martes, 15 de septiembre de 2009

Cuore, cuore, cuore, cuore...

Estoy francamente preocupado, doña Letizia se está quedando en los huesos; Carolina y Ernesto no duermen juntos desde hace meses; Belén Esteban y Fran han roto; A Michael Jackson ya le han enterrado; Jennifer Anniston se aumenta el pecho mediante inyecciones de gel; La Duquesa de Alba pillada desnuda en una playa...

Son noticias del corazón muy aburridas. Habría que darle más salsilla a este tipo de prensa. Por ejemplo:


Estoy francamente preocupado, Michael Jackson se está quedando en los huesos; La Duquesa de Alba y Ernesto de Hannover duermen juntos; Doña Letizia pillada desnuda en la catedral de La Almudena; Carolina se aumenta el pecho mediante inyecciones de CocaCola Zero; Jennifer Anniston y Rouco Varela sorprendidos mientras merendaban callos a la madrileña en casa de Belén Esteban; A Franco ya le han enterrado.

9 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

Jajajajajajajajajajja
¡ Si que mejorarían las noticias asin si!
¡ Pero ver juntos a la Jennifer Aniston y al Rouco Varela a mí como que me quita el sex-A-Pili que me daba la chavalilla, mire usted!
( Y me daba mucho ;) )
Si esto es lo que yo digo, joñe, ¡ Poned al Obdulio en la portada de la prensa y ya vereis como se venden los jodios peiodicuchos en na!
¡ Un abracete Obdulio!

ANITA dijo...

Yo también estoy preocupada de lo que me acabo de enterar así de sopetón jajajajaja.
Lo del Varela me ha matao del todo jajajjaja. Así si son mas divertidas y menos aburridas las noticias de la prensa rosa.
Que menuda prensa coño.
Un abrazote

Jesús dijo...

Una mala noche, eso pasa por cenar fabada que produce pesadillas.

El gramático pardo dijo...

Me tiene usted abandonado.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Anita y Calimero, gracias por vuestras dosis de simpatía que me alegran el principio de la jornada laboral. He leído todos los comentarios que habeis dejado por ahí abajo.
Jo, Anita, es una pena que no se puedan hacer fotografías de los sueños. Me gustaría haberte visto allí, pegada al techo, disfrutando del "paisaje mortuorio"
Don Jesús, pues a mi la fabada no me produce pesadillas, me produce gases.
Yo no abandono a la buena gente, señor Gramático Pardo. Vengo de leer sus últimos posts. Verdaderamente lamentable lo que sucede en gran parte del mundo, esa crueldad en forma de hambrunas y guerras que castiga especialmente a los más débiles. Una imagen como la del niño que nos muestra, desgraciadamente se repite desde hace muchísimos años. La solución está en los que tienen el poder para que la industria del armamento y las drogas funcionen debidamente. ¿Como vamos a solucionar el hambre en el mundo si un presidente USA está sufriendo mil zancadillas para solucionar lo del bienestar social en su país?
Lo de Belén Esteban y Esperanza Aguirre daría muy buen juego para una novela. Juntar a ambos personajes en una novela de humor podría ser todo un éxito; a lo mejor hasta se convierte en un best-seller. Usted puede, señor Gramático, que escribe muy bien. ¡Anímese!
¡Abrazos para todos!

ANITA dijo...

Aggggg si se pudieran hacer fotos o vídeos de algunos sueños jajaj. La verdad que ese día me pensé muchas cosas cuando me levanté, una de ellas usar mas a mi marido por las noches, acaba una agotada y no da tiempo a soñar gilipolleces jajjaja.
Lo pasé francamente mal.
Abrazos

SALUSTIANA dijo...

Diga usted que si, que ya huele siempre hablando de lo mismo. Son más suculentos los chismes sobre mi y el párroco del pueblo que lo que sale en la prensa, y ya no digamos la vida sexual de mis cerdos. Eso si que da para muchas tardes en televisión¡¡
Saludos de mis puercos¡¡

SALUSTIANA dijo...

Diga usted que si, que ya huele siempre hablando de lo mismo. Son más suculentos los chismes sobre mi y el párroco del pueblo que lo que sale en la prensa, y ya no digamos la vida sexual de mis cerdos. Eso si que da para muchas tardes en televisión¡¡
Saludos de mis puercos¡¡

Obdulio de Oklahoma dijo...

¡Hostias, ración doble de Salustiana!... ¡Bienvenida al lodazal de las vanidades, egregia porquera!... Saludo a sus puercos con cariño y devoción.
¡Besos!