lunes, 14 de marzo de 2011

Alegre sociedad

Oigo en repetidas ocasiones a los periodistas radiofónicos despedirse de sus entrevistados con un "Muchas gracias, de verdad" o "Buena suerte, de verdad"
¿Es necesario añadir "de verdad" a un "muchas gracias" o a un "buena suerte"?... Me suena horroroso. Debo entender que, el resto de las veces, cuando el periodista agradece algo, lo hace por puro trámite, fingidamente.
Quizá sólo sea un tic de esta sociedad hipócrita que nos ha tocado vivir. El periodista, de cuando en cuando, necesita expresar su agradecimiento sincero al entrevistado, "se lo pide el cuerpo", y por eso añade "de verdad"
Lo malo es que poco a poco, la muletilla "de verdad" se irá convirtiendo en algo falso y monótono, un puro trámite, como la muletilla "muchas gracias"


Ruiz Mateos (pícaro español) está mosqueado con Botín (más chulo que un pícaro) porque le ha cerrado el grifo del dinero y ya no puede mantener con vida el "imperio de la abejita", a pesar de que el señor de Rumasa le ha lamido el culo todo lo que ha querido al señor del Santander.
Don Ruiz Mateos, un hombre que en otros tiempos se disfrazó más que Mortadelo y Paco Clavel juntos, no tiene empacho en mostrar a la prensa las cartas que le envió al banquero, en las cuales se muestra como un perfecto lameculos del señor de los dineros. ¿Obedece a alguna estrategia o es simplemente chochez?
Ya sería el colmo que, después de tanto servilismo, nos sorprendiese ahora con un "¡Te pego, leches, Botín!"


Dicen que la nueva campaña de seguridad vial va a consistir en una ficción un tanto escalofriante: Un individuo borracho intenta hacerse a la carretera con su coche, y entonces, al mirar por el retrovisor interior, ve la cara de Hitler. ¡Impactante!, pero se me ocurre que puede haber otras caras igualmente aterradoras, por ejempo: la de Aznar, por aquello de "Nadie tiene que decirme a mi los vasos de vino que debo beberme para conducir"


Ha pasado algo raro y no salen los acentos, asi que sigo sin ellos:

El catolico, apostolico, romano, homofobo, antisemita y machista Mel Gibson, ha sido condenado por maltratos a su mujer y madre de su ultima hija. Yo le cambiaba los trabajos para la comunidad por unos paseitos con una cruz a cuestas monte arriba. Encaja mas con su personalidad. Ah, y podriamos añadirle una corona de espinas.

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Esto es como La Verdad de Murcia. Puro teatro.
Quien iba decirnos que Mad Max acabarí así.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Lo que vamos a ser de mayores es difícil de averiguar. En mi caso ya lo sé porque ya soy mayor.
¡Abrazos!

calimeroesmalo dijo...

Cuando dicen " muchas gracias de verdad" en realidad te dicen " Te agradezco , en serio , no finjo como hago siempre, que tu opinión o lo que haces me importa una mierda, esta vez es en serio", así que cada vez que alguien me dice eso yo me emociono y salto con un " realmente no deberías en esta ocasión darme las gracias, no como en alguna otra en la que deberías besar el suelo que piso".
Un " Buena suerte , de verdad" es mucho peor, xke dicen k esta vez si k prefieren k no te atropellen o mueras....

Lo del tipo borracho que ve a Aznar, es tan real que me recuerda al presi de la DGT...¿ No le pillaron así? A Aznar no le kitan puntos, se los suman!!!

Mel Gibson, ha pasado de ser un tipo que me encantaba a ser un tipo que me cae fatal...Lo que hace conocer la vida privada de uno de tus ídolos....Y ya si es un maltratados, racista ni te cuento..
¡ Abrazotes cordiales, de verdad!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Tiene usted razón en parte en cuanto a lo que expone en las primeras líneas, pero insisto: el "de verdad" también se está convirtiendo en una muletilla.
En los tiempos gloriosos de Hollywood no se hubiese sanido lo de Mel Gibson, existía un acuerdo tácito entre los grandes estudios y la prensa para que no se divulgasen las miserias de los famosos. En los tiempos en que los políticos eran gente honrada y grandes oradores, no hubiese hecho carrera Aznar ni la mayoría de los que están ahora.
¡Buen día, buen amigo!