miércoles, 15 de junio de 2011

Convocatoria de manifestación

Para el próximo domingo, a las 12 del mediodía, está convocada en la Plaza de Colón de Madrid una manifestación de ciudadanos indignados con Belén Esteban. La policía vigilará todos los accesos pues se espera una contramanifestación de ciudadanos pro Belén Esteban indignados con los ciudadanos indignados con Belén Esteban. A la misma hora, en la Plaza de España, se ha convocado una manifestación de la asociación Pro Vida a favor de la pena de muerte para los rojos.


De princesas genuinas, una gran actriz y una princesa torrentiana.

"Catherine, Duchess of Cambridge", osea, la esbelta moza que se casó con el "Prince William", nieto mayor de "Queen Elizabeth", sale guapísima en todas las fotos que le hacen. Y es que la señora princesa es guapísima de verdad, y no como la pequeñuela Doña Letizia. La asturianina tiene que apañarse muchísimo para salir más guapa de lo que es y unos centímetros crecidita. Doña Catherine está muy buenorra y se expresa en inglés mejor que Penélope Cruz, que ya es decir, por eso ha llegado tan alto la criatura, por eso y porque está buenísima. Pero la gran cómica Penélope Cruz hace de pirata del Caribe mejor que nadie. Ni Belén Esteban consigue tanta exquisitez interpretativa, y eso que a la princesa suburbial la dirige Don Santiago Segura, maestro perfecto en la dirección de actores imposibles. Ahora bien, lo de Doña Catherine también es otra farsa. Las monarquías tienen algo de opera bufa para teleadictos y consumidores del Hola!... y del Hello!, su versión inglesa. Doña Letizia, cuando reine - si la dejan reinar los ciudadanos republicanos indignados - será una reina muy bajita, como Queen Elizabeth.

El próximo día hablaré de Belén Esteban, vale?

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Para gustos colores, yo la encuentro bastante vulgarota...le voy a contar a Magdalena que quiere ponerle los cuernos.

Obdulio de Oklahoma dijo...

Oh, ojalá Magdalena fuese mia y pudiese ponerle los cuernos con Doña Catherine!..., que uno no es tan monógamo como el señor Atonau.
Abrazos, Don Periodista!