miércoles, 16 de marzo de 2011

Viudez

La esperanza de vida de la mujer en España es de 84 años, y la del hombre de 78. Siempre han sido más las viudas que los viudos. Esta diferencia ha convertido a las viudas en personajes literarios, cinematográficos e incluso en marcas comerciales, desde La Viuda Alegre hasta el Champán de La Viuda. Es frecuente ver que muchos comercios se llaman "Viuda de Zutano" o "Viuda de Perengano e hijos"
Los viudos son más raros de encontrar. Recuerdo de niño que, cuando me enteraba de alguien que era viudo, lo conceptuaba enseguida de ser misterioso, siniestro..., pensaba con temor: "¿habrá asesinado a su mujer?"
Pues mi mujer nunca será viuda, pero yo tampoco. Estamos separados legalmente y eso nos libra de la viudez. Yo, a estas alturas, no me veo emparejado con nadie. Además, me resultan patéticos los que intentan casarse a toda costa, tengan sesenta u ochenta años. Creo que es un intento desesperado de sentirse protegidos, un miedo a la soledad o a los fantasmas. Me recuerdan una vieja letrilla: "Un viejo y una vieja dormían juntos porque tenían miedo a los difuntos"



Todo va mal

Gadafi está ganando la guerra; la central nuclear de Japón se ha descontrolado del todo, cunde el pánico en el Imperio del Sol Naciente; Los corruptos españoles pueden ganar las elecciones; Marruecos reprime con dureza a los manifestantes, mientras su grotesco reyezuelo anuncia "reformas democráticas" para seguir descojonándose de risa; En Barhein y Yemen matan a los que protestan; Sortu dice que no tiene capacidad para disolver a ETA; Berlusconi cambia las leyes para quedar impune como pederasta; Crece la telebasura a pasos agigantados y aumenta en igual proporción el fracaso escolar; los niños de hoy, hombres del futuro, consumen grandes cantidades de sexo y violencia televisados en horario de programación infantil...

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Lo que yo decia el fin del mundo...

Obdulio de Oklahoma dijo...

No del todo, no del todo..., al menos todavía, ¡paciencia!

calimeroesmalo dijo...

Yo miraba las esquelas para calcular cuanto vivían los hombres y cuanto las mujeres, era un tema que me obsesionaba de peke y la verdad es que esas cosas son incalculables, cuando te llega la hora, te llega.
Lo mismo te atropella farr...Estooo un bus, que te mueres de fosil en la cama o al jubilarte a los 83 años...
A saber.
Lo de Japón es demasiado, pero bueno, ya lo he visto en las pelis.
La radiación coge ahora y afecta a las tortugas, nace Godzilla y destroza Tokyo...
Lo he visto miles de veces..Solo que esta vez la realidad acojona más k la ficción.
¡ Un abrazote!

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hello, Don Cali!
Tienen que ver las circunstancias y la genética.
Así es, la realidad acojona más ¡y sin Godzilla!
¡Abrazotes sin radioactividad!