lunes, 15 de marzo de 2010

Paupérrimos

Paupérrimo. Palabra que cada vez se oye menos, y eso que cada día que pasa aumenta el número de paupérrimos. De niño escuché muchas veces la expresión "pobre de pedir", quizá porque la gente sencilla ignoraba la existencia del vocablo "paupérrimo", y de esta manera se nos distinguía a los "pobres en general" de los "pobres mendicantes"
Cuando mi abuela abría la puerta de casa a un pobre, solía exclamar: "¡Oiga, nosotros también somos pobres!", y el pobre paupérrimo pensaría que se trataba de una exageración o una mentira, pues seguro que él no disponía de casa o quizá vivía en una choza o debajo de un puente, como "Carpanta"
El carismático Carpanta era el pobre más famoso del franquismo, claro que de tebeo. Pero mi abuela le daba algo al pobre, aunque fuese una "perra" (moneda de 10 céntimos)
Yo también he adoptado esta generosa actitud y les doy algo a los pobres de pedir, dentro de mis precarias posibilidades, claro está, porque mi sueldo es de risa (de risa para mi que tengo sentido del humor) y porque he vivido casi como ellos en los cuatro años que he sido artista callejero.
Busco "paupérrimo" en mi mierda de diccionario de bolsillo pero no aparece. Dice que contiene "las voces más frecuentes del español", así que es lo que yo me pensaba, "paupérrimo" no es una voz frecuente.
Mi nómina de pobre no me permite un diccionario digno, y una enciclopedia menos porque no tengo en dónde ponerla. Ya es un logro que quepamos en este cobijo "Marisol" (mi bicicleta) y yo.

12 comentarios:

Jesús dijo...

Los pobres de hoy tienen mas de artistas que de pobres, pues se ve a la legua que están haciendo teatro, al menos los que piden limosna y tienen esquina fija.
Los verdaderos pobres ya ni piden.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Los más pobres entre los pobres no piden verbalmente, pero colocan la bandejita o el vaso delante de su encorvado cuerpo para que la gente les eche algo. Tener necesidad de lo más básico para la subsistencia no se lo deseo ni a los de la Trama Gürtel.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

paupérrimos nos vemos todos como esto no cambie, algunos estamos "pau" y pidiendo no añadir mas letras.
Cuando voy al super a fin de mes con 10 euros en el bolso como todo capital y 4 días para cobrar y veo a una señora pidiendo se me cae el alma a los piés, porque si la doy algo me falta a mi, y pienso ella tiene menos aún que yo. Y piensas, ¿sacará pidiendo 10 euros o mas?
Si le doy un euro jodo media docena de huevos de la cual hago dos tortillas de patata.
Y pienso, ella igual no tiene ni patatas. A la salida al final, le doy la calderilla y pienso ¿será una de tantas mendigas como profesión? O es una paupérrima verdadera. Todo esto corta a la hora de ayudar.
Hace tiempo una amiga y yo, nos fuimos a un barrio rico una y a un barrio humilde otra. Una iba vestida con harapos y la otra normal, lo publiqué en el blog de estadisticas. El caso que identificamos al pobre con la mala vestimenta, pero hay mucho que no se le nota y las pasan putas.
De todo el mundo que te cruzas por la calle nunca sabes quien necesita mas o menos y muchos bien jodidos no piden. La señora del super la conocemos todos otras de esquina fija, como dice Jesús también y si les compras unas zapatillas por pena, al rato te das la vuelta y se las ha quitado.
Otros piden para vino, otros para drogas. No sabes que hacer.
El otro día vi un reportaje, una actriz simuló varias situaciones de ayuda,vestida aseada bien. La gente no está por la labor de ayudar, no se lo creen. Vestida con harapos das miedo. Al final quien mas ayuda los que menos tienen porque saben lo que es pasarlo mal.
Tampoco puede uno ayudar a todos.
Es complicado ponerse en el pellejo de otros. Y tenemos miedo a veces a que nos hagan algo cuando ves a una persona "rara" que se te acerca.
Y mucho jeta también. Dejar una moneda o una barra de pan me reconforta y allá ellos con lo que hacen, si un bocata o venden la barra o se lo gasta en vino.
No me siento hermana de la caridad pero muchas veces si tengo esa moneda la suelto, total ni salgo de pobre ni seré mas rica si me la quedo.
Bueno menuda chapa dejé hoy.
Besos generosos

Piconera dijo...

Aqui, en Cadiz no se ha perdido el vocablo, se utiliza y lo conocemos,y por mucha pena que me de decirlo siendo la provincia el culo del mundo con la tasa de paro mas elevada de Europa dudo mucho que la palabra pauperrimo se deje de usar por los siglos de los siglos

Un abrazo

Alfonso dijo...

Hace unos días, en pleno Barcelona, antes de entrar a visitar a un cliente, me encontré en la calle a una "paupérrima". Una mujer de aspecto muy sucio, abrigada con harápos que hacían quizás años que no se lavaban. Se sentó en un banco aunque no hacía ademán de pedir. Simplemente estaba allí. No llevaba ningún hatillo ni nada que sugeriese que tenía algo más que lo puesto.

Sentí lástima y me compadecí. Consideré que aquella persona, que no tendría un mísero chavo, estaría pasando hambre, además de otras necesidades también básicas.

Muy cerca de donde se encontraba vi que había una hamburguesería y pensé en comprar una de esas completas, un botella de agua y dársela a la "paupérrima" para que comiera algo. Y así lo hice.

Con la hamburguesa caliente en su cajita y la botella de agua me dirigí a ella, la saludé, levantó la vista y le ofrecí la vianda. Sin moverse y sin decir palabra se me quedó mirando con la expresión de "pero este imbécil qué se ha creído". Volví a insistir diciendo lo que le ofrecía, que estaba caliente y que suponía podría apetecerle. Me contestó, con un cierto gesto de desprecio: "cómasela usted, si quiere..."

Y fue lo que hice. Me senté en el mismo banco, saqué la hamburguesa de su caja, abrí la botella del agua y me puse a comerla.

Hacíamos un bonito cuadro. La gente pasaba y al mirar veía a una señora "paupérrima", sentada junto a un señor bien vestido y aseado que se estaba comiendo sin ningún pudor un pedazo de hamburguesa al lado de quien, a buen seguro, estaría pasando hambre. Menudo cacho cabrón que estará hecho, es muy posible que pensarán. Lo que la gente no sabía era que aquella hamburguesa que me estba comiendo me la había "ofrecido" la señora "paupérrima".

Obdulio de Oklahoma dijo...

Don Alfonso, estaba usted protagonizando la primera escena de Pigmalion, con la salvedad de que su "alumna" no estaba por la labor. En un caso así, y hay miles de casos en España, se trata de enfermedad mental. Cuando una persona descuída hasta ese extremo su higiene es porque algo ha dejado de funcionar en su cabeza.

¡Hola, Piconera!... No es que la palabra paupérrimo haya dejado de usarse, pero se usa muy poquito. Yo no suelo escucharla apenas. Desde luego, es lamentable que unas regiones estén mucho más castigadas por la pobreza que otras.

Anita, creo que uno debe dar dinero o comida a un pobre sin valorar el uso que el pobre vaya a darle a ese dinero. Creo que no se debe prejuzgar. ¿Qué se lo va a gastar en vino o en droga?... Bueno, la gente con dinero también bebe y se droga.
No se crea los "resultados" de esos programas "reality" Se graba mucho y se selecciona lo que se quiere. Lo que cuenta usted lo hice yo en Madrid. Me dejé caer en plena calle vestido aseadamente y con harapos de mendigo, y en ambos casos la gente acudió a auxiliarme. En este caso el programa fue honesto, se ofreció al público la verdad.

¡Besos y abrazos para todos/as!

ANITA dijo...

Si a pesar de todas las desconfianzas que tenemos me importa un bledo que se lo gaste en vino por poner un ejemplo. Mi marido conoce a un señor que lleva pidiendo mucho tiempo, cobra una misera ayuda y le dura pocos días. El pobre paga la casa y la luz y se queda casi sin nada, sabe que se compra un brik de vino malo para pasar los tragos y la desolación, pero no hace daño a nadie y no queda día se lo encuentre y le de para el cartón, incluso una vez le regaló una botella de algo mejor. Total como dice el,no roba,no es agresivo es un pobre hombre que se lleva el brik a casa se lo bebe se duerme y pasa un día mas sin pensar en su penuria. Otros piensan que para vino no le dan. Depende como pienses, yo casi siempre cuando voy a comprar hay alguien a la salida con la mano extendida y la moneda el carro se la doy.
Lo que si me aterra es cuando vas en coche y en un semaforo te vienen varios, con la de cosas que pasan tienes miedo. La última vez un señor con muletas en Madrid entre los coches, no hablaba hacía señas, me vio dar un sorvo de refresco en una lata, y me hizo señas si le daba, pobre hombre ¿que nos iba hacer? miré a los lados no vi a nadie y le dimos la lata, luego hizo seña de fumar y le di el paquete de tabaco. Luego lo cuentas y te dicen,algunos hacen eso para entreterte y otros en el despiste entran en el coche y te roban. Como hay gente que lo hace tienes miedo. No puedo con la desesperación de algunos que no tienen ni un techo. Se acuerda conté una vez lo de esos señores que se metieron en un local y les bajamos mantas, uno de ellos ha vuelto, y entre unos vecinos les dejamos de vez en cuando unas bolsas de comida y agua. No ha vuelto nadie a molestarle, y cada vez nos ve a algunas marujas salir del coche con compra corre ayudarnos , hablo con el y es un señor inteligente y buena persona.
No pide dinero solo comida. Y es agradecido. Se lava en el hogar de traseuntes y come allí cuando le dejan. Y ayer me dijo que así ya es feliz. Joer y yo a veces me quejo me siento hasta mal.
El otro día paso por donde tenemos el bar y vio a mi marido liado con la terraza e insistió en ayudar.
Le quiso dar 20 euros y no los cogió, le pidió nada mas que si podíamos darle ropa interior que la tenía gastada. Joer pobre y honrado y buena gente. Esta mañana le he bajado calzones y calcetines simpre se tiene algo nuevo guardado en reserva, yo lo hago.
Y se me echó a llorar. Yo con estas cosas no puedo, y aún hay un vecino que dice que le daría asco arrirmarse a una tío tan desaliñado. Si hace pocos días, cuando hizo tanto aire el jardín se lleno de ramas partidas, y alguna teja que calló y de repente todo estaba en los contenedores y el jardín limpio y nadie sabe quien ha sido. Yo estoy segura fue este hombre. Ya es uno mas del barrio, espero no venga algún gilipollas y le eché de allí, su casa es un local de ladrillo lleno de agujeros y como moviliario los pocos trastos que tiene y mantiene limpios como puede. Y como familia unos cuantos vecinos que como podemos le echamos una mano.
Joer cuanta injusticia, unos sobrados y otros tan faltos. Y que luego salga por la tele una petarda diciendo que tiene que haber pobres y ricos que es ley de vida aggggggggg.
Besotes

calimeroesmalo dijo...

En mi ciudad hiciemos algo justo por los pobres...¡ Los cambiamos por buzones que lucen mejor!
De todas formas cada vez que alguno llamaba a la puerta de mi casa para pedirnos algo yo , siempre generoso , siempre les he dado algo. La basura, así de paso me la tiran y si encuentran un sandwich caducado pues ¡ Bon apettit!
( Es broma, es broma, no les abro la puerta,llamo a la polícia y digo que quieren robarme y tiro la basura al patio interior por el balcón, no piensen mal de mí por favor!!! jajajajajaja)
Pauperrimo es una palabreja rara y exotica, como las que a mí me gusta inventarme o usar para pronunciar cosas raras.
Le tendré que dar un significado extravagante de los mios....
¡ Un saludete OBDULIO!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hermosa filosofía la suya, Doña Anita, y hermosas acciones!... Los que no dan una triste moneda a un necesitado porque "piensan"que es para vino, son unos moralistas de via estrecha. Yo les castigaría a pan y agua durante una buena temporada.
He entrecomillado "piensan" porque en realidad es una excusa, una borde excusa, para "ahorrarse" unos putos céntimos.
¡Besos solidarios!

Alfonso dijo...

Que aquella mujer desaliñada tenía problemas mentales era obvio, Don Obdulio. Eso saltaba a la vista. Pero en la mayoría de los casos, a pesar de esa degeneración física y mental, el instinto de comer no les incapacita para aceptar aquello que se les pueda ofrecer. Todos tenemos experiencia de ello.

El rechazo de lo que le ofrecía no generó en mí ninguna reacción hostil, ni nada parecido. Tampoco iba a irme a hurtadillas como quien después de haberse equivocado le asalta un sentimiento de culpabilidad. Tenía tiempo, pasaba de las 12 del mediodía, y si no se lo comía ella lo hacía yo. Y lo hice allí mismo, sin complejos.

La pena es que hayan personas que lleguen a ese extremo de dejadez y rechazo.

Saludos.

calimeroesmalo dijo...

Hablando en serio y me jode y mucho recordar esto, lo digo de verdad en fiestas de ROMO, LAS ARENAS ( GETXO).
Conocí con uno de mis mejores amigos a un mendigo que se me acercó a pedirme un cacho de palmera de chocolate. Le dí un trozo y estuve hablando con él.
Me estuvo contando como vino con su novia desde Cadiz con huevas de droga en el culo y tal y que su novia había muerto y su vida en general, sus padres eran adinerados pero x culpa de la droga le habían dejado tirado.
Era rubio, guapo, delgadillo, simpatico, desentonaba un poco el enorme mostacho que llevaba y sus brillantes ojos azulados.
Mi amigo pensaba que yo le estaba vacilando o haciendo alguna de las mias, pero nada más lejos de la verdad, él se sentó a mi lado y le dí la palmera entera ( sinceramente x lo sucias que tenía las manos).
Al cabo de unos años, ese hombre fue apaleado hasta la muerte por unos ex-compañeros mios de un antiguo colegio.
Solo por diversión. Murió en los pórticos de la iglesia ( si no equivoco el lugar).
Apaleado como un perro, solo , por un puñado de niñatos pijos que , por supuesto están en la calle ( él era un vagabundo ¿ No?.)
Y aunque prefiero tomarme cosas a broma y pararme a pensar si debo poner según que cosas o no, pues creo que al menos esto igual si debo ponerlo.
Tb tengo el caso de una amistad que hice con un chaval Rumano al que siempre le dbaa dinero cuando me veía llegar con el coche al supermercado, hasta que un día me confesó que le andaba buscando la polícia x entrar a robar en casas armado.
¡ Loco mundo!
¡ Un abrazo!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Lo de los "pijos" que apalean o queman mendigos no lleva siempre a la misma reflexión: ¿Cuanto ha evolucionado de verdad el ser humano en toda su historia?
¡Abrazos, Don Calimero!