miércoles, 21 de abril de 2010

Profesionales de las rotondas

En las rotondas reguladas por semáforos, siempre hay alguien buscándose la vida. Las mafias de la mendicidad no faltan. El personal se va renovando pero todos actúan siguiendo las mismas directrices. El cartelito es standar, todos los cartelitos tienen las mismas medidas y el mismo texto: "Una moneda, por favor, tengo dos niños" Sólo una vez vi en uno de estos carteles una variante: "Una moneda, por favor, tengo un niño" El hombre era muy joven y, quizá por eso, al director de marketing se le ocurrió que podría ser excesivo asignarle dos hijos. He pensado que algún día podría equivocarse el creativo de las pancartas y escribir: "Un niño, por favor, tengo dos monedas"
La forma de dirigirse a los automovilistas también es la misma: ladean la cabeza y sonríen melósamente como diciendo: "Venga, que sólo le estoy pidiendo una monedita, sea usted rumboso" Y aceptan la negativa con la misma sonrisa y dando las gracias, trabajándose al potencial cliente para otro día, no se ponen bordes como los yonkis mendicantes.
A las mujeres se les da mejor. La mujer es mejor fingidora por naturaleza y de ahí que haya mejores actrices que actores. Hasta hace poco ha habido una muy guapa y con un tipito encantador, abordaba a su clientela con sonrisitas muy dulces e insistía más que sus colegas masculinos. No era raro ver a los policías municipales de las motos hablando con ella.
Y todos ellos son de los paises del Este, se supone que gitanos rumanos. Dicen los rumanos no gitanos que con lo que ganan sus paisanos gitanos mendigando en España, se hacen construir chalés en Rumanía.
Otros profesionales de las rotondas son los cuponeros de la ONCE. Estos no dan la vara, la tele les hace la publicidad, se limitan a aguardar con paciencia a que algún automovilista le compre un cupóncito o unos cuantos. Se advierte en la mayoría alguna tara física y que están mejor alimentados que los mendigos foráneos.
Pero el colectivo más exótico de las rotondas es el que agrupa a las chicas prostitutas. Miran con total desenfado a los conductores invitándoles a la jodienda. Nunca he sucumbido ante los encantos de una alegre puta de rotonda, pero ahora tengo remordimientos de conciencia por no haber contribuído a una gran labor social. A lo mejor el próximo día.

¡Jo, qué publi!
Paso la hoja del periódico y me encuentro un anuncio grandote en el que pone: "SACA TARJETA ROJA AL MALTRATADOR", y debajo el rostro ceñudo de Pedro Almodóvar mirándome, un Almodóvar con su semblante más desagradable. Lo primero que me llega a la cabeza es que el maltratador es Almodóvar. Luego ya veo que no. Estos creativos publicitarios son la repolla en verso.

12 comentarios:

ANITA dijo...

Cuanta fauna se encuentra uno en las rotondas, en los semaforos en una calle atascada, o donde paras y esperando pacientemente te ofrecen, sexo, clinex, limpiarte el parabrisas y otras te piden la moneda. Esto debe pasar solo en ciudades mas grandes porque donde yo estoy no ves estas cosas, suelen estar mas en puertas de iglesías o debajo de algún arco de la muralla.
Si una vez en una rotando un tiempo habían unas jovencitas ofreciendo sus servicios sexuales, muy jóvenes por cierto, no se si tendrían muchos clientes o no, pero la mayoría pasabamos con el coche para verlas, nos chocaba porque por aquí ya le digo que ni prostitutas por la calle.
Al final dejaron de ir,no se si por orden municipal o denuncias pero si sabemos que muchos las vacilaban y se metían con ellas.
Esta ciudad es demasiado puritana, por metro cuadrado tienes 5 monjas 7 curas y 20 seglares pios.
Como para mezclarse las pobres con tanto detractor.
De sobra sabemos quien lo necesita de verdad,y quienes lo hacen en red, de repente un día dejamos de ver mujeres con nenes en el suelo pelados de frio. Si era fácil ver a un señor que se acercaba cogía la recaudación y allí quedaba la señora en su curre, y si la dabas unas zapatillas a la vuelta se las había quitado u obligado a quitarselas. Resulta díficil a veces creer quien verdaderamente lo pide para el o es una mero instrumento de ganancias para otros. Prefiero hechar la moneda y pensar que igual con alguna mas se compra un bocata.
Besos pedigueños

Piconera dijo...

Buenas tardes Obdulio,
Aqui aun siguen pululando los de las "jocifas"(trapos, es que me gusta esa palabra antigua jeje)chorreando de jabon y te ponen el parabrisar limpio por huevos.
Las niñas calurosas de las rotondas de Cadiz la mayoria son caribeñas,las mujeres del Este que hay por aqui, se ponen un pañuelo en la cabeza, cara de circunstancia y un cartel donde te dicen el hambre que tienen, los niños que tienen y los muertos que tienen (y es literal jajaja no es con doble sentido), pero tenemos en Cadiz una mendiga que es la flor y nata del gremio, yo ya he pensado en pedir que la deporten para su tierra, es una alemana de casi dos metros de alta, tajarina para mas señas, y se lleva todo el santo dia dando gritos en aleman, una retahila de palabras que tiene atemorizados a todos los niños de Cadiz, aqui no tenemos al Coco, tenemos a la alemana para asustar, parece Hitler dando un mitin para las masas.
Besos¡

murron dijo...

la verdad es que se ve una gran fauna en los semaforos, estaciones de tren, en los vagones de los mismos y en el metro. Hace poco una chica bien vestida y aparentemente culta iba pidiendo diciendo que era profesora de guardería y que la habían despedido. Lo cierto es que era creible. No llevaba un duro en la cartera, he de reconocerlo, pero le di mi mail para que me enviase su curriculum e intentar que la contrataran en mi empresa. La tía jamás me envió el curriculum. ASl tiempo me la volví a encontrar con el mismo cuento y me dieron unas ganas de llamarla de todo que ni te imaginas. Yo suelo darles unas monedillas a los músicos de andenes, ya lo sabes.Me jode que me mientan. Prefiero que me digan dame un euro para tomarme una caña. Claro que de todo hay, pero si me amenizan con algo de música siempre contribuyo. Besos buen hombre¡¡¡

Jesús dijo...

Autenticos emprendedores, los chorizos autoctonos se dedican a la politica.
¿Cuanto habrá cobrado Almodovar por su anuncio?

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buenas tardes grises y amenazando chaparrón en Murciapolis, Doña Anita!
Chicas en las rotondas, en los parques públicos y en los polígonos industriales las hay hace la tira de tiempo en toda Spain. El que quiere se sirve de ellas, es la ley de la oferta y la demanda (aunque aquí en la oferta tengan que ver las mafias, pero ese es otro tema)y el que no pasa de largo y punto. Pero el hecho de meterse con ellas, de molestarlas, es cosa de ciudades pacatas, "provincianas", ciudades o pueblos que no han crecido moralmente porque aún tienen esos resabios machadianos de "cerrado y sacristía" Usted lo ha dicho, es terreno abonado al puto clero.
¡Besos civilizados!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues es una pena, amiga Piconera, que esa señora no esté bien atendida en un centro para enfermedades mentales. Bueno, ella y tantísimas personas más que han llegado a la mendicidad por demencia.
Aquí también han estado los "limpias" de los semáforos y rotondas, pero de un tiempo a esta parte no se ven más que los del cartelito a los que me refiero en mi escrito. Cada mafia tiene su especialidad.
Besos.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡No joda, Doña Murron!... Que a usted se la den los pícaros siendo como es una "gata" del foro. Ya debería sabérselas todas.
Hay muy buenos músicos en el metro. También los hay chapuceros pero son mayoría los que ofrecen calidad.
¡Besos!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues a mi también me gustaría saber lo que ha cobrado Almodóvar por ese anuncio, Don Jesús. Almodóvar no vive de su imagen aunque esta pueda ser rentable para determinados proyectos, siempre y cuando no ponga cara de ogro como en el de ahora.
¡Abrazos!

calimeroesmalo dijo...

La verdad que hay mucho jeta en las rotondas pidiendo dinero, autenticos expertos.
Recuerdo en un viaje al extranjero que nos compadecimos de un niño que estaba descalzo y lagrimeaba pidiendo dinero.
Al volver de un paseo el jodio estaba corriendo y partiendose al culo. Al día siguiente la misma cara pena.
¡ ahora doy cupones descuento que me ponen en la propaganda de IKEA!
¡ Un abrazo OBDULIO!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡El niño era un buen actor, sin duda!
Yo vi en Bilbao uno que lloraba a moco tendido porque decía que se le habían perdido las vueltas de la compra, y hacía como que miraba debajo de los coches. Su gran temor era que le pegasen en casa por no llevar el dinero. El público se apiadaba de él y le daban unas monedas. Al cabo del rato estaba repitiendo el número en la calle de al lado. ¡El mundo de la picaresca está lleno de grandes genios que ya destacan en su tierna infancia!
¡Abrazos!

Alfonso dijo...

Quizás por aquello del "hecho diferencial" en Barcelona capital hace tiempo que desaparecieron los limpias del parabrisa o la venta de paquetitos de clinex. Al menos, yo no me los encuentro. Hay que salir al extraradio para, eso si, ver putillas a mansalva, repartidas entre polígonos industriales y carreteras. La mayoría rumanas y negras. Pobres gentes y pobres vidas.

Propongo que monjas y curas salgan a las rotondas para ofrecerte sus servicios. Un rezo, un sermonito o una confesión a tiempo puede aliviar a más de una alma descarriada que no se ha dado cuenta aun de que lo es.

No sé en Avila, Anita, pero en Salamanca en algunas pastelerías se vendían "chochos de monja" y "cojón de fraile". No estaría mal que en una rotonda se te acercara una monja (de buen ver, sino mal rollo) y te dijera: "¿Quiere usted un chocho de monja...? En un euro", mientras te ofrece la bandeja donde contiene la deliciosa golosina.

Los frailes podrían hacer lo propio, pero más bien dirigido, salvo excepciones, a un público femenino. Bandeja en ristre se acercaría a la ventanilla de la ocasional conductora y le diría: "¿Señorita, quiere usted un cojón de fraile...?"

Saludos Don Obdulio y cía.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Yo recuerdo los "peditos de monja", Don Alfonso, y los "huesos de santo". Y no le haría ascos a un buen chocho... de novicia, como Don Juan Tenorio, aunque Marañón me llamase homosexual.
¡Abrazos!