miércoles, 30 de marzo de 2011

¡Al Más Allá, es una orden!

Nada, que los apóstatas lo tienen dificilillo, han topado con la Iglesia y en el topetazo pierden ellos. La noticia es esta: "El Tribunal Constitucional no ha admitido a trámite el recurso de ámparo interpuesto por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) - antes hizo lo mismo con otro recurso de la Fiscalía - contra una sentencia del Tribunal Supremo de 2.008 que eximió a la Iglesia de atender la petición de Manel Blat de inscribirse en su registro de bautismo una declaración de apostasía" Pues eso, que hay que ir al Cielo o al Infierno por cojones, no te puedes mantener al margen del show fantástico. Me recuerda lo de aquel capellán, en la guerra civil, que golpeó salvajemente con un crucifijo a un condenado a muerte porque no quería confesarse. ¡Ay, Señor, Señor, la apostasia es un pecado más gordo que follar con preservativo!

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

La iglesia es como la telefonica, no se admiten bajas.

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Buena comparación!