jueves, 24 de septiembre de 2009

Así lo ve el muerto

"No somos nadie" es posiblemente la frase más usada en velatorios, funerales y entierros. Quienes la pronuncian ponen cara de corderos degollados, fingen un místico suspiro como quien finge un orgasmo y elevan la mirada al techo, sobre el cual se supone que está el cielo celestial, y le dan un tiento a la copilla de anís o salen a fumar un cigarro.

Todo el mundo dice gilipolleces adornadas con expresiones de sufridores mortales; se dan apretones de manos, abrazos con frotaduras de espaldas, sonrisas que intentan ser lánguidas y dan la impresión de estar aguantándose la risa... La mayoría están muertos de asco pero intentan disimularlo.

Todos están haciendo su papelón menos el muerto. El bueno del muerto permanece muy quieto, disciplinado como nunca en vida, sin meterse con nadie. El muerto representa su papel de muerto sin pestañear, mejor que una estatua viviviente de artista callejero. Claro que al muerto no le echan monedas para que salude reverenciosamente.

Es posible que no le haya dado a tiempo a enterarse de que está muerto, y ahora se hace preguntas angustiosas: "¡¿Pero qué cojones hago yo metido en una caja de muertos?!... ¡Qué puta broma macabra es esta?!..."

Poco a poco la realidad de la muerte, que lo es todo descontando la brevedad de la vida, le hace tomar conciencia de que está más muerto que el Atlético de Madrid, y entonces llega el momento de las sorpresas aturdidoras: "¡¿Qué cojones hace la hija de puta de mi cuñada Mari Loli fingiendo que le duele mi muerte?!... ¡¿Cómo que no somos nadie?!... ¡Vosotros no sereis nadie, pringados!"

"¡Ja, ja, ja, ja, ja...!, ¡mira que susto se han llevado todos porque me ha sonado el móvil!... ¡Estais muertos de miedo, soplapollas!


Última hora:
Al descubierto toda la trama de la financiación ilegal del Partido Popular en Valencia. Los ladrones de la derechona, hijos putativos de los golpistas del 36, iniciarán otra gran campaña de desprestigio del gobierno a base de teorías conspiranoicas a tutiplén y acusaciones sin pruebas, todo para tapar sus indecencias. Miles de blogueros y foreros justicieros arreciarán también en sus críticas contra el gobierno. No por eso dejarán de contarnos que el hombre no llegó a la Luna, que hay un fantasma en la autopista, que el mundo es una creación de diseño o que el cambio climático es mentira. Engañabobos a discreción para que la basca no se fije en sus latrocinios.

4 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

jajajajajajajjajajaja
¡ Lo bueno de morirse es que si los amigos hacen una OUIJa siempre puedes decir eso de:
-P-e-p-e s-i-e-m-p-r-e f-u-i-s-t-e 1 g-i-l-i-p-o-l-l-a-s.
¡ Recuerden que a los muertos no se les puede partir la cara!
¡ Y es triste que digan " No semos nada"! ¡ Pero más triste es que no tengan nada más que decir sobre uno!
Aaaah Obdulio, que triste es la muerte para los que se quedan ( excepto si se ha ido la suegra y si esta era un bicho) y que bueno para los que viven a costa de ella ( funerarias , curas, enterradores, gusanos).
¡ un abrazo Obdulio! ¡ Buen fín de semana!

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues los gusanos pare ser que no, amigo Calimero, y perdona que me ponga en plan "catedrático" pero sólo se trata de una cosilla que leí en una revista: los gusanos no nos comen, nos comen los insectos.
Perdón, no puedo enrollarme más, el trabajo apremia.
¡Abrazos!

ANITA dijo...

Cuanta razón tienes amigo Obdulio cuanta. Y cuando no se habla de fútbol y discuten los hombres de si era penalty o no. En el velatorio de mi suegro lo hicieron, me quedé con ganas de meterme detrás del cristal y gritar goooolllllllll. Se habían cagado y mi suegro que era genial partido el pecho desde la ultratumba.
Y luego me pusieron verde por irme a dormir a casa, la peña roncando por los sillones, contando chistes,y bebiendo varias botellas de JB. Dicho por mi marido.
Prefiero que me dejen sola oye.
Ni muerto a veces se te respeta.
Tampoco digo se esté llorando como un poseso, pero ser hipócrita me jode. Besos

Obdulio de Oklahoma dijo...

El maravilloso humor negro español nos ha dejado un legado inmenso de escenas en entierros y velatorios. Los humoristas españoles se han inspirados miles de veces en escenas como la que cuentas.
¡Besos!