tele y la verdad es que me quedé alucinada. Tiene mucho mérito lo que hacen estas mujeres pero entiendo la reacción de la gente cuando las vea aparecer por las tiendas. Entiendo que no debiera ser así, pero es que Madrid es como una jungla. A mi me intentaron robar en Legazpi, un niñato rumano. Me dio tal coraje que le arreé una hostia en plena cara. Luego, cuando reaccioné, me di cuenta de que me podía haber dado un navajazo pero... en fin, ya sabes, la rabía. Antes te robaban carteristas de los de siempre, con estilo y apenas te enterabas. Ahora te empujan unos y otros en el anden del metro, para robarte, y si te descuidas te vas al foso. Ciertamente hay muchos prejuicios contra los gitanos pero no vamos a ser "tan politicamente correctos". Lo cierto es que tampoco han hecho mucho ellos por evitarlo. Besos buen hombre¡¡¡

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Bienhallada, amiga Murron!
Las cosas son así, esas mujeres gitanas, que serán unas bellísimas personas, dan el perfil exacto que el público detesta de las "gitanas de calle". Claro que tampoco van a ir por la calle con una pancarta: "Somos actrices de teatro y somos honradas" ¡Todo un dilema!
¡Muchos besos!

ANITA dijo...

Se le ha entendido perfectamente lo que ha querido decir. Lo que pasa que a veces ser claro y contar una realidad que dista mucho igual de ser racista la peña lo interpreta al revés. En mi barrio dos calles enfrente viven muchos gitanos. Yo no tengo nada en su contra ni me molestan son como son y tienen sus construmbres que respeto y ellos a mi. Solo es cuestión de convivir y aceptarse y hay de todo como en botica.
Yo no hace mucho le dije a una que es además amiga que vende por las casas que, muchas veces no se integran porque no les interesa por muchas cosas, y ella misma me lo admitía sin enfadarse, donde vivo la gran mayoría viven muy bien y no les falta, salvo unas pocas familias que lo pasan peor. La verdad no nos podemos quejar porque de robos y cosas así, precisamente no son los gitanos de aquí quien los cometen. Solo hubo hace tiempo una familia conflictiva y ellos mismos los destarraron por ello. Pero no deja de tener razón en muchas cosas que dice. Besosotessssssss tes tes tes

Obdulio de Oklahoma dijo...

Le digo lo mismo que a Piconera, en unos lugares se integran y en otros muchos no, y en donde más delincuencia gitana hay es en las gracias ciudades, pues en ellas tienen más campo para maniobrar y más gente en las calles.
¡Besos de integración social!