domingo, 20 de marzo de 2011

Felices guerras

Vivo entre dos guerras, por un lado la guerra de la alianza internacional contra Gadafi, llamada extrañamente Odisea al Amanecer (empezó por la noche y bombardean mayormente todas las noches) guerra contra la guerra que este hijo de puta había emprendido contra su pueblo. En teoría estoy dentro de la guerra por dos razones, España está integrada en la alianza contra Gadafi, eso significa que, siendo yo español, estoy en guerra, y Gadafi ha amenazado con sembrar el terror en el Mediterráneo, amenaza que al director de El Periódico del Prat le parece posible que se cumpla. Entonces estoy en el punto de mira de los misiles del sátrapa libio, dado que vivo a cosa de 50 kilómetros de dos puntos estratégicos muy importantes, la base aérea de San Javier y los astilleros militares de Cartagena. Cualquier misil se puede desviar un poquito y me deja la casa hecha una mierda, y me puede mandar para el otro barrio, cosa que me jode más porque supongo que no hay otro barrio que el cementerio.
He dicho que vivo entre dos guerras, la otra es la guerra civil española. Estoy leyendo "Yo fui feliz en la guerra", de Chumyu Chúmez, el no va a más de la ironía, el sarcasmo y el humor negro negrísimo. Conocí al genial Chumy unos años antes de que muriese. Creo que ya lo he contado aquí. El Chumy fue un niño en la guerra, y en sus eperiencias infantiles, literariamente enriquecidas, se basa esta gran novela. Yo nací algunos años después de que terminase la guerra, una guerra tan cruel como todas o más, en la que sí sufrieron mis padres y abuelos, con sufrimientos de larga posguerra incluídos. La Legión Condor, los amiguitos nazis de Franco, hicieron muchísimo daño con sus bombardeos. Gadafi ha dicho que piensa entrar triunfante en Bengasi como Franco entró en Madrid. Sólo eso ya le define como un auténtico hijo de su puitísima madre, y que me perdone la buena señora pero es el insulto más fuerte que se me me ocurre. Sabíamos de Gadafi que es un tirano esperpéntico, pero el hecho de que admire a Franco ya le pone a la altura de los personajes más infectos de la Historia.
Chumy Chúmez no fue feliz en la guerra aunque la viviese siendo un niño. Posiblemente el Chumy no fuese feliz jamás, o sólo a ratos como el resto de la gente. No creo que sean felices los humoristas ni los payasos. Pero su ingenio y agudeza le han permitido retorcer los recuerdos para crear una ficción genial. El título es muy comercial aunque engañoso: "Yo fui feliz en la guerra"
Quizá un día de estos - hoy va todo muy rápido - se publique alguna novela cómica sobre la Odisea al Amanecer. Unos sufren y mueren y otros nos reímos. Yo, de momento, espero que aparezcan los aviones de Gadafi, mientras me descojono de risa con el libro de Chumy Chúmez.

4 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Se me ha ocurrido, que Gaddafi podría ganar a todos estos progres belicosos.
No olvidemos que según él, es el Mahdi, profetizado en El Corán...y en la novela Dune. Que es mas preocupante, porque me parece que los porros del Frank Herbert eran mejores que los de Mahoma

Obdulio de Oklahoma dijo...

Esta mañana ha dicho un general en la radio que Gadafi lo tiene muy difícil para enviar misiles al Mediterráneo, que, dada la cobertura de la alianza, los interceptarían enseguida.
¡Feliz tarde noche!

calimeroesmalo dijo...

Tranquilo hombre, si manda misiles, caeran 1º en Francia y allí los pilla el Sarcozy.
Estese trankilo, hombre y lea trankilo. Si total, estas cosas acaban enseguida.
A ver, Ocurre el terremoto en Japon y la ayuda llega en.....Estooo...
Bueno, lo de Iraq, que fueron los Americanos y los Españoles e ingleses y pillaron las armas en...Estooo.....
Bueno, lo del 11 S que sabían que era Bin Laden y lo atraparon en...¡ Si hombre, en....En..!
Obdulio, pensandolo mejor, lea cuanto quiera, pero si no le importa meterse bajo la cama con una linternilla.....
¡ Abrazotes!

Obdulio de Oklahoma dijo...

No sé debajo de qué cama voy a meterme, posiblemente debajo de un banco en el parque... La vida es cíclica y me toca otra vez lo malo.
¡Abrazotes muchos!