martes, 15 de marzo de 2011

Ibáñez

Sé que hay cosas más importantes para escribir hoy: la tragedia de Japón, la tragedia de Libia y la tragedia provocada por Santiago Segura al intentar vendernos como actores geniales a Belén Esteban y Paquirrín, toda una puñalada trapera al Séptimo Arte.
Pero si algo tiene de bueno ser bloguero pobre es que puedes escribir sobre lo que te de la gana. No eres redactor profesional, no debes sumisión a una línea editorial ni tienes que aguantar el coñazo de un redactor jefe. Aunque, a veces, en nuestra fecunda imaginación, los blogueros pobres también nos sentimos periodistas. Y también hay periodistas blogueros, y escritores blogueros. Pero esa es otra clase de gente.
Yo sobrevivo con mi trabajo mal pagado de furgonetero, y en este mismo momento redacto en mi minibloc, apoyado en el volante, mientras espero a que salga de la fábrica la chica a la que tengo que recoger.
Todo el rollazo precedente ha sido para decir que me evado de la angustiosa actualidad de hoy porque he elegido hablar de "Ibáñez" También este hombre ha sonado en los informativos mañaneros de la radio.
"Ibañez" es un apellido corriente, como López Vázquez o Fernán Gómez, pero este hombre ha conseguido que el apellido Ibañez les suene a gloria a los amantes de los comics y al público tebeístico en general, es decir, a todo el mundo.
Ibañez es noticia porque cumple 75 años, que ya son unos pocos, y sigue siendo tan sencillo, campechano y vitalista como cuando empezó, siglos ha, en las páginas de Pulgarcito.
Me gustaría haber sido Ibáñez porque este hombre vivirá siempre en sus personajes. Ibáñez ha creado un universo lleno de simpatía, jocosidad, agudeza y fantasía a raudales, un superuniverso de buen rollo, osea, de humor del más sano.
Los geniales "monigotes" de Ibáñez eran para nosotros, los niños de los sesenta, el contrapunto a los otros "monigotes" de sotanas negras hasta el suelo, policías grises, monjas, falangistas, chivatos y demás seres perversos.
Mortadelo y Filemón, el profesor Bacterio, el botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, 13 Rue del Percebe... Allí, en el ático de la casa surrealista, habitaba el gran moroso ingenioso, el que ideaba mil estratagemas para eludir al acoso de sus acreedores, un simpático personaje creado por Ibáñez a imagen y semejanza de Vázquez, ¡el gran Vázquez!, otro portentoso humorista gráfico que ha hecho historia pariendo hilarantes historietas (Las Hermanas Gilda; La Familia Cebolleta; Anacleto, agente secreto...)
¡Y qué decir del gran Rompetechos!... Era mi preferido. Creo que el éxito de Rompetechos fue mayor con los niños por ese juego de equívocos que tanto gusta a los pequeñuelos, un juego que con muy buena fortuna han practicado siempre los payasos: "¡Voy a tocar el saxofón!"; "¡¿Que te vas a comer un salchichón?...!"
Rompetechos malinterpretaba lo que a duras penas leía. Se me ocurre una historieta de Rompetechos, sin ánimo de remedar al maestro:
Nuestro personaje busca una buena jamonería que le han recomendado. Su interés es por enviar un jamón como presente navideño al director de "El Periódico de El Prat" De pronto se detiene y lee un cartel que destaca sobre una puerta grande: "Jamón del bueno traído de Jabugo" El hombrecillo entra al local muy contento, dispuesto a llevarse su jamón, pero termina discutiendo en la última viñeta, igual que en el resto de sus historietas. Y es que, en realidad, lo que pone en la puerta es: "Salón del Reino de los Testigos de Jehová"
¡Feliz cumple, Ibáñez!

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

O sea que me quedo sin jamón y con mas hambre que Carpanta.
Rompetechos era el personaje preferido de Ibañes, ya que era su propia caricatura...aunque el veia perfectamente gracias a las gafas.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Así es. No se quedará usted sin su jamón porque algún alma caritativa navideña le regalará uno. Carpanta también conseguía su pollo de vez en cuando.
¡Le deseo un buen día!

calimeroesmalo dijo...

Pues mis favoritos han sido y siempre serán MORTADELO Y FILEMÓN.
A pesar de que tras leer 50 tebeos de ellos había situaciones que se repetían, me sigo carcajeando sin parar con ellos...No puedo parar y de los dos me quedo con Mortadelo.
¡ Felicidades Ibañez!
¡ abrazotes gente!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Ibáñez es genial, de lo mejorcito en el mundo de los historietistas. A Mortadelo le superan algunos personajes reales pero con menos gracia.
¡Feliz jueves, Don Cali!