domingo, 14 de marzo de 2010

Leer y escribir

Paso parte de la tarde del domingo leyendo las ocho páginas que El País dedica a Miguel Delibes. Por un momento siento complejo de ignorante. De todo el legado del gran escritor vallisoletano (veinte novelas, más libros de viajes y cuentos) sólo he leído El Hereje y El Camino, y he visto las adaptaciones al cine de El disputado voto del señor Cayo y Los Santos Inocentes. Con otros autores que me gustan me pasa lo mismo. He disfrutado plenamente con Vargas Llosa, Pio Baroja, Blasco Ibáñez, Zunzunegui y un largo etcétera, y, sin embargo, apenas he leído unas pocas obras de cada uno, incluso una sola de algunos, y eso que hace ya mucho tiempo que decidí prescindir del televisor, ese nefasto electrodoméstico que te resta tiempo para hacer cosas más sanas. Creo que la vida de los seres humanos debería alargarse hasta los trescientos años para que tuviésemos tiempo de leer al menos "un poquito" de todo lo que se escribe.

Decía Miguel Delibes en sus últimos años: "Mi afán al escribir era intentar comunicar a dos personas, emplear la pluma como elemento de comunicación con otros. Escribir es comunicarse con otros"
Para darle la razón a Miguel Delibes y homenajearle a mi manera, voy a contar dos anécdotas que me han sucedido en los últimos días y que tienen que ver bastante con la comunicación escritor-lector. Vaya por delante una verdad: necesito escribir tanto como leer, ha sido una constante en mi vida desde que era un pre adolescente. (Autoedito mis libros porque las editoriales sólo creerán en mí cuando me haya muerto o tampoco)

El encargado de una fábrica que visito por razones de mi trabajo como furgonetero, me pide que le venda otro ejemplar de mi penúltimo libro. Dice que es para la "seño" de su hija. Me cuenta que la "seño" les pidió a los niños que llevasen un libro de casa para leerlo en la clase a viva voz. La niña leyó parlamentos de mi libro y la profe no paro de reirse. De ahí el encargo.

Hace pocos días recibí los ejemplares de mi último trabajo. Le regalé uno a un amigo que me compró el anterior. Este hombre y su mujer llevan toda la vida defendiéndose con un puesto de chucherías y globos, un carrito en plena calle. Ultimamente están los dos muy castigados por achaques. A él le detectaron una diabetes que le ha afectado a la vista. Ha perdido mucha visión y ahora vende cupones de la ONCE. Mi amigo apenas ha leído en su vida, pero ayer me sorprendió al decirme: "Estuve anoche leyendo tu libro y me divertí muchísimo. Sólo llegué a leer cuatro páginas porque leo muy despacio y tengo que hacer un gran esfuerzo con la vista" Y a continuación me recordó varias de las cosas que había leído, sin dejar de reirse.
Este hombre no había leído nunca y ahora me lee a mí. Yo no me gasto un céntimo en juegos de azar y, sin embargo, todos los sábados le compró a él el cupón de la ONCE del domingo. ¡Hermosa comunicación!

11 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

No sabía yo que había escrito un libro OBDULIO...¡ Ya me ha picado en la Kokotxa la curiosidad!
¡ Lo que daría yo por leer su libro! ( no rebusque significado a la frase jajajaja solo pongale precio ¡ Pero sin pasarse jodio!jajajaja).
Pos hombre, la muerte de Delibes era lógica, el señor taba mayor y algo pachuchirrillo el pobre.
Mejor así que sufriendo ....
¡ Un abrazo Obdulio!

Alfonso dijo...

Descanse en paz un gran escritor y un gran comunicador.

Era adolescente cuando leí "Diario de un emigrante" y "Diario de un Cazador". Este último volví a releerlo hace pocas semanas. Toda la obra, no creo, pero si la mayoría están en las estanterías de mi biblioteca. Su narrativa, sencilla y clara siempre me gustó. Sabía trasladar con maestría a la imaginación del lector imágenes de la vida cotidiana y costumbrista.

Felicidades por sus libros, aunque aun no sean consumidos por las masas. De momento tiene al mejor lector. Un señor que es medio ciego y que jamás leyó un libro. Para mí sería "misión cumplida", Don Obdulio. Pero no me haga mucho caso, ya sabe que soy un sentimental.

Un abrazo.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues sí, mejor así que sufriendo, Don Calimero, además la familia dice que la muerte fue dulce. Bueno, eso siempre se dice porque nadie está en la piel del muerto. Lo que le envidio es que murió rodeado de familiares, yo quizá no tenga esa suerte, soy un bicho solitario aunque mantengo comunicación con la familia, que tampoco me he aislado del todo.
Lo del libro está hecho pero con un condición imprescindible: nunca divulgue aquí mi verdadero nombre y apellidos, quiero mantener separado a Obdulio del que lo inventó. Usted sabe que hay mucho hijo de puta al acecho en Internet Déjeme su dirección postal en el correo electrónico de este blog. Y se lo regalo.
¡Abrazos!

¡Buenos días, Don Alfonso!
Disfruté mucho hará cosa de un año con El Hereje. La prosa de Delibes es incomparable. Pero lo pasé aún mejor leyendo El Camino, y es un libro muy anterior a El Hereje. No solamente ha sido un escritor excepcional, sino también una persona de gran talla humana a tenor de todo lo que se dice de él.
¡Hombre, que un lector te lea es importante, pero si te lee alguno más, mejor que mejor!
¡Abrazos!

ANITA dijo...

Si señor hermosa comunicación.
Se han ido quedan y abrán escritores grandes comunicadores y no tendremos tiempo de leer a todos o conocerlos.
De Miguel Delibes no he llegado a leer nada solo ver adptaciones del cine. He descubierto escritores tarde pero he disfrutado de la lectura, hace poco descubrí una escritora gracias a una amiga que me ha encantado.
Yo quiero un libro suyo, en serio se lo compro. Tengo la seguridad que se merece lo publiquen y verlo en librerias. No lo deje, a mi siemrpe me gustó escribir mucho y tengo largos cuadernos de cosas guardados y otros que se perdieron en traslados o que dejé y no han vuelto. Es una gran aficción.
Repito yo quiero un libro suyo.
Besos escritos ponga los que quiera.

Piconera dijo...

He sentido mucho la muerte de Delibes,siempre me pasa igual cuando desaparecen personas con un don especial para crear cosas que nos hagan disfrutar,era un gran ser humano y si leerlo era genial oirlo hablar era ya todo un placer.

Obdulio,en Cadiz hay una editorial que dicen da facilidades a nuevos escritores o ineditos, no lo se ciertamente, intentalo alli por si acaso, el que escribe merece tener la oportunidad de ser leido, la editorial se llama QUORUM.

Un abrazo

Obdulio de Oklahoma dijo...

Muchas gracias por la información, Piconera, aunque me temo que se trate de otra más de autoedición.
¡Besos!

Anita, me dejas tu dirección postal en el correo electrónico de este blog y yo te lo envío. Es un reagalito.
¡Besos!

ANITA dijo...

Obdulio me hace tremenda ilusión tenerlo. No veo ninguna dirección de correo electronico en el blog para mandar mi dirección postal.
La mía está puesta en datos personales en el perfil.
Me manda un mensaje y así se la suya.
Por mas que miro el blog no veo donde la tiene puesta.
Besos agradecidos

Obdulio de Oklahoma dijo...

Puaes no lo entiendo porque aparece arriba. Es oicretxes@yahoo.es
¡Besos!

ANITA dijo...

Graciasssss pero a mi no me sale su correo. Besitosssssssss

calimeroesmalo dijo...

OBDULIO que ya he cogio el Correo. Perdoneme pues por haberseme pasado¡¡
Un abrazo y perdon por las molestas y agradecimiento infinitesimal por haberselas tomado por mí

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Oh, lo de agradecimiento infinitésimal colma mi espíritu de alegría megainfinitesimal!
¡Abrazos, Don Calimero!