miércoles, 22 de junio de 2011

Ecos de la Altísima Sociedad

Siguiendo la protocolaria tradición, el premier David Cameron y su flamante señora recibieron en el 10 de Dowming Street a The Queen Elizabeth y su consorte el Duque de Edimburgo (que ha cumplido los 9o añitos hace pocos días) La prensa amarilla no les ha dedicado espacio porque no vistieron indumentarias atrevidas ni mostraron panorámicos escotes. Ni siquiera se rumorea la posibilidad de un intercambio de parejas. Doña Queen no lució pamela, lo cual le hace parecer una mujer corriente y bajita, menos achampiñonada que con la pamela. El señor Duque, que se mostró con un encorvamiento similar al de Don Juan Carlos y con su sonrisa típica cachonda, no acertaba en donde ponerse para la foto. En fin, todo muy asquerosamente tradicional.

El Príncipe Harry, bolinga real, se va el año que viene a Afganistán. Su misión va a ser pilotar un helicoptero Apache sobre aquellos andurriales talibanescos. Y disparará a todo barbudo que se le ponga a tiro, contando con que alguno se le ponga a huevo. Esto es lo que más le gusta al principito, aparte del whiskey escocés y los escándalos de discoteca. Y a Doña Queen, con tal de tenerle lejos de casa para que no de la lata...

2 comentarios:

El Periódico de El Prat dijo...

Ese Harry si es un principe...y el nuestro a que espera para ir a la guerra y dar ejemplo?

Obdulio de Oklahoma dijo...

Sí, señor, tenía que estar pilotando super bombarderos en Libia en vez de discutir con las republicanas por la calle.
Happy weekend, Mister Periodista!!