martes, 22 de diciembre de 2009

¡Queremos mártires!

"El gobierno cubano no va a tolerar protestas en las calles"
Don Raul Castro y su corte de terratenientes revolucionarios no quieren que el pueblo se desmadre ni un pelín, y es que el imperialismo yanqui continúa erre que erre con su propaganda anticastrista, inoculando el veneno capitalista a los sufridos cubanitos, aprovechándose de los nuevos modelos de comunicación, Internet principalmente, para cizañar.
¡Esta es la ocasión que ustedes esperaban, señores de la Conferencia Episcopal!... Móntense ustedes y sus fachas peperos en una flotilla de aviones y vayan a manifestarse a Cuba. ¡Conviértanse en unos mártires con un par de cojones!, que en La Castellana de Madrid ya están muy vistos y sólo hacen risas. Además, allí tienen todos los ingredientes para una manifestación divina: son comunistas, pecan mucho contra el sexto mandamiento, usan preservativos y abortan.
Ustedes serán misioneros en Cuba, continuarán la labor evangelizadora de Juan Pablo II, derramarán su sangre por la Fe... ¡Jo, qué bonito!, ¡pero qué bonito, hostias!..., ¡¿o no será bonito ver derramar su sangre por la Fe a Monseñor Rouco Varela?!...
La cadena de televisión que lo retransmita batirá todos los records de audiencia. ¡Joder, me estoy emocionando!; ¡Arriba Esapaña!; ¡Viva la Virgen del Pilar!

7 comentarios:

ANITA dijo...

jaja dudo se presenten allí no tienen huevos.
Despotricar aquí no les cuesta ni la salud. Yo me hago periodista eventual para hacer las fotos oiga.
Igual pillo al Rouco corriendo delante un guardia porra en mano y le veo los calzones. Esa foto será la caña mas que el huevo de Butragueño. Se me corren lágrimas de emoción de imaginarlo.
No me extraña usted se emocione es muy normal me ha contagiado.
Grandes besos sin complejos.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues fíjese usted, igual no tiene ni calzones. A mi me parece que nacio con la sotana, como los maniquís de los escaparates, que sólo llevan lo que se ve.
Los castristas se han puesto nerviosos y lo reprimen todo, como la policía marroquí a los saharauis, como Franco en su día. Los caciques sólo responden agresivamente a cualquier expresión del pueblo. Rouco y sus muchachos jamás pondrían la mejilla ante la bota militar, todo lo contrario, se hacen pronto amiguitos de los malvados y colaboran con ellos en reprimir a los inocentes.
¡Besos pacifistas!

Jesús dijo...

Jo,jo,jo, como te pasas en Cuba tambien tienen curas, pero son comunistas

Obdulio de Oklahoma dijo...

Pues eso, la manifestación iría también contra los curas de Cuba.

calimeroesmalo dijo...

¿ Metiendote con curas Obdulio? ¡ Eso es tan de mí! jajajajajajjaja
¿ Y como van a Cuba? ¿ En avión?
¡ Porque yo veo a un cura sentado a mi lado en un avión y lo 1º que hago es decirle:
- Chssst! oiga! ¿ Pero ustedes no tenian ya linea directa?
jajajajajaj
¿ O monjas en un barco? ¡ Coño que mi expedición no pasaba x el Polo Norte! juas juas juas
Hay mucha protesta de boquilla, yo derramar sangre, prefiero derramar otros fluidos mas generosos.
¡ Un abrazo Obdulio!

Obdulio de Oklahoma dijo...

A Cuba hay que ir en avión, por supuesto, en barco se pierde mucho tiempo y a lo peor se hunde.
Yo también lanzo a los cuatro vientos un fluído gaseoso que huele que alimenta. Menos dinero, lo tiro todo.
¡Abrazos generosos, Gran Cali!

Alfonso dijo...

En mis tiempos mozos, cuando nos llevaban de excursión a algún pedregal que llamaban playa, o a algún prado atestado de cagarrutas de vacas, que llamaban romería, los imberbes más díscolos del grupo cantábamos aquello de "En la Cuba de Fidel los curas ya cortan caña, y el que no quiere cortarla nos lo envían para España" "Fidel, Fidel, que cosas tiene Fidel, que los americanos no pueden con él, Cuba si, Cuba si, Cuba si, Yankis no"... Lo cantábamos con el arrobo juvenil y rebelde de quienes saben que le están jodiendo la marrana al del bigotillo de gafas oscuras y pelo engominado sentado dos filas más adelante, que de vez en cuando volvía la cabeza con ganas de sacar el Astra 9 largo que seguramente en tiempos usó y que ahora lamentaría no llevar.

La revolución cubana estaba aun muy reciente y el Che aun no se había convertido en el icono revolucionario que con su muerte en la guerrilla boliviana iba a conseguir.

Por lo demás, estoy con usted Don Obdulio, que mejor terreno abonado de pecado y perdición que Cuba para que Rouco y sus compinches se planten allá y salven de las garras del marxismo pérfido y ateo a tanto cubanito y cubanita desviado, para encauzarlos en la senda de la práctica de los preceptos y sacramentos que nuestra santa madre iglesia manda y San Pedro bendice. Ahora, eso si, si no lo consiguen... ¡¡¡a cortar caña!!!, como los curas de Fidel.